Lo nuevo de Madriz: El Imparcial

Un nuevo espacio en la zona del Rastro combina cultura y gastronomía en la sede de un antiguo periódico. Conoce la historia de El Imparcial y todo lo que se esconde entre las paredes de este palacete de principios de siglo reconvertido en restaurante, tienda y espacio cultural. Por María Arranz


05 junio 2015

LuciaMphoto15_ElImparcial_073

Foto: Lucía M.

 

Duque de Alba, la calle que hasta hace unos meses era simplemente ese pedazo de Madrid que unía la plaza de Tirso de Molina con La Latina y donde se ubicaban decenas de mayoristas chinos y el famoso “último cine X de Madrid”, es ahora una de las zonas más en boga de la capital. Una gran parte de los mayoristas se han mudado a barrios con precios más bajos, como Usera, y los locales que han ido quedando vacíos los han ido ocupando diferentes propuestas culturales y gastronómicas como la librería Traficantes de Sueños (que se trasladó allí a finales del año pasado), la Pastelería del Duque o el café El Secuestrador de Besos.

 

En el número 4 de esta calle abrió también sus puertas hace sólo unos meses El Imparcial, un espacio con un concepto novedoso que pretende mezclar gastronomía, ocio y cultura en un mismo lugar.

 

Daniel Fernández Cañadas es uno de los cinco socios que se encuentran detrás de este proyecto que mezcla trayectorias profesionales ligadas al mundo de la hostelería y la cultura (entre los socios están, de hecho, los que fueran promotores de otros dos locales que han triunfado en Madrid: el Dray Martina y el Maricastaña). Daniel nos cuenta que Duque de Alba se está convirtiendo en un nuevo epicentro de ocio y cultura y que la fisonomía de esta calle, a modo de pasillo que conecta dos zonas fundamentales de Madrid, es algo que les atrajo desde el primer momento. En una zona tan explotada a nivel de ocio como es el Rastro, Duque de Alba era uno de los pocos reductos que sobrevivían al turisteo y a las riadas de gente durante los fines de semana. Su recién ganado protagonismo era casi una cuestión de tiempo en una ciudad que no para de crecer y que busca constantemente nuevos espacios en los que desarrollar propuestas diferentes.

 

Foto: Lucía M.

Foto: Lucía M.

 

Lo primero que llama la atención de El Imparcial es el local en el que está ubicada, un palacete de 1913 donde décadas atrás estuviera la sede del diario El Imparcial (dirigido por Eduardo Gasset y Artime, abuelo del filósofo Ortega y Gasset). Aunque parezca mentira, es posible encontrar redacciones de periódicos de principios de siglo en alquiler buscando por internet, y de hecho, así fue como Daniel y sus socios dieron con esta joya arquitectónica de Madrid.

 

El Imparcial fue un periódico liberal y con aires modernos que quiso que el espacio que albergara su redacción se identificara con el espíritu del diario, encargándole el proyecto al prestigioso arquitecto Daniel Zavala. El diario cerró en 1933 a causa de los diversos vaivenes políticos y de su pérdida de prestigio, y en su patio se instaló el Cine Alba, que se reconvirtió en la famosa sala X durante los años 80.

 

LuciaMphoto15_ElImparcial_067

Foto: Lucía M.

 

Cuando los actuales socios se hicieron con el local, éste estaba reformado de forma austera y acondicionado para alojar algunos eventos que organizaba la familia propietaria. Daniel y sus socios, sin embargo, se propusieron traerlo al presente, respetando eso sí su estructura original y, en muchos casos, recuperándola. Durante la reforma, sacaron a la luz las paredes originales del edificio, rescataron el suelo y lo llenaron con un mobiliario que mezcla lo retro con lo contemporáneo. La decoración corrió a cargo del estudio Madrid in Love.

 

Foto: Lucía M.

Foto: Lucía M.

 

Tal y como ellos nos explican, el concepto de El Imparcial responde al latir de una zona como es el Rastro, que ellos definen como “el puerto que no tiene Madrid“, por donde entran gran parte de las influencias de la ciudad y donde la vida bulle en cada esquina. Se trata de un barrio de encuentro, en el que constantemente están pasando cosas y que tiene una personalidad propia. Aunque ninguno de los socios de El Imparcial es madrileño, todos ellos llevan aquí muchísimos años, y con este espacio han querido también hacerle un pequeño homenaje a Madrid y a la forma en que se vive la vida en esta ciudad.

 

Su cocina, llena de referencias mediterráneas (aunque con guiños a la cocina oriental y también a las recetas locales más castizas), se basa en el máximo respecto al producto sin tener unos precios disparatados. Abren durante todo el día, desde el desayuno hasta la cena, y cuentan con diferentes ambientes, unos más informales –como la barra– y otros más íntimos –como los reservados.

 

Cuando les pedimos que nos destaquen algún plato de la carta, se inclinan por sus ya famosas croquetas de rabo de toro, el sashimi de salmón noruego con wakame y helado de wasabi, la ensalada César (en la que la lechuga se sirve recién cortada de la maceta) y las que ellos denominan “las mejores patatas bravas” (para las que han recuperado la receta original de la salsa brava).

 

Foto: Lucía M.

Foto: Lucía M.

 

En cuanto a la tienda, que puedes visitar por ejemplo mientras esperas a que te traigan la comida, cuenta con una cuidada selección de revistas, libros –especialmente de fotografía–, objetos de papelería y de decoración, así como algunas prendas y accesorios de edición limitada.

 

El local, versátil como pocos, está abierto para todo tipo de eventos y se rige por el concepto de “carta blanca“, que consiste en invitar periódicamente a creativos de diferentes disciplinas para que ejerzan de comisarios e intervengan el espacio en todos los sentidos, desde la selección de objetos de decoración hasta el diseño de la carta. Estas intervenciones comenzarán a partir del mes de septiembre. Además, también quieren llenar el espacio de actividades y organizar tertulias, exposiciones, presentaciones, talleres y proyecciones.

 

Mientras tanto, las puertas de El Imparcial ya están abiertas para recibir a todo el que quiera conocer este original espacio en pleno Rastro.

 

Foto: Lucía M.

Foto: Lucía M.

 

* El Imparcial está ubicado en la calle Duque de Alba, 4 y abre ininterrumpidamente durante todo el día. Las reservas se pueden hacer en el 91 79 58 986 en horario de 12 a 14h y de 16 a 21h.

05 julio 2016 by SABINA URRACA

Llegan a Madrid los bares de leche con cereales


  Una octogenaria pasa junto al puesto de Cereal Lovers, en el corazón del Mercado de Antón Martín, y lanza un:   “Ya no saben qué inventar…”.   Para una señora cuasicentenaria, más familiarizada con las sopas de pan con …


18 mayo 2016 by DAVID ARIAS

Comer con arte


Abre en Chueca un nuevo restaurante que combina un renovado concepto de gastronomía castiza con arte urbano. Así es Mitte.


11 marzo 2016 by DAVID ARIAS

Mapa de la cerveza artesanal en Madrid


Artesanía birrera made in Madrid.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *