Las chicas tristes de Sara Herranz

Lo de la ilustradora Sara Herranz son, desde luego, las intimidades de la alcoba y los secretos del corazón. El enamoramiento (ese estado arrebatador y agridulce que, sin embargo, tanto anhelamos) y los terribles catacrocs en el que nos sumen las rupturas. Lo sentimental sin tapujos y sin miedo al sentimentalismo, que tan mal visto está en estos tiempos de ironía posmoderna y media sonrisa protectora. Sus ilustraciones son de línea clara y elegante blanco y negro, exceptuando por el rojo que aparece como de sorpresa, aquí y allá, en unas uñas pintadas, en las flores enredadas en el pelo, o en el vestido que llevaste a aquella fiesta… hasta que unas manos sabias te dejaron desnuda a medianoche. Por Sergio C. Fanjul


08 Octubre 2013

Retrato de la autora. Foto: Pablo Curto

 

Porque la protagonista de la obra de Sara es la mujer, la mujer joven, urbanita, moderna (¿o hipster?), y tal vez hipersensible. La mujer de ahora. ¿Ella misma? En su trabajo abunda la ropa interior, las sábanas calientes, los besos (incluso con máscaras de gas), y todas las ilustraciones se acompañan de un texto más o menos poético que viene a redondear el asunto. Dice la artista que empezó con esto a modo de terapia, y se nota, en un tumblr que hacía las veces de un diario personal en el que se desahogada de sus cuitas cotidianas: acababa de estudiar y estaba en ese trance de integrarse en el mundo laboral, que, tal como están las cosas, resulta inexpugnable para muchos. Para colmo, acaba de sufrir una ruptura sentimental. Sucedió que, creando libremente y casi sin quererlo, comenzó a tener seguidores que se identificaban con sus ilustraciones y las compartían en las redes.

 

Ahora vende principalmente láminas, aunque tiene una pequeña marca textil con una amiga, brackets-shirts.com, donde despachan sudaderas, camisetas y bolsos. Además ha llegado a ilustrar la portada de un libro una gran editorial como Mondadori: Un buen chico, de Javier Gutierrez. Ha expuesto en Madrid y en Tenerife, su tierra.

 

todas tenemos un “te quiero cuando voy ciega"

 

Pareces tener, según lo que haces, un público femenino. ¿Quiénes son tus fans?

Mujeres, mujeres, muchas mujeres y algunos hombres.

 

Toda tu temática es también de esa temática, femenina y romántica. ¿Has pensado cambiar de palo?

Ser feliz sentimentalmente y que mi trabajo consista en escribir lo perturbada que estoy por los hombres hace plantearme nuevos temas que explorar. Vivo en constante amor-odio al respecto.

 

él me hacía sentir mariposas. pero no en el estómago. sino un par de centímetros más abajo.

 

¿Por qué te interesan tanto el amor y las relaciones de pareja?

Porque aunque suene ñoño, el amor es el ketchup de la vida.

 

¿Cómo te inspiras, tanto en los dibujos como en los textos?

La vida cotidiana. Lo que me rodea, mis amigos, la música, el cine. Creo que la situación de crisis social-económica-ideológica en la que nos encontramos ahora mismo los jóvenes es bastante inspiradora.

 

¿Qué obsesión tienes con Diane Keaton, que pones tantas fotos en tu Facebook?

Cuando cumplí 20 años descubrí Annie Hall y me obsesioné con ella y Woody Allen. Problemas de haber estudiado Comunicación Audiovisual.

 

romeo & julieta ya nos enseñaron que el amor es tóxico. de nada.

 

¿Te identificas con un público hipster?

Dicen de mí que soy la Jordi Labanda ñoñi del hipsterismo. Ojalá tuviera la cuenta corriente del señor Labanda.

 

¿Ganas dinero con esto?

Es difícil la vida de freelance, pero la verdad es que no puedo quejarme. Van surgiendo proyectos nuevos que me mantienen ilusionada. Aunque los inicios son difíciles económicamente, la clave es currar mucho.

 

¿Amor verdadero o enamoramiento? ¿Por qué?

Enamoramiento, de los hombres con barba. Mi facilidad para enamorarme es directamente proporcional a la cantidad de vello facial masculino.

 

¿Te identificas más con las femmes fatales que a veces aparecen en tus ilustraciones o con las chicas lánguidas de corazón roto, que predominan? ¿Cuales te inspiran más?

Con veintitantos años no eres una femme fatale, eres ridícula, a pesar de que todas queramos fumar como Lauren Bacall, jugar con los hombres como Anna Karina o emular el atractivo de Jean Seberg.

 

¿Qué proyectos tienes?

Los días 5 y 6 de Octubre participé en la primera edición del Mercado Central de Diseño, en Matadero, Madrid. Empezaré a vender láminas en la market place de Samyroad, y para el año que viene, comenzar a mover mi trabajo en otros países.

 

vámonos a la cama. que se nos ha subido el amor a la cabeza.

 

¿Qué te gusta de la ciudad?

Me gusta la vida que tengo aquí. Las vistas que tiene mi terraza hacia el planetario. Cervecear con mis amigos por el barrio. La libertad que me da vivir en Madrid.

 

¿Qué odias?

La calefacción.

22 Junio 2017 by IRENE CALVO, ÁNGELA LOSA

En el estudio Sierpe


Muy cerca del metro de La Latina, en la calle Sierpe, se esconde un refugio creativo para un heterogéneo grupo de artistas provenientes de diferentes disciplinas.


20 Junio 2017 by NICOLA MARIANI

10 preguntas a... Yolanda Domínguez


La artista Yolanda Domínguez acaba de inaugurar “Little Black Dress” en el Museo del Traje. Hablamos con ella sobre esta expo y mucho más.


16 Junio 2017 by MARÍA ARRANZ

Ada Lovelace (y otras mujeres pioneras) en el Espacio Fundación Telefónica


Una muestra que repasa la trayectoria profesional y personal de la inventora de la programación.



Comentarios:

Añadir comentario
Esperanza says:

Qué pereza más grande da!! dios mío, cuánto topicazo!

Carlos says:

Una pena no haber podido pasar por Madrid a llevarme una de tus tazas. A ver para cuando la tienda online 😉

eme says:

me encanta su trabajo, pero… ¿en serio no descubrió a Woody Allen hasta los 20? ¿y dice que lo hizo por estudiar C.A? joder… topicazo topicazo y de pegatina… como lo de los barbudos…

Rocío says:

¡Estáis frustrados/as! las frases son buenísimas y los dibujos también. Y no es discutible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *