La Estación: Barrio del Pilar

Como tantos otros barrios obreros de la periferia de Madrid, el del Pilar fue ideado para albergar a toda la emigración de la forma más barata posible, y sin tener en cuenta que quienes iban a habitar el barrio eran seres con aspiraciones, derechos y necesidades. Por Filósofa Frívola. Fotografías por Silvia Muñoz.


08 octubre 2015

Barrio del Pilar_Canchas2

 

Promovido por José Banús (el del puerto, sí), el barrio, que empezó a construirse en pleno desarrollismo, se convirtió en un entramado de edificios de muchas alturas, abigarrados entre intrincadas plazas con nombres de localidades gallegas, llegando a convertirse en uno de los barrios con más densidad de población de Europa. Con semejante panorama, era absolutamente lógico que se convirtiera rápidamente en un barrio luchador, con conciencia obrera. Y a pesar de que el del Pilar sea uno de los barrios obreros de Madrid que más da la sensación de haber perdido su “esencia obrera” (quizás por la proximidad de otros barrios más típicamente considerados de clase media), aún encontramos rebeldía en su aire gracias a centros sociales como La Piluka, sito en la Pza. De Corcubión, donde se llevan a cabo todo tipo de actividades culturales, siendo el epicentro de las movilizaciones vecinales de la zona (en contra del túnel de la M-30, a favor de la reapertura del teatro de Madrid, cerrado desde 2011 y en el que siendo muy pequeña fui por primera vez al ballet. Ahora es un enorme urinario público al aire libre…).

 

Barrio del Pilar_La Piluka

 

Siempre presente, es el movimiento vecinal el que creó barrio, y el que sigue a día de hoy al pie del cañón luchando por un Pilar más digno y más agradable para todas las que lo habitamos. Algunas, como yo, prácticamente desde que nacimos. Es en el Barrio del Pilar donde, salvo aquel fatídico año erasmus, se ha desarrollado toda mi vida.

 

Me voy a poner en plan la Gente de Bart, porque cuando una habla de estas cosas, es lo que se impone. Qué mejor ocasión para ponerse cursi que hablar del escenario de la vida de una. Los arcos, por ejemplo. Una de las pocas rotondas decoradas que he visto que no dan vergüenza ajena. El primer recuerdo que tengo es ser muy pequeña y querer pasar por debajo, cosa que no hice hasta prácticamente la adolescencia (con lo fácil que era). Los arcos, como se conocen por aquí, o “La Puerta de la Ilustración”, como nadie los llama, han sido testigo de mi infancia, de mi adolescencia acneica, de mis años universitarios, de mi precariedad laboral, y ahora mismo del paso a mi siguiente etapa sim, la young adult, sin prácticamente ninguna de mis aspiraciones cumplidas.

 

Barrio del Pilar_Arco Ilustración

 

Así que cuando me siento triste pensando en todos los sueños que nunca se harán realidad, siempre puedo ir downtown, a escuchar el ruido del tráfico en la Avenida de Monforte de Lemos, la Gran Vía del barrio, con sus terrazas siempre llenas, sobre todo si hay fútbol, los pequeños comercios que aún resisten, las pequeñas joyerías, la tienda de telas, la panadería colombiana Jose Pan (parada obligada), el kebab Zagros, con sus platos kurdos, los decomisos, las tiendas de electrodomésticos, el mítico karaoke Uceda… tienda-bar-estanco-bar-farmacia-bar-el mercado… Así es la margen izquierda de Monforte de Lemos. Desde allí se accede a las numerosas plazas con topónimos gallegos, algunas con pequeños parques donde juegan los niños mientras las madres charlan. Pequeños comercios en los bajos y portales y portales, y portales… No es difícil perderse en este entramado, si bien es cierto que muchas veces merece la pena por todo lo que hay por descubrir, como por ejemplo el bonito horreo donado por el pueblo homónimo que decora la Plaza de Corcubión (que supongo que seguirá ahí… sigue ahí el horreo ¿no?).

 

Barrio del Pilar_horreo

 

Si tiramos por Monforte de Lemos hacia las cuatro torres (ahora el skyline del barrio) nos encontraremos con el polideportivo Vicente del Bosque, que por cierto es vecino (de la zona noble, ojo, aunque el señor es muy campechano y alguna vez se le ha visto en el autobús). En ese polideportivo aprendí a nadar con soltura, y menudas palmeras nos zampábamos cuando salíamos de allí hacia casa. Más tarde también aprendí que los arbustos que protegen la zona nudista de la piscina municipal no son tan frondosos como deberían. Así que si no buscas entablar un amistoso diálogo con los cobardes mirones que acechan desde Melchor Fernández Almagro, es mejor que reserves tu traje de nacimiento para otros emplazamientos más discretos.

 

Barrio del Pilar_Parque2

 

Pasando ya a la margen derecha de esta Avenida, justo enfrente del polideportivo nos encontramos con el Parque Norte. Bien cuidado, agradable y limpio, es perfecto tanto para grupos de runners como para fumadores de porros y paseadores de perros. En el mismo parque encontramos el centro cultural Valle-Inclán, donde puedes apuntarte, por ejemplo, a yoga, pensando que es una actividad muy relajante y salir de allí en camilla. ¡Suerte que tienes la Paz y el Ramón y Cajal a tiro de piedra!

 

Después del pintoresco parque de bomberos, con su torre roja y azul, y el Instituto de secundaria y FP Príncipe Felipe (aunque de nombre rancio y obsoleto, a la hora del recreo la calle Finisterre parece una rave, por lo que merece la pena echarle un ojo, a ver si se nos pega algo de juventud) llegamos al epicentro de la vida de cualquier barrio bajo el sistema capitalista. En efecto: su centro comercial. La Vaguada. ¿Recordáis que al principio del texto ya habíamos hablado de lo guerreros que son los autóctonos de este barrio? Pues sí, hace décadas, se negaron a que el centro comercial se edificara, protestaron y organizaron una plataforma (“La Vaguada es nuestra”) y gracias a ello pudieron negociar con los constructores, consiguiendo que parte del terreno se destinara a un centro cultural, una biblioteca y un parque.

 

Barrio del Pilar_Parque de bomberos

 

El centro comercial, que acabó edificándose, fue diseñado por César Manrique. Inspirado en la forma de un barco y con cascadas y piedras, la Vaguada, un centro comercial, parecía hasta bonita. Lo fue desde su apertura en los 80 hasta hace unos años, cuando se decidió cambiar el diseño y otras cosas (apenas queda nada de los bancos en los que la gente mayor del barrio solía sentarse, sobre todo en verano. Consume y vete, vaya), y muchos de los comercios más auténticos, como los que se hallaban en la plaza de los artesanos, o la librería Gea hace mucho que desaparecieron. Si queréis ocio de calidad, La Vaguada cuenta con unos multicines y una planta de restauración que es espacio natural protegido a causa del valor histórico-artístico de los rituales de cortejo de la fauna adolescente local que en ella se producen (¡quién tuviera 16 años de nuevo para ir a escuchar cds al Alcampo!).

 

Pegadita a la Vaguada, está la Junta de Distrito, que es un sitio que sirve para protestar delante de él y para que vaya Guillermo Zapata a intentar arreglarnos la zona. Luego tenemos el Parque de la Vaguada, con una enorme explanada perfecta para patinar, y un curioso estanque que en invierno creo recordar que se convierte en pista de patinaje sobre hielo. Ahí veréis también la biblioteca José Saramago, que, con dos estantes que sacan a primera línea el 8 de marzo, cuenta con el mayor fondo de literatura feminista de todas las bibliotecas municipales del mundo (datos no contrastados). Su sala de estudios es ideal para preparar unas oposiciones. O para intentarlo (al menos lo intenté). Cuando sea la hora de comer, podéis sentaros con el tupper en uno de sus banquitos blancos o directamente en lo verde, alfombra natural y testigo de las multitudinarias primeras asambleas de barrio tras el 15M.

 

Barrio del Pilar_Churreria

 

¡Importantísimo!: A principios de octubre se celebran las fiestas del barrio. Las fiestas del barrio eran ese sitio en el que siempre te robaban las 1.000 pesetas que te habían dado para El Pulpo y para churros, o eso decían los niños del colegio. Leyendas aparte, las del barrio del Pilar son unas fiestas increíblemente animadas, destacando la zona “alternativa”, organizada por las asociaciones del barrio, con sus comidas a precios populares, o (como sugerencia porque son muy amables) la caseta de Iniciativa Comunista para pillar la bebida, y podéis asimismo visitar las del PP y UPyD, que a veces son usadas por los feriantes como atracciones (“El pasaje del terror”y “La casa fantasma”, respectivamente).

 

A ver, estaba pensando yo que para el 12 de octubre queda poco. Igual es buen momento… ¡Os esperamos con los brazos abiertos!

11 diciembre 2017 by REDACCIÓN

Agenda del 11 al 17 de diciembre


Arte, mesas redondas, música, mercadillos… Los planes que no te puedes perder esta semana.


04 diciembre 2017 by REDACCIÓN

Agenda del 4 al 10 de diciembre


Cine, música, arte… Los mejores planes para disfrutar de esta semana.


27 noviembre 2017 by REDACCIÓN

Agenda del 27 de noviembre al 3 de diciembre


Noviembre se va por todo lo alto: los mejores planes para disfrutar de la semana.



Comentarios:

Añadir comentario
Pablo says:

Hola, Silvia

Felicidades por el artículo. Está muy bien escrito, es entretenido, y se percibe el cariño y el conocimiento del barrio.

¡Saludos!

pablo says:

Hola, Silvia

Felicidades por el artículo. Está muy bien escrito (sólo una cosa… en el penúltimo párrafo, después de dos puntos, y siguiendo en la misma línea, la siguiente palabra ha de ir en minúscula), y es entretenido. Se nota el cariño y el conocimiento acerca del barrio.

¡Saludos!

Carlos says:

Un barrio de obreros.. y de guerreros. Los chavales de la generación de los 70 tuvimos que luchar con los vecinos pandilleros de Ventilla, con los yonkis del anfi, con las jeringas del parque de Altamira, con los Vendetta, los BBP, los skins del Gregorio… Pero todo hay que decirlo, también un barrio donde uno podía hacer amigos fácilmente y disfrutar de los parques, garitos como el SioKé, la Traviata, el Scruffy (en Fermin Caballero pero pilero a tope).

Sor Teresa says:

Coges el barrio de excusa para escribir el típico artículo de una, antessociataahorapodemista, envidiosa.

Marta says:

Vaya chapa de articulo, cual era el objetivo? ufff los artículos de esta chica van de mal en peor.

María says:

He leído el artículo con retraso pero comento porque me ha parecido genial, tan bien escrito que he revivido muchos momentos pasados, en tan poco espacio toda su historia.

Julia says:

Mención aparte el movidón que se lió cuando nos impusieron la zona azul.

Gila says:

Buen artículo, pero falta la zona de Altamira, que no hay que olvidar que también es Barrio del Pilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *