LA NOVIA VERDE: UN PROYECTO CHIFLANTE

Este sábado hay una fiesta raruna, recomendable, risueña, resplandeciente y todos los calificativos rimbombantes que se les ocurra. Para que entiendan de qué va la cosa, es necesario conocer ciertos antecedentes de una pandilla de amigos, a la que a todos nos gustaría pertenecer. Por Diana Aller

 


18 julio 2013

 

La Compañía de la Roca del Arte Dramático nace medio en serio medio en broma en una casa de la sierra de Madrid. Primos, amigos y allegados componen tan sin par formación, que podría parecer una secta del buen rollo y la vida en contacto con la madre naturaleza y las deidades que la custodian.

 

La Compañía de la Roca del Arte Dramático -de aquí en adelante LCDLRDAD- comenzó haciendo un cortometraje musical rayano en el absurdo, una sesión de fotos sobre una roca gigante, o un flan de 30 litros que ellos mismos prepararon para invitar a vecinos y lugareños. ¿Gente con poca faena o genios soterrados en una sociedad adocenada?

 

Ahora LCDLRDAD ha vuelto a perpetrar una de sus fechorías incomprendidas. Tras meses de trabajo paciente y cuidado al detalle, han creado una obra que rebosa frescura viejuna y genialidad oculta.

 

Santiago Sánchez Ruiz, guionista de este refinado producto editorial titulado “La Novia Verde” responde locuaz a mis preguntas:

 

¿Qué es LCDLRDAD y quiénes son sus integrantes?

La Roca… es el nombre que le hemos dado a una piedra gigante. En ella, nos subimos disfrazados y nos fotografiamos como cantándole a la vida. Podría haber inventado algo más teatral y eso, pero no es así. Lo teatral viene de dentro, o sea de la risa y de la estupidez. Los vecinos nos miran durante un segundo y después siguen a lo suyo como si nada.

 

No me queda muy claro… ¿Por qué una fotonovela, por qué en en los setenta y porqué en esa España encantadora e inquietante?

Una fotonovela porque es un género que reúne todo lo que nos gusta, hablo casi por boca de todos. Me parece que en ellas había cine, teatro, interpretación (siempre sobreactuada, esos gestos, esas miradas de soslayo…), diálogos sin voz, o con la voz que el lector pensaba que tenían los actores, localizaciones imposibles. Eran geniales. Lo de los 70, además de ser la época dorada del género, nos venía muy bien para contar esta historia. Hace algunos años, aparecieron una serie de señales en medio del monte, a muy poca distancia de donde hemos fotografiado “La Novia Verde”, de las que se decía que eran manifestaciones de aquelarres. Nos gustaba imaginar a las lugareñas más mayores, organizando ese cotarro tan terrorífico. A mí me pareció que era una cosa muy de los setenta.

 

 

Sé que hay cierta reinvención del género por vuestra parte, ¿En qué se basa y de qué manera enriquece el relato?

La historia requería algo más, queríamos darle un punto sobrenatural a un relato que en una fotonovela ambientada en los 70 iba a ser complicado. Y probamos. Era una cuestión de “a ver qué pasa si le añadimos esto o aquello”. José Paniagua ha hecho unas ilustraciones de morirte teniendo muy presente la historia de “La Novia Verde”, y eso le ha dado otra dimensión a la fotonovela. Una dimensión muy de barbitúrico.

 

¿Cuánto de nostalgia hay en vuestras motivaciones a la hora de emprender un proyecto tan chiflante como este? ¿Cuáles son vuestros referentes?

Es que nuestros referentes lo son y no lo son. Las fotonovelas de los 70’s eran o de amor o de misterio, también alguna de ciencia ficción. “La Novia Verde” tiene eso, además de otras cosas. Somos muy fans del musical, por ejemplo, de “El Caso”, aquella publicación sobre sucesos tan desagradables… Supongo que eso, mezclado con la sangría peliculera de Charles Manson o de Puerto Urraco, que me fascinan, ha salido “La Novia Verde”.

 

Cuéntame, ¿Quién es “La Novia Verde”? 

“La Novia Verde” es el personaje más inquietante de esta historia. Está pero no está. Aparece cuando menos te lo esperas y, sin embargo, es el centro del relato. Y mucho estoy contando…

 

¿Qué fotonovelas de ayer, de hoy -si existe alguna más aparte de la vuestra- y de siempre me recomendaríais?

Más que títulos, a nosotros lo que nos gustan son algunos personajes o actores. En España, Ágata Lys o María José Cantudo lo daban todo. Hace muy poco conseguí una fotonovela del año 72 protagonizada por la Cantudo, se llama “La Salvaje”. En México e Italia hay que echarles de comer aparte. La serie de “Yorga, el hombre lagarto”, es lo más kitsch y tremendo que he visto nunca.

 

A pesar de vuestro espíritu disperso y alocado, sé de buena tinta que cuando LCDLRDAD se pone manos a la obra, invierte bien de mimo y esfuerzo en cada una de sus geniales ocurrencias. Con la fotonovela -y el corazón- en la mano:¿Esperabais un resultado de esta talla o por el contrario partíais de una pretensión algo más modesta? 

Creo que ninguno esperábamos nada. Una cosa es empezar, que solemos hacerlo y bien. Pero como se nos atraviese algo… Se necesita una paciencia, un tiempo y un nosequé que casi nunca tenemos. Lo que pasa es que, en este caso, estábamos todos muy arriba, y nos entusiasmamos mucho desde el principio.

 

¿La Novia Verde es algo puntual o cabe la posibilidad de crear nuevas historias partiendo del género de la fotonovela?

Caber la posibilidad, cabe. El otro día hablábamos de adaptar “La Novia Verde” a radionovela, que es otra cosa que nos fascina, con ruidos de truenos y de lagartijas y eso, con todo, todo. Y como por entregas…

 

Háblanos un poco del proceso creativo. Era la primera vez que poníais en marcha un proyecto de este tipo ¿Cómo fue la dinámica de trabajo?

En este caso, vino todo muy rodado y deprisa. Hacía tiempo que no le dedicábamos tiempo a algo así. Lo último habían sido una serie de cortos musicales, uno por verano. Teníamos algo de mono, creo yo, y enseguida que alguien dijo: ¿lo hacemos?, el resto siguió detrás.

Las sesiones de fotos fueron raras, diferentes a cualquier otra cosa que hemos hecho. Yo tenía la sensación todo el rato que no nos estábamos divirtiendo tanto. Y me jodía. Hablándolo después con el resto, creemos que lo que pasaba era que nos lo estábamos tomando más en serio que otras veces. Aún así, hubo momentos para el absurdo. Recuerdo el momento en que nos tuvimos que esconder tras los matorrales porque apareció una patrulla de la Guardia Civil y no queríamos dar explicaciones. Era gracioso ver cómo uno de los actores, disfrazado de guardia civil, con tricornio y capa, se escondía también mientras se recolocaba el bigote.

 

Un grupo de personas resueltas y talentosas tejen redes, se unen y emplean tiempo e imaginación, dando forma a un proyecto creativo interesante y novedoso.

Gracias por lo de “resueltas y talentosas”, pero hay un momento en el que, en proyectos como este, que los haces por amor al arte, si no le pones el puntito justo de disciplina al disparate, no hay nada que hacer.

 

Santiago además me ha contado esto:

El día 20 vamos a presentar “La Novia Verde” a la gente que venga por La Bámbola. Se trata de que los que no nos conocen, lo hagan y vean el resultado. Proyectaremos un video, contando “La Novia Verde” como si fuera un cortometraje, habrá photocall, música setentera, optalidones… Queremos que los asistentes se aderecen con algún elemento de los setenta, para darle al asunto cierta uniformidad, para vivir un poco todos dentro de “La Novia Verde”.  Y qué mejor sitio que La Bámbola, decorada y musicalizada en la época.

8672090918_d71bf4eafd_z

18 diciembre 2014 by JORGE NAVARRO

En una pista oscura: Entrevista a Vadim Tudor


  A lo largo de los años varias de tus canciones han ido apareciendo en distintos recopilatorios ¿Por qué ha tardado tanto en llegar este primer trabajo? No tenía previsto sacar ningún disco. Me suponía mucho jaleo e involucrar a …


mini

16 diciembre 2014 by ILDA MOSQUERA

La "Gradiva" de Jesús Labandeira


Jesús Labandeira considera que lo que capta en sus fotografías es “la vida de verdad”.


se vende 2

16 diciembre 2014 by GRACE MORALES

La pantalla de Madrid: Se vende un tranvía


Esta película de Juan Estelrich es un delicioso testimonio de una época horrible, realizado con genio e interpretado por lo mejor de la escena de aquellos años.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>