Levántate, Madrid, de tus ruinas y baila

¿Dónde van los fans de la música electrónica fría y oscura en esta ciudad? Hablamos sobre ello con Adamo Dimitriadis, dj, coleccionista de discos, relaciones públicas y pintor de apasionantes escenas científicas y futuristas. Por Elena Cabrera


26 noviembre 2014

Flyer sesión Coppelia. Autor: A, Dimitriadis.

Flyer sesión Coppelia. Autor: A. Dimitriadis.

 

Existe una orfandad entre los fans de la música electrónica fría y oscura en esta ciudad. Desde que Sevi, dueño del bar Radar, decidió hacer las maletas y cerrar el local, sus acólitos se arrastran por los callejones de la noche como vacas sin cencerro. Cuando nos reencontramos, en número superior a cinco, en algún concierto, siempre hay alguien que dice “esto parece el Radar”. Lo echamos de menos.

 

Aunque a los que nos gusta la electrónica solemos mitificar el futuro -un fetichismo nacido de la propia esencia de este tipo de música- en nuestra calidad de madrileños tendemos a añorar tiempos pasados por su esplendor (geométrico), fuese real o desmesurado.

 

Para calibrar con precisión la nostalgia, he querido hablar con Adamo Dimitriadis, fan de la synth-wave, conocedor del espectro electrónico, coleccionista de discos, dj desde hace varias décadas, ¡relaciones públicas de la mítica Voltereta de la Plaza de los Cubos! y, además de todo ello, pintor de apasionantes escenas científicas y futuristas que contienen algo igual de inquietante que sus sesiones musicales.

 

Flyer sesión Radar. Autor: A. Dimitriadis.

Flyer sesión Radar. Autor: A. Dimitriadis.

 

Adamo repasa grupos y locales que un día existieron y son parte de nuestra historia, fagocitada en gran medida por el relato más popular. Pero olvidar se va a acabar. Por una vez, la maquinaria del revival y el remember no se aplica a los lugares comunes, sino que se convierten en retroexcavadoras de una música que casi perdemos, atrapada en cassettes, conciertos registrados con una grabadora casera y recuerdos difusos en las memorias de unos pocos. El retorno de la synth wave, la minimal synth o como quiera usted llamarlo no es sólo un rescate, es también una nueva escena. El recopilatorio que Dimitriadis está ayudando a realizar al sello Munster lo evidencia. Ya lo ha dicho Luis Prosper (Breton Armada), que asiste, aún incrédulo, a la edición por Elefant Records del disco de Oviformia SCI que nadie les grabó en su momento: “para conocer el futuro, sólo basta con viajar treinta años al pasado”

 

¿Cuál es el mejor momento musical que recuerdas en la ciudad de Madrid?

Más allá de nostalgias, la década de los 80s tuvo momentos realmente importantes y el sonido de aquellos días aún sigue influenciando a numerosos artistas electrónicos, por no hablar del revival actual gracias a las numerosas reediciones de rarezas bajo la etiqueta minimal synth. Influenciada por el afterpunk anglosajón la Movida madrileña puso de moda a una multitud de grupos de nueva ola entre los cuales iba tímidamente apareciendo lo que yo denomino la otra Movida, la que arriesgaba introduciendo electrónica en ese concepto de Nueva Ola y que fue injustamente marginada o no consiguió la atención que se merecía. Destacaron grupos como Oviformia SCI, Línea Vienesa, Metal y Ca o Los Iniciados, quizás fue Aviador Dro de los “afortunados” al obtener más eco mediático del que era habitual. Algunos de ellos fueron realmente revolucionarios, su sonido permanece fresco y no desentona en cualquier sesión electrónica actual. Munster Records prepara una impresionante edición del sonido synth-wave nacional de esa década en la que he estado colaborando para la selección de grupos y temas, es de agradecer el interés en rescatar a todos aquellos artistas que se adelantaron a su tiempo.

 

¿Cómo estaba la escena en cuanto a locales durante los 80?

El panorama de clubs especializados en nueva ola electrónica a principios de la década no es que fuese muy prolífico pero destacaría algunos con identidad propia como fueron el Golden Village y Oz, ambos de clara orientación new romantic, y cómo no recordar también la mítica sala de conciertos Rock Ola, donde muchos grupos de synth-wave tanto nacionales como extranjeros compartieron escenario. En general este sonido estaba muy en boga internacionalmente y era frecuente en numerosos locales mezclado con música popular, eso sí, solo los grupos que obtuvieron eco mediático internacional, Visage, Soft Cell, OMD, Duran Duran, Devo, Kraftwerk o Depeche Mode, todos afortunados gracias al beneplácito del mass media cumplieron su función de difundir el sonido electrónico por todo el mundo, inspirando a muchísimos otros artistas anónimos que ya en un circuito independiente de escasa difusión no llegaron a contar con esa popularidad, algunos incluso han permanecido olvidados hasta que el resurgir actual de lo que han denominado minimal synth les ha rescatado, Iko, Ceramic Hello, Philippe Laurent, Oppenheimer Analysis o Experimental Products por nombrar algunos.

 

¿Dónde se podía escuchar este sonido?

A mediados de la década, aquel pequeño local en la Plaza de los Cubos que se encontraba ya algo olvidado retomó la andadura, y Oz, tras un pequeño periodo embrionario como Purzelbaum, pasó a ser la mítica Voltereta, donde trabajé encargándome de las relaciones públicas. El local se convirtió en el más popular en EBM y synth-wave de la capital, fue pionero en este sonido junto con otros dos locales también de culto Planta Baja y Nacional III ambos emulando el sonido que estaba pegando fuerte en locales como Barraca, Chocolate o Spook (Severed Heads, Pankow, Front 242, A Split Second, SA42). También gozó de popularidad en aquel momento Splass, aunque este siempre me parecía como un club de fans de Depeche Mode y The Cure. Comenzaron también los primeros afterhours, destacando Amnesia en el que también pinchaba uno de los djs de Voltereta y la EBM era habitual. La verdad es que grupos como Front 242 o Nitzer Ebb se hicieron muy populares y era habitual escucharlos por doquier. Otro afterhours que merece recordarse abriendo ya los 90s fue New World. Pero antes de terminar la década destacan las sesiones de industrial, EBM y synth-wave que realicé para el Gris durante un par de años, local de culto desde 1983 y especializado en sonido alternativo, nueva ola, dark wave, synth pop y en mi caso arriesgando con las sesiones mas especializadas en el género.

 

Flyer sesiones Gris. Autor: Desconocido.

Flyer sesiones Gris. Autor: Desconocido.

 

¿Cuándo empezaste a pinchar y por dónde has ido pasando?

Fue una consecuencia inevitable, soy coleccionista e incansable indagador en todos los géneros relacionados con la música electrónica desde finales de los 70s y tras trabajar como relaciones públicas en locales acordes con estos géneros se veía venir que acabaría pinchando. Entraría como dj en Gris con un sonido entre industrial y EBM que funcionó muy bien pese a lo arriesgado de la propuesta (Test Dept, Whitehouse, Esplendor Geométrico, SPK, TG, Laibach, Current 93), recuerdo que realizamos junto a Discos Esplendor Geométrico algunas de las presentaciones de su impresionante catálogo. Más tarde siguieron numerosas sesiones entre minimal synth, vintage moog-electronic, synth-wave o industrial para clubs alternativos como Coppelia, Stardust, Femur o Klangmaschine. Pero entre todos destacaría las sesiones para Radar, probablemente el local más especializado en música electrónica que ha habido en Madrid, el ambiente que allí se consiguió fue único y se convirtió en punto de encuentro de toda la élite electrónica alternativa de la capital.

 

¿Qué tipo de local echas de menos que no existe?

Creo que obviamente una propuesta tan singular como fue Radar se echa realmente en falta. Ahora ya no se sigue a los locales, sino a las sesiones especificas que algunos dj realizan en ellos, creo que en la actualidad me quedaría con los eventos organizados en la sala Specka bajo el nombre de Femur, es admirable el interés y el esfuerzo que ponen los organizadores que continúan con nuevas propuestas como es el caso de la actual Orbita. Un ejemplo a seguir que ojalá se prodigue.

 

¿El público también ha desaparecido?

Buena pregunta, eso se escucha habitualmente, ¿dónde está la gente? En eventos específicos se suele volver a crear esa atmósfera que antes era habitual semanalmente en un local determinado, quizás la pérdida de identidad de los clubs y la falta de propuestas interesantes han acabado por desanimar a muchos y el ambiente ha terminado por irse difuminando.

 

Portada LP Dekatron II con imagen del oleo “Love And Electrons"​, A. Dimitriadis.

Portada LP Dekatron II con imagen del oleo “Love And Electrons”​, A. Dimitriadis.

 

Además de con las portadas de discos, como en el caso del reciente Dekatron II (Geometrik, 2014) ¿has vinculado en más ocasiones tu trabajo artístico con el musical?

Realmente mi faceta artística esta centrada casi al completo en la pintura, pero he realizado aparte de las portadas para algunos discos numerosos flyers, que van desde eventos que organizaba a sesiones especificas como dj. El diseño gráfico y la ilustración siempre me han interesado, de hecho soy un gran admirador del ilustrador retrofuturista Arthur Radebaugh y en mi obra actual la ilustración y el futuro que nunca llegó de los años 50-60s es una gran inspiración.

 

¿Qué es lo que esperas de Madrid? Si aún esperas algo de ella…

Se tiende a subestimar Madrid, incluso en sus mejores momentos, pero aún tiene mucho potencial. En la actualidad parece un poco estancada dentro del panorama electrónico y aunque eventos y conciertos interesantes suelen ser habituales, lo que sí que se echa en falta son locales específicos que arriesguen y aglutinen de nuevo a todo ese público que se ha desperdigado, pero parece que algo empieza a surgir.

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *