Las pequeñas editoriales resisten en la Feria del Libro

La feria que empieza hoy es la cita más oficial de Madrid con el libro, pero esto no quiere decir que algunas editoriales independientes no tengan cabida en ella. Por Curro Esbrí


29 mayo 2015

Ya sé que es un topicazo, pero que la Feria del Libro de Madrid supone uno de los acontecimientos culturales más importantes del año es indudable. Esta septuagésimocuarta edición contará con 368 casetas y 471 expositores: 25 organismos oficiales, 9 distribuidoras, 60 libreros especializados, 55 libreros generales y 322 editores. Ahí es nada.

 

Estar presente en ella siempre conlleva un impulso nada desdeñable para cualquier editorial, sobre todo si es pequeña. Pero no es tan fácil para ellas participar porque, entre otros requisitos, los organizadores piden un mínimo de 131 títulos vivos en catálogo si quieren optar a caseta individual. Por eso muchas editoriales jóvenes optan por hacer piña. Este es el caso, por ejemplo, del Grupo Contexto, que se reparte tres casetas (156, 157 y 158) entre sus cinco componentes: Impedimenta, Nórdica, Libros del Asteroide, Periférica y Sexto Piso.

 

Sobre compartir caseta dice Enrique Redel, fundador de Impedimenta: «llevamos haciendo lo mismo siete años y la experiencia siempre ha sido magnífica, enriquecedora y muy satisfactoria. Además, disfrutamos enormemente recomendando libros de otras editoriales amigas (algo que no es habitual, por cierto)».

 

Capitán Swing (que ocupa la caseta 265 junto a Automática Editorial) tiene claro que aunar fuerzas merece la pena pese a reducir el espacio propio: «la feria se hace muy larga, son 17 días más los del montaje. Tener a compañeros cerca para poder charlar y compartir todo ese tiempo o que te echen un cable cuando lo necesitas es fundamental para no volverte majara».

 

RobertSapolsky_MemoriasDeUnPrimate-CapitanSwing

 

La editorial Lata de Sal, que todavía no ha cumplido ni tres años, vive como una fiesta el haber acudido por primera vez a la feria: «estamos encantados de participar porque nos parece un escaparate único. Es una fiesta del libro y un momento y lugar idóneo para tratar directamente con el público, saber lo que opinan de tus libros, respirar el ambiente editorial en primera persona…». Cuando se les pregunta por Corimbo, sus compañeros de caseta (la 188), se hace evidente la importancia del apoyo mutuo para los pequeños editores: «nosotros no teníamos los títulos diferentes suficientes que exige la Feria para tener caseta propia, así que necesitábamos una unión y Rafa nos brindó enseguida su colaboración. A los dos nos gustan las publicaciones del otro, nos distribuyen los mismos distribuidores y Rafa, dueño de Corimbo, al estar en Barcelona, también necesitaba una editorial con sede en Madrid que pudiese estar en la caseta de manera permanente. Además compartimos gastos, que es algo necesario para una Feria de esta envergadura».

 

El caso de Corimbo no es raro. De hecho, aunque para una editorial que no esté afincada en Madrid suponga un verdadero esfuerzo venir a la feria, lo cierto es que de las 322 editoriales que participan, 137 son de fuera. Entre ellas hay algunas más de Barcelona como Blackie Books y Alpha Decay (caseta 220), pero también de Logroño como Fulgencio Pimentel y Pepitas de Calabaza (210), de Bilbao como Astiberri (172) o de Badajoz como Aristas Martínez (355). Precisamente esta última también acude por primera vez a la feria este año. Para sus fundadores, Sara y Cisco, «esta Feria del Libro constituye uno de los escasos eventos en los que la literatura se convierte en espectáculo. Participar en esta fiesta de la cultura es, evidentemente, un placer» y, además, «supone un paso más dentro de la profesionalización de una editorial».

 

perfidas_tamara_romero_aristas_martinez

 

El aumento de editoriales independientes en España se ha visto reflejado en la Feria de Madrid de forma cada vez más clara, añadiendo una oferta que los grandes grupos no son capaces de dar, lo que parece indicar que esa parte del sector se va consolidando.

 

Según Enrique Redel, la renovación del panorama editorial es una cuestión generacional: «tras una década marcada por la concentración editorial, y por una consiguiente simplificación y trivialización de los catálogos (cuando no con la absoluta desaparición de los mismos como guía del quehacer de un editor), a mediados de los años 2000 surgen nuevas propuestas bajo el signo del rescate, del fondo, de aportar al lector textos imprescindibles. Las editoriales que nacemos bajo ese signo (no solo las del Grupo Contexto, sino también otras interesantes, como Blackie Books, Errata Naturae o Capitán Swing) tenemos una excelente relación entre nosotras, colaboramos y hacemos cosas juntos. Y una de ellas es ir a la Feria. Una feria renovada y mucho más activa, me da la impresión, muy sana».

 

Para Capitán Swing la palabra clave es «resistencia»: «sí, cada vez somos más. Supongo que ese dato es que todavía seguimos resistiendo y haciendo de la necesidad virtud».

 

«No tiene por qué ser un síntoma de la consolidación, más bien es una herramienta de consolidación» dice Donatella Iannuzzi editora de Gallo Nero (caseta 267 junto a Contra y Sajalín). «Estar en la Feria ayuda a que el sello gane nuevos lectores, el público es mucho más amplio que el público de una librería y la idea es que los paseantes se familiaricen con la marca».

 

gallo nero

 

Pero, para una editorial, ¿qué es lo verdaderamente importante de tener una caseta? En 2014 la Feria cerró con 7.450.000 euros en ventas, lo cual no está nada mal. Pero si preguntamos a los editores, parece que hay muchos más factores que intervienen en su interés por estar allí.

 

«La Feria no es la panacea», asegura Capitán Swing. «Se vende, pero no tanto como la gente creería. También es verdad que es un escaparate fundamental para dar a conocer todo tu catálogo y poder ver de primera mano el feedback que suscita».

 

La opinión de Lata de Sal es bastante parecida: «las ventas son importantes porque la inversión también lo es, pero para nosotros que llevamos dos años y medio, el escaparate es esencial. Que nos conozca más gente, que nos pregunten, que nos den su opinión… el contacto con el público es importantísimo».

 

Ya que hablamos de ventas, es posible que los más suspicaces piensen que al coincidir en la feria editores y librerías pudiese existir algún tipo de competencia entre ellos, pero, al menos en el caso de las editoriales independientes, es más bien al contrario. Enrique Redel lo explica muy bien: «en nuestro caso, creo que la labor de las editoriales es complementar la oferta de los libreros. Al final, los libreros venden todos los mismos títulos (los que funcionan) y para irte más al detalle, o para comprar un libro un poco menos comercial o menos consabido, tienes que irte a las editoriales. Lo que no creo es que quitemos ventas a las librerías. En Impedimenta no. Supongo que en las editoriales más comerciales, el asunto estará más reñido. Nosotros publicamos en otro registro».

 

Uno de los atractivos de la feria siempre han sido las firmas de los autores: hasta 4.500 firmas hubo el año pasado. Pero, contra lo que pueda parecer, lo cierto es que no es una estrategia recomendable para todo el mundo.

 

Donatella Iannuzzi no considera importantes las firmas para Gallo Nero: «nosotros no tenemos un catálogo de autores vivos, así que por suerte no tenemos que pasar por esta fórmula algo incómoda. No me gustan las firmas. Menos con algunos personajes mediáticos para los que se forman colas, la realidad es que el momento de las firmas puede ser violento».

 

Enrique Redel asegura que en el caso de Impedimenta «no son importantes. Casi todos nuestros autores están muertos, y para los que están vivos tampoco queremos que la Feria se convierta en un instrumento de lucimiento. No solemos vender más si hay un autor firmando, y tampoco es más satisfactorio necesariamente (no son pocas las veces que el autor no firma apenas ejemplares, y eso es complicado para el autor, sobre todo). No somos muy partidarios de las firmas. Aun así, este año tendremos a Sara Morante, que acaba de firmar un excelente álbum ilustrado sobre los Diarios de Adán y Eva, de Mark Twain, y a Fernando San Basilio, del que acabamos de publicar sus Crónicas de la Era K-Pop».

 

Los-diarios-de-Adan-y-Eva-Sara Morante-Impedimenta

 

Y es que la cosa cambia cuando los que firman son ilustradores, como también pasa en, por ejemplo, Lata de Sal, que tiene un catálogo formado exclusivamente por libros infantiles ilustrados, porque, aunque la mayoría de sus autores son extranjeros, tienen una novedad, La ciudad de los gatos, cuya autora, Carmen García Iglesias, estará firmando dos días, uno por la tarde (29 de mayo) y otro por la mañana (7 de junio). «Las firmas siempre son un reclamo», dicen «y es un gusto tratar con autores como Carmen, que están deseando que llegue la Feria para acercase al público y explicar, firmar, dibujar…».

 

La ciudad de los gatos-Lata de sal

 

Pero aunque sus publicaciones no se centren en obra gráfica, hay editoriales independientes como Aristas Martínez que aprovecharán el hecho de que muchos de sus autores son españoles para traer a casi toda la plantilla a firmar en Madrid: Jorge Carrión, Tamara Romero, Guillem López, Óscar Gual y Pablo Gallo.

 

Son más de dos semanas de feria, muchas horas cara al público y cientos de miles de visitantes. Los más veteranos, como cabría esperar, atesoran un buen montón de historias.

 

«Anécdotas hay siempre. Casi cada día», nos cuenta Enrique Redel. «Los lectores (y no se les puede echar la culpa) muchas veces no disciernen entre los distintos oficios del libro. No será la primera vez que no entiendan que en nuestra caseta no vendamos libros de Planeta o de SM. En una ocasión en que estábamos a punto de cerrar, una señora que venía con mucha prisa, me preguntó muy apurada si yo era Dan Brown».

 

Una de las peculiaridades de la feria que da para muchas anécdotas es que, cada año, un miembro de la Familia Real da por inaugurada la edición con un paseo matinal entre las casetas. En este caso Donatella Iannuzzi, nos cuenta la suya: «el primer año de Feria, aunque yo no estaba presente, a mis compañeros se les ocurrió cerrar a medias la caseta cuando pasaban por ahí los entonces Príncipes de Asturias. Fue un acto de rebeldía antimonárquico. Acabamos siendo noticias de algunos periódicos y casi nos jugamos la expulsión de la Feria…».

 

Y por lo demás, si se les pregunta a nuestros editores por sus expectativas para este año, la mayoría coincide: que haga buen tiempo (que ni llueva ni haga un calor asfixiante) y que las ventas sean lo suficientemente altas como para que la aventura salga rentable. Lo primero nunca se sabe, de lo segundo estamos bastante más seguros.

 

CartelFernandoVicente

 

74º FERIA DEL LIBRO DE MADRID
Del 29 de mayo al 14 de junio de 2015
Lunes a Viernes: de 11:00h. a 14:00h. y de 18:00h. a 21:30h.
Día 3 de junio de 11:00h. a 14:00h. y de 18:00h. a 22:30h.
Sábados, Domingos y Festivos de 11:00h. a 15:00h. y de 17:00h. a 21:30h.

19 septiembre 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

The Russian Club


Macarena Berjano, fundadora del blog Cuna Literaria, acerca la literatura rusa al centro de Madrid a través de clubes de lectura, reuniones y jaranas poéticas.


03 mayo 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Editorial 120 pies


Editorial de libros electrónicos.


04 abril 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: India Toctli, poeta y pintora


Isabel García Mellado presenta a su alter ego, India Toctli, poeta y pintora que debuta en los circuitos editoriales con el poemario “Atl”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *