La “escena” de Roman Ondák

Dentro del programa de exposiciones del Reina Sofía para la nueva temporada otoño- invierno, presentan en el Palacio de Cristal del Retiro una instalación de Roman Ondak. Por Lara Alcz Miranda


03 octubre 2013

Imagen de escena, proyecto realizado por Roman Ondák en el Palacio de Cristal

 

Eslovaco, nace en 1966, en la ciudad de Zilina. Llega a España por primera vez de la mano del gran museo de arte contemporáneo, Reina Sofía de Madrid, con una muestra comisariada por Joao Fernandes. Cuenta con el espacio de un edificio tan emblemático y versátil, el Palacio de Cristal. Sin embargo, Ondak no busca mostrar el Palacio tal y cómo lo conocemos hasta ahora sino plantear interrogantes, concretamente uno: ¿realmente conocemos la arquitectura del Palacio de Cristal?

 

Roman Ondak juega con la percepción del público, y la cuestiona con el fin de jugar con el espacio y el lugar, con los objetos que lo componen. De esta idea etérea e intangible parte el autor, interpretando los vacíos que encierran los muros para componer nuevos espacios y cómo estos nuevos lugares son entendidos. Dentro de su pasión por la arquitectura y las dimensiones imaginarias, construye obras altamente abstractas y conceptualmente complejas.

 

El público participa para completar el significado del discurso artístico de la pieza, pero no ha de ser forzosamente consciente de ello, al menos no en primera instancia. La obra, en sí, no existe, está vacía, son los visitantes los que dan contenido tangible y vida a la pieza, convirtiendo “Escena” no sólo en una instalación sino también en una performance. Construyendo una escena distinta cada vez que los espectadores entran por la puerta trasera por donde se suelen introducir y sacar las obras que posteriormente se montan. Desde ese punto parte una pasarela que rodea el exterior, la obra se encuentra fuera del espacio acotado y normalizado. Estos espectadores que se adentran en la amplitud de su pieza, ¿qué rodean exactamente? ¿una realidad o un constructo irreal? Al recorrer la pasarela, ¿son observados como una parte real que se introduce en la performance y la instalación, o pasan a fundirse con la obra y se trasladan al plano artístico ficticio? El objeto artístico pasa a extender sus límites buscando el desvío de lo real, confundiendo las imágenes veraces y lo que es configurado por el artista, lo inventado, proponiendo otra pregunta: ¿qué es más real y por qué ha de serlo? ¿Todo vale?

 

Gran parte de esta teoría sobre lo veraz y lo falso, se cumple a causa del empleo de materiales, donde Ondak utiliza materiales que imitan los originales del edificio. Estableciendo continuidad, coherencia estilística, y por supuesto, un engaño a la vista, y así, al entendimiento y la interpretación, camuflando lo original y lo ficticio de nuevo.

 

Roman Ondák trabajando en el proyecto Escena

 

Ahora que el edificio puede verse desde fuera hacia dentro, la persona que participa puede mirar y ser mirada. El espectador es un agente activo, transformándose en objeto artístico y elemento de la performance, pudiendo concluir que la pieza de Ondak es una doble obra de arte. Con dos interpretaciones, dos concepciones, y una finalidad concreta donde se unen las líneas discursivas.

 

Pudiendo incluso hablar de niveles, el artista propone grados de participación, de intervención en el espacio ocupado por el mismo y la obra, y de aprehensión espacial. La fluidez es una de las claves dentro del entendimiento de Roman Ondak aquí, desde la teoría y la práctica, donde la gente finalmente circula por el exterior del edificio.

 

Contemplando la posibilidad de que se trate de una escultura como el propio autor propone en la entrevista que el Museo Reina Sofía le hace. Nada es lo que parece, no conocemos lo que tenemos seguro, y siempre hay una nueva óptica desde la que comprender el panorama cotidiano.

 

Roman Ondak saltó a la fama tras su exposición en el MoMa de Nueva York donde intentó medir el universo en el 2007 por medio de una escala humana. Obviamente fue intento figurativo, y ni mucho menos se trataba de tomarlo al pie de la letra, lo que no frenó la cantidad de visitantes que pasaron por el museo para participar de aquel experimento. Otra obra controvertida fue “Teaching to walk” (2002) donde proponía una performance donde un niño pequeño aprendía dar sus primeros pasos. Una madre con su hijo emprenden esta misión dentro del espacio de una galería de arte. Donde había quien veía una imagen enternecedora y que aproxima aspectos sobre la vida humana y la infancia al público adulto, y quien veía una forma de comercializar precisamente con estos sentimientos y con un menor que no tiene decisión para negarse.

 

Ha recorrido gran parte del mundo con su producción, ha participado en varias ediciones de la Bienal de Venecia, y puntualmente en la Bienal de Berlín, y ha expuesto en la Tate Modern de Londres entre muchas otras como el Museo Tamayo de México, extendiendo sus horizontes mucho más allá del ambiente artístico y cultural europeo.

 

“Escena” nos sitúa históricamente en el producto barroco del juego teatral, sobre lo que se esconde y lo que se muestra, pero de una forma incorrecta bajo el punto de vista espectacular, dado que la transparencia es manifiesta. Si existiese alguna trampa podría ser detectada. Sin embargo, no lo es… Nuestros sentidos son engañados por nuestras premisas y juicios estéticos previos, como en cualquier otra admiración artística. Tornándose hacia un discurso vanguardista extensible hasta la post-modernidad, ¿todo es arte? ¿qué es y que no es arte? Es trabajo del público hacer que la obra funcione al completo, dejando otro interrogante sobre la autoría. No obstante no cabe duda de que la pieza pertenece a Ondak dentro de su gran afán por maniobrar la razón artística del que se adentra en el Palacio de Cristal. La finalidad es la observación, pararse a contemplar, el detenimiento y el análisis.

 

Una experiencia minimalista que nos lleva a la búsqueda de procesos profundos, que se puede vivir hasta el día 23 de Febrero de 2014.

20 febrero 2018 by IRENE CALVO

Nuevo rumbo en JustMAD


Los directores de esta edición, Semíramis González y Daniel Silvo, explican los objetivos de la feria.


14 febrero 2018 by IRENE CALVO, ÁNGELA LOSA

En el estudio 35.000 jóvenes


Un espacio de creación en el barrio de Oporto.


13 febrero 2018 by NICOLA MARIANI

10 preguntas a… Alicia Martín


La artista acaba de inaugurar “Archivo 113” en el Museo Lázaro Galdiano, una reinterpretación de la colección a través de los libros.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *