La casa de los gatos. Un cuento de Navidad

Esta es la historia de unas bondadosas ancianitas que se dedicaban a adoptar a todos los gatos que veían por la calle. Una historia con un final oscuro e inesperado… Por Diego Parrado


11 diciembre 2014

9168721286_f04ed708b8_b

 

Anoche trufamos una pularda y engalanamos con velas y muérdago nuestra tétrica mesa. A pesar de los lúgubres propósitos de nuestro club, en la Venda Negra celebramos la Navidad como todo hijo de cristiano, si bien los villancicos que elegimos cantar suelen contener algunos de los versículos más crueles de las Viejas Escrituras (“Iba subiendo por el camino, cuando unos niños pequeños salieron de la ciudad y se burlaron de él diciendo: ¡Sube, calvo; sube, calvo! / Él se volvió, los vio y los maldijo en nombre de Yahveh; y entonces salieron dos osos del bosque y destrozaron a cuarenta y dos de ellos”. II Reyes 2:23-24).

 

Y cuando llegó el momento de gozar de los mazapanes y la sopa de almendras, alguien preguntó si no existía algún episodio en la Historia de Madrid que fuera de nuestro gusto y resultara apropiado para estas fechas, pues ni siquiera esa noche debíamos descuidar nuestra misión de salvaguardar el alma oscura de la ciudad. Fue entonces cuando recordé el suceso que se vivió en la llamada “Casa de los Gatos”, lugar donde el espíritu navideño salió bastante mal parado…

 

En la calle del Sacramento, haciendo esquina con la del Rollo, vivían en tiempo de los Austrias dos hermanas ya ancianas en una casa de la que hacía ya mucho que la riqueza y la salud se habían ausentado. Sin embargo, las viejas conservaban un lujoso piano que solían tocar para ahuyentar el recuerdo de su miseria, y de todos modos nunca faltaban una cebolla y un mendrugo de pan que echar a la olla; por lo que, animadas por la música y teniendo asegurado un mínimo de alimento, las dos mujeres se conformaron con su precariedad

 

Tenían además buen corazón, y así lo demostraron cuando se promulgó una ley contra los gatos que habitaban la ciudad. Al parecer, tanto había aumentado su número en Madrid que ponían en peligro la salubridad pública, y por este motivo las autoridades de la época prometieron recompensas a todo aquel que matase alguno. Comenzó entonces una auténtica matanza de gatos, y he aquí que las dos hermanas, que amaban a los animales, decidieron salvar cuantas vidas gatunas fuese posible abriéndoles las puertas de su hogar. 

 

Pronto convivieron con más de cien de ellos; decenas de felinos que las navideñas señoras alimentaban con sus escasos víveres; y tal vez porque disfrutaban más de su compañía que la de sus semejantes, las dos mujeres dejaron de salir a la calle y no se las vio en muchos días. 

 

En un principio los vecinos no sospecharon nada, pues el piano seguía oyéndose al otro lado de las mugrientas paredes. Sin embargo, la melodía interpretada era cada vez más extraña, y al poco tiempo la misteriosa música (la canción de un loco, un golpeteo de teclas sin ton ni son) trajo consigo un olor nauseabundo. Cuando por fin alguien se decidió a entrar en la miserable casa descubrió los cadáveres de las dos ancianas devorados por la manada de gatos, algunos de los cuales se paseaban por el teclado de marfil con un pedazo de carne entre los colmillos, pues la exigua despensa de sus anfitrionas había terminado vaciándose por completo.

 

A la vivienda, derribada en la década de los setenta, se la conoció popularmente como la “Casa de los Gatos”, y todo el que pasaba por la calla del Sacramento se acordaba del trágico final de las amables señoras. Hay quién dice seguir oyendo el horrible piano, cuya desquiciada canción recuerda que el exceso de caridad puede resultar mortal.

 

¡Feliz Navidad!

 

crazy cat lady1

13 octubre 2017 by REDACCIÓN

Movistar Likes, experiencias exclusivas para personas únicas


Descubre todo lo que tiene preparado para ti Movistar Likes.


13 septiembre 2017 by redacción

El diseño más contemporáneo en MINIHub


Jorge Penadés habla en MiniHub sobre el diseño más contemporáneo.


09 junio 2017 by GERARD VOLTÀ, YOS PIÑA NARVÁEZ (ERCHXS)

Re-volver: anarchivo-radical, delirios LSD y La Lupe


Dos personas dialogan en una sola voz expresando pensamientos, vivencias, opresiones y activismos en torno a lo queer y al VIH.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *