Libros que merece la pena buscar: Cabeza de Chorlito

“Nunca sabemos lo que vamos a publicar. Siempre es una sorpresa. El hecho de estar abiertos a todo nos permite seguir con ilusión y sorprendernos”. Hablamos con Frédérique Bangerter, el 50% de la editorial Cabeza de Chorlito. Por Curro Esbrí


13 octubre 2014

chorlitos

 

Cabeza de Chorlito es otra nueva y pequeña editorial que no tiene ningún interés en ser exclusiva, pero a la que no le queda más remedio que ser minoritaria. Su intención es publicar libros con precios asequibles y de belleza incuestionable, pero su distribución y su presencia en los medios son limitadas por naturaleza propia, así que solo pueden ser disfrutados por unos pocos: justo los que sabemos que en el mundo editorial español existen joyas por las que merece la pena rebuscar.

 

Detrás de este proyecto están Frédérique Bangerter y Alberto García-Alix, dos artistas con sensibilidades y trayectorias distintas. García-Alix es uno de los fotógrafos más importantes de la Movida madrileña, a la que siempre se le asocia, pero que en la actualidad tiene una vitalidad artística envidiable: recibió el Premio PhotoEspaña hace dos años y este septiembre cerraba una muestra de autorretratos en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Bangerter, de origen suizo, ha mostrado su obra en Barcelona, Londres, China y en Madrid, donde expuso en Mad is Mad “El mito de la decadencia“, un proyecto gráfico que atravesaba el antiguo mito de las cuatro edades con pájaros indefensos y sublimes paisajes naturales.

 

chorlitos2

 

Precisamente a Frédérique Bangerter nos hemos acercado para hacerle unas cuantas preguntas con motivo de la reciente publicación de “Aparato maravilloso. El sol de la bandera“, de Assaf Iglesias, y del libro de Maxwell Paternoster. El primero es una mezcla de textos, dibujos y polaroids que construyen una narración íntima en la que se revela un interés desmedido por el detalle y un cierto desdén por la representación fiel de la realidad o, dicho de otro modo, por reflejar un sentido concreto y, por lo tanto, pobre.

 

assaf

 

Muy distinto es el de Maxwell Paternoster, una recopilación de los cuadernillos de dibujo de este ilustrador británico apasionado por las motos y por todo el custom artwork relacionado con ellas, en los que el único hilo conductor es la energía y la expresividad del trazo del autor.

 

Max05

 

maxwell

 

Bangerter, dispuesta y amable como siempre, ha contestado a nuestras preguntas lo que abajo viene:

 

Puede parecer que, desde su nacimiento, vuestra editorial esté atravesada por una paridad que vertebre vuestras decisiones. A la hora de elegir proyectos, ¿qué criterios seguís? Que seáis dos tomando decisiones, ¿está relacionado con el hecho de que saquéis las novedades de dos en dos?

Nuestros criterios son básicamente editar lo que nos late. No pensamos en el lado comercial. A lo mejor es un error, pero empezamos el proyecto para ser libres de publicar lo que nos gusta sin restricción alguna. El hecho de ser dos enriquece mucho nuestras selecciones. Los dos tenemos una sensibilidad distinta e intereses, no nos ponemos vetos. Cada uno elige un trabajo que quiere publicar y después trabajamos juntos. Es muy enriquecedor adentrarse en otro mundo que de por sí uno no habría elegido. El hecho de sacarlos de dos en dos no resulta de ninguna decisión previa. Por ahora surgió de esta forma.

 

Por otro lado está el binomio autor español/autor extranjero que acompaña a las publicaciones emparejadas. ¿Tampoco tiene esto que ver con que Alberto y tú tengáis distinta procedencia?

Tampoco es pensado. Nuestras publicaciones surgen siempre de encuentros. Teníamos en marcha el libro “Aparato Maravilloso. El Sol de la bandera” de Assaf Iglesias y durante un viaje a Londres fuimos a visitar a Maxwell. En la mesa de su salón había unas pilas de cuadernos de dibujos. Alberto se enamoró y hablamos este mismo día de publicarlos.

 

Maxwell Paternoster. Foto: Alberto Garcia Alix.

Maxwell Paternoster. Foto: Alberto Garcia Alix.

 

Que los puntos de venta de vuestros libros sean pocos y selectos, ¿es una decisión propia que responde a una estrategia o está impuesta por vuestra propia naturaleza y limitaciones como pequeña editorial?

Como nuestros libros son peculiares y en general de autores desconocidos es más complicado venderlos. No nos sirve tenerlos en librerías grandes donde pasen desapercibidos. Es mejor cuidar los puntos de venta donde sabemos que el público que los visita va a buscar este tipo de publicaciones. Es uno de los trabajos más laborioso, dar a conocer nuestros libros.

 

Aunque el precio de vuestros libros no es alto y su belleza es fácilmente apreciable por cualquiera, también es verdad que publicáis objetos muy especiales. ¿Os preocupa ser una editorial exclusiva por el mero hecho de ser independiente? 

Es un riesgo, pero no una voluntad de nuestra parte. Hacer llegar nuestros libros al gran público es muy difícil y tampoco sé si podría interesar.  Nuestras tiradas son de 500 ejemplares. Por ahora, lo importante para nosotros es seguir adelante con ilusión y cuidando cada libro como el primero con las experiencias de los anteriores.

 

Parece que las pequeñas editoriales están ocupando un lugar cada vez más importante en el mercado, pero, por otro lado, apenas comparten espacio con las grandes. Las primeras saben que su lugar no está en las tiendas de gran tamaño o en la librerías generales, copadas de novedades instantáneas. Ninguna de las segundas se tomaría la molestia de gestionar un punto de venta tan reducido como, por ejemplo, una galería de arte, porque no es útil para la parte económica de su negocio. ¿Crees que existe una competencia real entre grandes y pequeñas editoriales?

En nuestro caso no. A nivel de libros literarios y demás puede ser, pero nuestro catálogo no responde a los cánones de las grandes editoriales. Hay pocas editoriales que se dediquen únicamente a los libros de arte y aún menos a la publicaciones de artistas poco conocidos. Aparte de las autoediciones, los libros de arte son en general retrospectivas de artistas establecidos o catálogos de exposiciones. Nosotros estamos en una categoría que por ahora no está muy desarrollada o que no tiene mucha presencia en el mercado.

 

Assaf03

 

Algunos de los autores que publicáis son extranjeros y vuestros libros están en Francia, Inglaterra, Brasil… Además, o son plurilingües o en ellos la palabra desaparece. ¿Por qué esta vocación de internacionalidad?

De nuevo no es una vocación. El hecho de que yo sea suiza puede que influya en algo, pero como nuestros libros son más bien visuales, incorporar una traducción no es complicado y nos permite compartir los libros más allá de las fronteras. También es importante abrirse otras puertas para poder seguir adelante.

 

Hace poco asistimos a la presentación de vuestras dos novedades en Galería Alegría. El evento resultó ser una fiesta en la que una «azafata de vuelo» acompañó con gestos explicativos una grabación que nos describía con las palabras justas ambos libros. ¿Por qué una galería de arte para hacer la presentación de vuestras novedades? ¿Por qué una performance? Los que estuvimos allí tuvimos la sensación de que no teníais ningún interés en resultar demasiado serios, cosa que concuerda con el nombre de vuestra editorial. ¿Hubo alguna intencionalidad de actuar contra la solemnidad habitual en este tipo de eventos o fue que lo que hicisteis era justo lo que os apetecía hacer? 

Para nosotros es importante que en cada una de nuestras presentaciones la gente que venga se divierta y que le resulte positivo. Siempre buscamos una forma para que durante las presentaciones el espíritu y el trabajo de los artistas se transmita. Para “Arquitectura y Resistencia de Nicolás Combarro, hicimos una instalación con ladrillos. La elección de una galería de arte surgió porque me gustaba la idea de que, aparte de los libros, hubiera un ambiente creativo. También me gusta hacer eventos en sitios donde me siento a gusto y donde comparto un cierto espíritu con las personas que los gestionan. En este caso, Luján Marcos, una artista con quien ya había colaborado y que gestiona Galería Alegría junto a Sebastián Rosselló, me proporcionaba el espacio con total libertad y confianza. La performance vino de una conversación con Assaf Iglesias. Como su libro trata de «aparatos» deliramos pensando en cómo podíamos presentarlo. Y la idea no la dejé en un cajón. Pensé que era una manera divertida y menos formal de hacer llegar los libros al espectador. Al igual que con la selección de los libros, no queremos encerrarnos, sino divertirnos.

 

Los aviones de Assaf, las motos de Maxmell, los pájaros, que exista por vuestra parte el deseo manifiesto de no mantener una línea editorial fija… ¿Crees que el nexo de unión entre vuestras dos novedades y, al mismo tiempo, entre ellas y la misma editorial es la libertad?

Creo que sí. Nunca se decide de qué, de quién se enamora uno. Desde el principio, insistimos en que no teníamos una linea definida porque no queríamos que nos encierren y tampoco encerrarnos nosotros mismos. Este hecho hace que todo sea más “divertido”. Nunca sabemos lo que vamos a publicar. Siempre es una sorpresa. El hecho de estar abiertos a todo nos permite seguir con ilusión y sorprendernos.

 

Parece que seguís el proceso de creación de los autores desde el inicio, ¿cuál es vuestra responsabilidad como editores en el producto final? ¿Hay decisiones que os reserváis exclusivamente?

Para mí es muy importante trabajar directamente con el artista. En el proceso de edición hay dos fases: la recopilación del material y luego la elaboración del libro. Separar estas dos etapas es muy importante para que el momento de concebir el libro sea otra creación. Nuestras publicaciones no son catálogos de arte o de exposiciones. Son otras “obras” a partir de las de un artista. Mi labor como editora es primero entender su trabajo y luego abrir al autor otras perspectivas, formas de presentarlo. El hecho de que no sea el mío, me permite tener más libertad y no tener miedo en cortar imágenes para que la narración visual tenga un ritmo y transmita lo que el autor expresa en su obra. Lo hago siempre con el acuerdo del artista. Son colaboraciones de igual a igual. Eso sí, cada uno tiene derecho a veto. Si eso ocurre, buscamos una fórmula que satisfaga a las dos partes. La parte donde me “reservo” más decisiones es el coste. Si el artista quiere una portada en madera recubierta de pan de oro, pues… Pero es un proceso que me fascina. El hecho de compartir, de dar vueltas a un proyecto hace que el resultado final no suela ser el que había imaginado y esto es maravilloso. Es un continuo va y viene. A veces mareo a los autores. Por ejemplo, la portada de “Aparato Maravilloso. El Sol de la bandera“, la cambié un día antes cuando todo el interior estaba ya cerrado e impreso.

 

assaf10

 

Dices que en el coste de los libros es donde vosotros, como editores, ponéis el límite. ¿Hasta qué punto las cuestiones económicas condicionan vuestros proyectos?

El lado económico nos condiciona en el hecho que no tenemos la capacidad de asumir grandes gastos. Nuestra tirada es muy reducida y recuperar la inversión no es cosa fácil. La ventaja de esta restricción es que nos obliga a ser más inventivos y buscar las virtudes en otras partes que no impliquen tanto el presupuesto. Luego la realidad es que no sabemos cuánto tiempo podremos seguir. La idea al principio era poder financiar los nuevos libros con los anteriores. Autoalimentarnos. En esta aventura no hay que pensar que uno va a ganar dinero. Al contrario. No sabemos cuánto tiempo podrá durar el viaje, pero procuraremos que sea atrevido y auténtico. Nunca fui mucho de cruceros.

 

¿Crees que el creciente interés por el fotolibro y el libro de artista tiene alguna relación con que es más difícil ahora vender arte en galerías?

No creo que tenga relación. Creo que viene más del hecho de que los artistas tienen ganas de enseñar su trabajo de otra forma. Un libro no es efímero como una exposición. Es un objeto que se puede volver a ver y donde el mensaje que desea transmitir el artista está más “controlado”. También permite llegar a más gente.

 

El mundo del arte, al darle importancia tanto al contenido como a la forma externa y a los materiales, parece ser quien tomará el relevo del libro en papel, frente a las editoriales de ficción o no ficción, más interesadas en los contenidos y, por ello, destinadas a inclinarse cada vez más por el libro electrónico. ¿Es esta la razón por la que vosotros os decantáis por el libro en papel?

Es cierto. Pienso que las publicaciones de arte van a tomar el relevo en el mundo de los libros de papel. El papel en este caso tiene un protagonismo y una gran importancia. En nuestro caso, la razón por la cual nos decantamos por él es simplemente porque amamos el papel. A mí me gusta el tacto, el olor… Lo que me parece importante es que el libro pase a ser también un objeto en sí. Lo que también le dará una vida más larga en este mundo en el cual todo empieza a ser digital. Que tenga su presencia y personalidad propia. Cada trabajo tiene su latido y el papel hace parte de este.

 

Y para terminar, la pregunta inevitable: ¿es demasiado pronto para que nos habléis de proyectos futuros?

Tenemos algunas ideas, pero por ahora no vamos a desvelar nada. Además, seguro que nos esperan algunos encuentros.

03 mayo 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Editorial 120 pies


Editorial de libros electrónicos.


04 abril 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: India Toctli, poeta y pintora


Isabel García Mellado presenta a su alter ego, India Toctli, poeta y pintora que debuta en los circuitos editoriales con el poemario “Atl”.


27 febrero 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Librería Desperate Literature


Librería internacional que se define como un lugar de encuentro. En ella se esconden tesoros de segunda mano junto a los últimos lanzamientos editoriales.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *