Las mujeres de Rafaella Gnecco

Rafaella Gnecco es italochilena de nacimiento, pero reside en Madrid donde desarrolla la mayoría de sus proyectos. Trabaja como profesional de vídeo bajo el nombre de Afi Oco, y realiza proyectos audiovisuales y de VJ junto a la directora de arte María LaMuy en ILoopYou. Ha realizado producción audiovisual para las sesiones de Goa, Ohm y Ocho y medio y para artistas como Javiera Mena, Hidrogenesse, Joe Crepúsculo o Christina Rosenvinge. Por Lara Alcz Miranda


28 agosto 2013

 

Sin embargo, además de su trabajo audiovisual lo que más destaca de Rafaella Gnecco son sus fotografías, retratos de mujeres que hablan desde la perspectiva de la erótica compuesta por una mujer. Es por esto que decidí reunirme con ella y hablar sobre la perspectiva desde la que crea el imaginario de femmes que hablan desde su blog más personal.

 

Desde el blog, Gnecco retrata mujeres lesbianas, bisexuales, que no encajan dentro del estereotipo de la erótica patriarcal, sino que busca crear una nueva concepción de lo que se reconoce dentro de la sociedad como una mujer no heterosexual. Cuenta que el proyecto del blog de Miss Moustache surge de los descartes fotográficos que restaban de las sesiones que hacía para la publicidad de la fiesta electrónica para chicas del mismo nombre, Miss Moustache.

 

“Busco que cada una de las mujeres a las que fotografío hablen por sí mismas, y que saquen su lado sexy sea cual sea, sean como sean”- cuenta la fotógrafa. Si echamos un vistazo a sus instantáneas, encontramos un amplio abanico de interpretaciones sobre el cuerpo y la identidad de las mujeres. Partiendo de un enfoque siempre erótico, y declarándose amante más de lo analógico que de lo digital, pasean por las páginas del blog imágenes que cuentan historias sobre identidades individualizadas, pero siempre pasadas por el filtro de Rafaella.

 

Unas más andróginas, otras que se acercan más a lo que se entiende, desde lo llamado “heteronormativo”, como femenino, unas que transmiten directamente y otras que defienden una segunda vista para poder comprender el sentido de su postura o su expresión. Desde el gesto, hasta la disposición del pelo marcan cada interpretación. En estas mujeres no importa el maquillaje o la talla de sujetador que usen, sino que sean capaces de trasladar que la feminidad y la sensualidad se encuentran en cada uno de los aspectos que corresponden tan sólo a esa mujer concreta y no al resto. Su diferencia es la esencia de su belleza, demostrando que la belleza es relativa según los ojos que observen. De hecho, las modelos no son profesionales “Llamo a amigas, o a amigas de amigas, y desde ahí hablando con ellas voy haciendo fotos. No me gusta la fotografía posada directamente, sino que busco más bien la espontaneidad. Yo les digo que no posen, que vayan moviéndose, y cuando veo justo la imagen que quiero conseguir, disparo”

 

 

Y hablando de observar, llegamos a “Par derrière” uno de los últimos proyectos de Rafaella Gnecco. Constituye una serie de fotografías eróticas tomadas a lo largo de un año en varias partes del mundo. El discurso que articula esta colección es la del desnudo que se muestra de manera sutil, elegante, pero no por ello velado o censurado. Somos observadores, voyeurs, que se integran dentro de la mirada de la fotógrafa, tomando por un momento su papel, mirando por su objetivo. De esta forma, Rafaella guía la mirada de las espectadoras y de los espectadores que se animen a ponerse frente a estas obras, a contemplar el cuerpo femenino desde la perspectiva de una mujer. Esto que tanto se lleva reivindicando desde el mundo del arte e incluso desde la Historia del Arte, de que el cuerpo de la mujer debe ser entendido y mostrado por las mismas mujeres, aquí se hace un imperativo de primera categoría que condiciona y se extiende dentro del análisis creativo desde la estética hasta el tratamiento.

 

Lo que resulta más interesante es este punto, el cómo una mujer es capaz de entender la desnudez no tanto desde la perspectiva estética y de lo bello, que también, sino de ser la que tiene el control sobre la interpretación de la sensualidad y el cuerpo femenino dentro de las identidades contemporáneas. Una mirada libre y susceptible de un cambio de tornas en lo que a la fotografía erótica refiere, escapando a tópicos, asumiendo alguno como virtud y subversión de los mismos desde un punto de vista femenino. Mujeres sensuales entendidas eróticamente por una mujer y que son representadas para llegar a otras mujeres.

 

 

El círculo no es cerrado, cualquiera puede mirar, cualquier hombre puede contemplarlas, pero lo cierto es que nunca podrá alcanzar, en la mayoría de los casos, la atención de las mujeres que se dan cita delante de la cámara de Afi Oco. Conflicto, tensión entre roles y representaciones, un juego dentro de la iconografía sensualista fotográfica que guarda relación con una visión atmosférica muy concreta que no se limita a mostrar a la mujer dentro de su intimidad, sino también en el espacio público, unas veces más abierto y otras más cerrado. Resultando más relevante de qué forma entiende el espacio privado, que no busca el escondite que puede mostrar la fotografía erótica hecha desde una perspectiva masculina, sino que abre una ventana a la intimidad contemporánea donde la mujer es libre de construirse como desea y con quien desea.

 

La intención de la autora es la de seguir aumentando esta serie y conseguir mostrarla ampliada. Por el momento, la cámara la acompaña en cada uno de los viajes que realiza, por muy cortos que sean, por si aparece una nueva idea o un nueva mujer a la que enmarcar dentro de su repertorio.

17 octubre 2018 by NICOLA MARIANI

Comunicar cultura en la época de la inmediatez


Responsable de contenidos digitales en la Fundación Mapfre, Paula Susaeta concibe el mundo de la cultura y la comunicación desde una personal visión.


04 octubre 2018 by IRENE CALVO

Expos imprescindibles del mes de octubre


Individuales, colectivas, las últimas tendencias, referentes históricos… ¡Este mes hay cinco expos que no te puedes perder!


03 octubre 2018 by JUAN CANELA

Mirar del revés para no ver lo mismo


“El tomillo y la hierba en el techo de mi habitación”, dos expos que ponen en diálogo las obras de Benjamín Palencia y Antonio Ballester Moreno.



Comentarios:

Añadir comentario
MÓNICA says:

FELICIDADES POR EL ARTÍCULO, ME HA GUSTADO MUCHO Y ESPERO QUE AFI SIGA DELEITÁNDONOS CON SUS MUJERES Y SU MIRADA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *