Ligero y formidable

El periodista Manuel Jabois publica “Manu”, un dietario lleno de pequeñas miserias, divertidas anécdotas y algún que otro éxito marcado por el nacimiento de su primer hijo. Por RUBENS PÉREZ


07 agosto 2013

 

Al leer a Manuel Jabois (Pontevedra, 1978), uno no sabe si admirarle por su inventiva o por su escritura. Si por la retranca o por el cinismo, ambas virtudes muy gallegas. Si por su capacidad para reírse de sí mismo o de todo el género humano. Si por los detalles o por el concepto. A caballo entre el ensayo, la anécdota y la autobiografía, ha compuesto en un par de años una trilogía alejada en lo formal pero unida por el personaje, él mismo, un normalísimo y a la vez titánico (alter) ego. Tras “Irse a Madrid” (Pepitas de Calabaza, 2011), recopilación de columnas en diversos medios, y “Grupo Salvaje (Libros del KO, 2012), epopeya del nacer de su madridismo feroz, nos llega ahora “Manu” (Pepitas de Calabaza, 2013), un librito que se hace muy corto; con la excusa de su paternidad, Jabois hace un dietario del último año de su vida, desde el momento de la concepción (sic) de su hijo, hasta que el niño tiene unos pocos meses. Escrito a la ligera, como el mismo autor confiesa, sin mayores ambiciones, su mayor virtud es que parece no contar nada y sin embargo intercala en cada una de sus 124 páginas estupendos monumentos a la miseria, la amistad, el amor, la familia, la literatura, el periodismo, el provincialismo o el paletismo capitalino. El libro es eso, un álbum de recuerdos, pero la ilusión de estar viviendo una serie de aventuras cotidianas fuera de la normalidad acentúan la diversión. Todo eso antes de venirse a vivir a Madrid, con un puesto de titular entre las columnas de opinión a nivel nacional, y sin perder un atributo de muchos gallegos: tener un gran talento y a la vez parecer el tipo más normal del mundo.

 

Sometemos al escritor a un rápido cuestionario que navega entre el periodismo y su vida personal.

 

¿Cómo va tu hijo Manu? ¿Soporta bien el infierno veraniego de Madrid?
Lo soporta de maravilla en Galicia, que es a donde lo he mandado en cuanto se disparó la temperatura. En donde mejor se está en Madrid en verano es en Barajas.

 

¿Cómo vives el cambio de gin tonics a biberones?

Son transiciones lógicas. Como la del papel al digital, nunca acaban de producirse del todo.

 

Además de tu abuelo, ¿qué escritor o periodista te acabó de animar a escribir?

Encuentro la felicidad en la escritura de Francis Scott Fitzgerald. No hay una sola línea de él que no me anime a plagiarlo.

 

¿Cómo se compagina escribir con gran frecuencia en varios medios y la literatura? ¿Con qué disfrutas más?

Escribo ya prácticamente en El Mundo en exclusiva; y lo compagino gracias a mi mujer, que es quien me libera de obligaciones. Cuando más disfruto es cuando publico en el periódico.

 

Te han comparado con Umbral, Camba, Scott Fitzgerald. ¿A veces no te abruma o molesta tanta comparación?

Son comparaciones tan disparatadas que no hago caso, aunque agradezco no el cariño, sino el amor por pasearme a esas alturas.

 

Te hemos leído que el periodismo, en su estadio original, es el de sucesos; o que en cultura es donde se pone a los que no se sabe dónde poner.

Eso de cultura lo decía Cercas. Pero sí, el periodismo de sucesos, que he realizado poco, me parece una de las sublimaciones del oficio.

 

Ahora que tienes más contacto con la política nacional, al menos físico, ¿qué sensación te sobreviene? ¿Ves diferencias significativas entre el Parlamento y el Consello de Sanxenxo, por poner un ejemplo?

Hago lo mismo en los plenos de Congreso que lo que hacía con los plenos municipales de Sanxenxo. Pero exactamente lo mismo, además, y a veces con la tentación del corta y pega porque encuentro una antropología similar entre el concejal de hace quince años y el diputado actual.

 

Tras tanto tiempo jugando con la idea de venir a la capital, ¿qué te está pareciendo Madrid?

Una ciudad con tantas tentaciones que acabas por no elegir ninguna, como cuando abres el Spotify.

 

Hablas del ambiente literario de Madrid en diversas ocasiones. ¿Cómo lo vives in situ?

Estoy, para qué negarlo, más cerca del ambiente gay que del literario, afortunadamente.

 

Publicas con Pepitas de Calabaza y Libros del KO, editoriales jóvenes y pequeñas. ¿Qué supone para ti trabajar con proyectos de esas características?

Mucha alegría, porque son gente joven llena de ideas y de ilusiones, terriblemente vocacionales. Además de editores, son amigos.

 

Madrid te está dando un gran recibimiento, editorial y profesionalmente al menos. ¿Cómo lo conseguiste?

Yo todo lo que he conseguido en la vida, tanto lo bueno como lo malo, ha sido escribiendo mucho y pensando aún más, no siempre bien.

 

¿No deberías empezar a buscar un puñado de enemigos desde ya?

Los tengo, y gracias a Dios son más inteligentes y más brillantes que yo, por lo que procuro leerles con atención a ver si se me pega algo.

 

Alguna opinión sobre esta frase ya mítica de otro pontevedrés (de adopción): “Yo estaré ahí siempre, al final la vida es resistir y que alguien te ayude, tampoco hacen falta muchos”.

Es una gran verdad dirigida a una persona desaconsejable.

 

Siendo, como te autodefiniste, más mourinhista que el propio Mourinho, ¿Te gusta el fichaje de Ancelotti?

A mí del Madrid me gustan hasta los utilleros. No soy racional ni objetivo. Entre lo que había fuera, Ancelotti era lo mejor.

 

¿Qué estás leyendo estos días?

La carretera” de Cormac McCarthy y “Moralidades actuales” de Rafael Barrett.
¿Y qué estás escuchando?
He vuelto a Siniestro y Extremoduro con pasión desenfadada.

30 enero 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Ana Zaragoza de Caravanbook


Un recorrido a través de los tres momentos clave que impulsaron la trayectoria profesional de la fotógrafa y editora.


28 diciembre 2017 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Amelia García, fotógrafa y editora


El fotolibro “Querido” habla del amor y el desamor y está elaborado con material de relaciones pasadas de Amelia García quien, además, es editora de Paisana Books, una editorial y distribuidora independiente de fotolibros y fanzines.


30 noviembre 2017 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Elisa McCausland


La escritora plantea nuevas ficciones feministas en su último libro.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *