La estación: Chamartín

Sede de una antigua discoteca en patines, escenario de cine quinqui y hogar de los rascacielos más famosos de Madrid, Chamartín esconde algunos secretos que os desvelamos en esta nueva entrega de “La estación”. Texto por: María Arranz. Recomendaciones por: Ernesto Felipe. Fotos: Marta Sesé


27 marzo 2014

_MG_6966 copia

 

Situado al norte de la capital, el barrio de Chamartín nació a partir de lo que antiguamente fuera el pueblo de Chamartín de la Rosa. No fue hasta mediados del siglo XX cuando el pueblo dejó de ser pueblo para convertirse en barrio y pasar a formar parte de un Madrid entonces en plena expansión. Las leyendas en torno al origen de su nombre aún hoy siguen siendo objeto de discusión, aunque las teorías principales son las que le atribuyen un origen francés (a partir de una fonda llamada Chez Martín) o vasco (a partir del nombre Echa Martín, que vendría a significar algo así como la “aldea del capitán Martín”).

 

Aunque Chamartín como barrio se extiende mucho más allá de la estación de tren, haciendo honor al nombre de esta sección nos centraremos únicamente en los alrededores de ésta hasta llegar a la frontera con Plaza Castilla.

 

En la propia estación ya nos encontramos uno de los primeros hits a destacar dentro de esta ruta periférica. Que no se diga que lo primero que pisa todo aquel que viene a Madrid nada más bajarse de un tren en Chamartín no sea un bar. La Vía 22 es el bar de los currelas de la estación y de los de la oficina de Correos que hay en los alrededores. Con su decoración ferroviaria, este local es famoso por sus hamburguesas y bocatas y, sobre todo, por la peculiaridad de venderte litronas directamente en la barra.

 

De un tiempo a esta parte, las instalaciones de la estación de Chamartín se han revitalizado gracias a la organización de eventos de moda y arte como el Nomada Market y algunas ediciones de Art Madrid. Aunque probablemente, la mayor atracción del ático de la estación (especialmente después de que la mítica Macumba cerrara sus puertas y de la desaparición, mucho antes, de la aún más mítica Rolling, una disco sobre patines que alguien se debería plantear reabrir en un futuro cercano) sea la bolera. Bowling Chamartín, con sus neones azules, sus mesas y sillas de plástico y sus veinte pistas de bolos es uno de los lugares más conocidos del barrio y el sitio donde gran parte de la chavalada madrileña celebró su cumpleaños cuando era un crío.

 

De puertas para fuera, Chamartín nos recibe con las cuatro moles arquitectónicas que se levantaron en la capital para lograr que ésta tuviera algo así como un skyline de provincias. Bajo el rimbombante nombre de “Cuatro Torres Business Area” se encuentran la Torre Espacio, la Torre Cristal, la Torre Sacyr y la Torre Caja Madrid, cuatro emblemas del desaforado boom inmobiliario que se vivió en Madrid allá por los dosmiles. Ocupadas por oficinas, hace unos meses estos edificios saltaron de nuevo a la palestra por el parecido de una de las torres con uno de los rascacielos que aparecía de fondo en el póster de la última película de RoboCop, propiciando delirantes comparaciones entre el Madrid actual y el Detroit del futuro.

 

_MG_6975

 

_MG_6990

 

A pocos metros, justo enfrente de la estación, puedes hacer otra parada técnica para tomar una caña en la Cervecería Pepe. Además de su cerveza (para la que disponen de un sistema de carbonización con el mismo CO2 de su fermentación, lo que hace que deje cero acidez en la tripa), vale la pena catar su vino, de calidad y a precios más que asequibles, acompañando alguna de sus especialidades: las carnes a la brasa y los embutidos, especialmente el jamón.

 

 

Un poco más adelante, siguiendo por la calle Agustín de Foxá, en los soportales de Mauricio Legendre, está La Segunda Base, una cervecería estilo americano donde se puede echar tranquilamente un futbolín o un ping pong o apuntarse a alguno de los torneos de dardos que organizan. Por si las referencias beisboleras no quedaban suficientemente claras con el nombre, la decoración del interior también está centrada en este deporte, aunque incluye también algunas otras referencias a la cultura deportiva yanqui y a la música y las películas clásicas de los años 70, 80 y 90.

 

Chamartín ha sido también escenario de cine quinqui. En la peli “Navajeros” de Eloy de la Iglesia aparecen varias localizaciones por la zona y en la calle Núñez Morgado aún puede verse en funcionamiento la farmacia donde dan el palo El Jaro y sus compinches al grito de “¿No has oído a mi colega? Le duele mucho la muela, dale todo lo que te pida”.

 

En esa misma calle, enfrente del ambulatorio está el bar Kike, abierto por unos ingleses en 1965 y regentado por sus actuales dueños desde 1970, aunque conserva intacta toda la decoración de su etapa inglesa. La comida y el ambiente en este bar son sencillos y caseros, aunque lo que se sale por todos los lados es su espectacular tortilla de patata. Bueno, y que cuenta con una de las barras más cómodas del mundo (apoyar el codo en ella es como tocar el cielo… Hay que probarla para saber de lo que estamos hablamos).

 

_MG_7006

 

De vuelta en Agustín de Foxá, en la esquina de ésta con Enrique Larreta nos encontramos con la pastelería Carmen Lazcano, un comercio con solera donde además de pasteles y bombones, podemos encontrar helados, charcutería de calidad, conservas y platos preparados.

 

Terminamos la ruta pasando bajo las imponentes Torres Kio, esas que Álex de la Iglesia logró convertir en todo un símbolo satánico y, de rebote, también en icono urbanístico de Madrid, para dirigirnos al Parque Cuarto Depósito, un oasis de calma en medio del caos de Plaza Castilla perfecto para desconectar. Conviene echar un vistazo a la programación de la sala de exposiciones de la Fundación Canal porque a menudo suelen tener cosas interesantes. Y si te entra hambre y hace frío, puedes disfrutar de unos buenos churros o porras rellenas en la churrería que hay justo a la salida del parque.

 

Direcciones de interés:

 

Estación de Chamartín.

Bowling Chamartín. Estación de Chamartín s/n, Zona Ático.

Cuatro Torres Business Area. Paseo de la Castellana.

Cervecería Pepe. c/ Agustín de Foxá, 31. 

Segunda Base. c/ Mauricio Legendre, 3.

Bar Kike. c/ Núñez Morgado, 4.

Pastelería Carmen Lazcano. c/ Agustín de Foxá, 14.

Torres Kio. Plaza Castilla s/n.

Parque Cuarto Depósito y Fundación Canal. c/ Mateo Inurria, 2.

 

 

11 diciembre 2017 by REDACCIÓN

Agenda del 11 al 17 de diciembre


Arte, mesas redondas, música, mercadillos… Los planes que no te puedes perder esta semana.


04 diciembre 2017 by REDACCIÓN

Agenda del 4 al 10 de diciembre


Cine, música, arte… Los mejores planes para disfrutar de esta semana.


27 noviembre 2017 by REDACCIÓN

Agenda del 27 de noviembre al 3 de diciembre


Noviembre se va por todo lo alto: los mejores planes para disfrutar de la semana.



Comentarios:

Añadir comentario
H.A. says:

La Rolling era lo más!

Miguel Angel says:

Ejem… todo bien excepto lo de skyline de provincias que me parece una estupidez. Estas torres estan entre los edificios mas altos de Europa y forman parte de un desarrollo urbanistico que, guste mas o menos, aun no ha finalizado

Por cierto, lo de Robocop no es que hubiera cierto parecido… es que son las mismas.

ANONIMo ille says:

pedazo de articulo,,, ademas de un paseo k recorro en mi cabeza paso a paso, das las claves a pinceladas del deasarrollo de nuestra ciudad,, como la MIERDA DEL SKYLINE para paletos o estafadores ,, esos mismos k intentaron desalojar el barrio de enfrente para seguir con el boom inmobiliario,,, NO LO CONSIGUIERON,,,NI LO CONSEGUIRAN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *