Los 9 errores más comunes de la feminista principiante

Que yo he cometido. Que vosotras habéis cometido. Que os hubiera gustado que os señalaran. Que quizás os señalaron y os los pasasteis/ (me los pasé) por el **** torero. ¿Estoy pecando de paternalista y de sobrada? Quizás. Es el típico error de feminista B2. Por Filósofa Frívola


15 abril 2015

Allá van:

 

Excusarte constantemente: explicar doscientas veces que no odias a los hombres, que lo que buscas es la igualdad y no la superioridad, que sí, que te maquillas y llevas tacones, que si tienes que andar adaptando el lenguaje para que no te tachen de agresiva… Con el tiempo acabarás comprendiendo que el que no quiere entender no entenderá jamás, y además procurará desviar tu atención y hacer que te disperses. Pedagogía sí, pero en pequeñas dosis y para quien de verdad la quiera.

 

No pedir perdón a las victimas ni entregar las armas: muchas de nosotras las conversas solemos provenir de un turbulento pasado asquerosamente filomachirulo y antisorórico. Ese pasado deja una huella en el entorno. Y, si en el anterior párrafo consideraba un error eternizarse en explicaciones, aquí me parece que todo lo contrario. Es de agradecer (y muchas veces directamente necesario por lo pasmoso de algunas conversiones milagrosas) que la persona cuya conciencia despierta nos avise. Sobre todo si nos tiene acostumbradas a todo lo contrario. Tampoco está de más pedir perdón por las posibles barbaridades que hayamos proferido en el pasado. Aquí el orgullo sobra. Si hemos herido a alguien o a varios álguienes o a x colectivos, pidamos perdón. Compensemos nuestras torpezas mostrando arrepentimiento sincero sin olvidar nunca el pozo de oprobio del que venimos. Aunque a veces cueste.

 

Utilizar “pene” y todos sus sinónimos como metonimia de “hombre”: Este error igual os parece una tontería. Pero el feminismo, para ser feminismo del guapo, o es transinclusivo o no será. Expresiones como “soy una feminazi cortapenes” o “tú, nabo andante” (pongo estos ejemplos porque son los que más usaba esta que escribe) sobran. No porque sean ofensivas para los hombres (que ya hemos quedado en el primer párrafo en que no les debemos explicación alguna), sino porque caemos en un cis-sexismo muy feo. Conviene tener siempre en cuenta que hay mujeres con pene que son nuestras compañeras, y, volviendo al párrafo dos, diré que yo misma tenía una lista de twitter cuya descripción rezaba “hermanas por la extinción definitiva de los infraseres con pene”. Las compas trans me señalaron el feo. Me avergoncé, me disculpé y lo quité. No necesariamente en ese orden.

 

a7f830b43b8792d6b48015215715cd58

 

Creer que el feminismo te confiere poderes mágicos: no se trata de un hechizo para poder salir a la calle en minifalda luciendo celulitis totalmente despreocupada y dando brincos. No conseguirá que de un día para otro dejes de pedir tampones a tus amigas como si estuvieras comprando heroína. No te agobies intentando alcanzar esos estándares arquetípicos de la mujer feminista fuerte, feliz y emancipada. Seguirás teniendo miedo a contestar a un hombre que te acosa en la calle. A alzar la voz cuando un compañero de trabajo haga un comentario sexista. Seguirás teniendo problemas con tu imagen, con las calorías y con lo que el mundo espera de ti. Porque la maquinaria opresiva es potente. El feminismo no es una cabina mágica en la que te transformas en una Wonderwoman capaz de hacer frente al malvado Doctor Patriarcado 24/7. Todas tenemos puntos flacos y los seguiremos teniendo. La diferencia es que ahora somos conscientes de los porqués. Y eso ya es un gran primer paso. Otro pie delante y a por el segundo.

 

No tener cuidado con el adanismo (¿evismo dado el caso?): Más o menos como el niño de cinco años que te cuenta emocionado el chiste del perro Mistetas. Aunque constantemente tengas la impresión de haber inventado el motor a vapor, no eres la primera mujer que llega a las conclusiones a las que tú estás llegando. Ten siempre presente que lo que aprendes a base de leer, conversar y reflexionar es producto de una genealogía. Miles y miles de mujeres que han luchado y han sentado las bases sobre las que ahora se articulan todos esos pensamientos y conclusiones que tienes danzando en la cabeza. Así que cuando se te ocurra la idea-fantástica-feminista-definitiva ten por seguro que Beatriz Gimeno lleva escritos veinte artículos brillantes al respecto. No desesperes. Cada punto de vista es único, y todas nuestras contribuciones, desde la humildad y el reconocimiento a nuestras antecesoras, son siempre valiosas.

 

Creer que hay UNA agenda feminista: es decir, que todos los esfuerzos deben ir encaminados a las llamadas “grandes luchas”: los derechos reproductivos, el techo de cristal, la conciliación, la brecha salarial, etc., desdeñando el resto de asuntos (desde la representatividad en la ficción al machismo en los videojuegos) como secundarios, e incluso frívolos. Llega el día en el que te das cuenta de que las “grandes” cuestiones y las supuestamente “menores” forman parte de un mismo entramado de dominación, por lo que hay que combatir en todos los frentes. Debemos cubrir cada flanco. Jacques Cousteau. Félix Rodríguez de la Fuente. Por tierra, mar y aire. Ninguna violencia por sutil que resulte debe quedar sin respuesta.

 

Quemarse: de nada sirve que el activismo te conduzca a una profunda depresión, ni que se convierta en una fuente continua de disgustos. Es muy probable que el feminismo te acabe distanciando de algunos amigos. A otros directamente no los volverás a ver. Te perderás en absurdas discusiones sin final en comidas familiares. Y cada vez que postees un artículo de Píkara en tu muro de facebook se armará un follón inenarrable en los comentarios. Cuando quedes con tus amigas del colegio y les comentes sobre tu nueva “afición” dos o tres te dirán que eres una antigua. Querrás (como toda buena principiante, volvemos al primer párrafo) cometer el error de contestar e iniciar un debate. Y el resultado te llevará a una desazón que, además de dejarte inútil para el activismo, convertirá tu vida en una gris tristeza llena de impotencia y rabia. Así que cuando veas que no puedes más, abandona. No insistas. Descansa y carga las pilas. Conocemos la táctica de rendición por desgaste y cansinismo. ¡No permitamos que los enemigos se salgan con la suya con esta maniobra tan burda! ¡Te necesitamos a tope!

 

Olvidarse del “otro”… o tenerlo demasiado en cuenta: los feminismos son plurales. Los desvelos de una mujer blanca de clase media poco o nada tienen que ver con los de una mujer musulmana de un país árabe, o una prostituta, o una trabajadora negra de un Walmart en Illinois, o una indígena cuya tierra le ha sido arrebatada. Por muchas tentaciones que tengamos de imponer nuestra agenda, o de hacer de white saviors, los problemas de las mujeres a lo largo, ancho y redondo del globo son muchos y muy diversos. Es nuestro deber conocerlos y tenerlos en cuenta, sin sentir la imperiosa e imperialista necesidad de meter la mano donde no nos llaman. Todas las cuestiones que atañen a las mujeres del mundo forman parte de una lucha global por la emancipación, una lucha en la que intervienen otros factores (raza, clase, orientación e identidad sexual etc.) Resumiendo: No existe tal cosa como “LA mujer”. Como tampoco hay UN color “carne”.

 

Pensar que puedes sola: “Sola no puedes, con amigas sí” es una frase preciosa. Yo, que tengo un pelín de fobia social y además, para qué negarlo, soy vaga, utilizo internet como herramienta primordial para comunicarme con otras compañeras y desarrollar mi activismo. He escrito muchos artículos como este en la soledad de mi habitación. Y sí: el ciberactivismo es tan válido como la lucha en la calle, los colectivos, las asambleas etc. Y nunca dejaré de practicarlo porque, sinceramente, es lo que mejor se me da. Peeeero… salvo por impedimentos físicos/psíquicos de diversa índole, fobias sociales severas, aislamientos varios, horarios infernales etc., no puedo sino recomendar encarecidamente la experiencia de participar en un colectivo. En efecto. Esta loba solitaria ha conseguido encontrar una manada. Mujeres y hombres (sí, ¡es mixto!) con los que estoy en plena sintonía. Poder podemos solas, sí. Pero es cierto que con amigas arrasamos y lo petamos infinito. Más y mejor.

11 diciembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (II)


Las criaturas urbanas tenemos un grave problema con respecto a la vida en la campiña, y es que nuestras mentes son tarros rebosantes de clichés cinematográficos.


10 noviembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (I)


La huida de Madrid, para que sea efectiva, debe hacerse al campo. Esta es la única posibilidad de desanudar temporalmente el vínculo con la capital.


21 octubre 2015 by REDACCIÓN

El futuro ya está aquí


Hoy, 21 de octubre de 2015, Marty McFly habría llegado al futuro. ¿Cómo se celebrará en Madrid este día de homenaje a “Regreso al futuro”?



Comentarios:

Añadir comentario
Arturo says:

Pensaba que sería un buen artículo sobre promover la tolerancia y evitar que la niñata de turno desprestigiara el feminismo como ocurre en gran medida en las redes hasta que llegué a esta parte:

“Pero el feminismo, para ser feminismo del guapo, o es transinclusivo o no será. Expresiones como “soy una feminazi cortapenes” o “tú, nabo andante” (pongo estos ejemplos porque son los que más usaba esta que escribe) sobran. No porque sean ofensivas para los hombres (que ya hemos quedado en el primer párrafo en que no les debemos explicación alguna), sino porque caemos en un cis-sexismo muy feo. Conviene tener siempre en cuenta que hay mujeres con pene que son nuestras compañeras.”

Es decir que según la autora del artículo la indicación inicial de que no hay que estar excusandose ante los hombres dando explicaciones innecesarias sobre sus ideales (algo real y cierto) se convierte en “la única razón por la que no debemos llamar de esa forma a los hombres es que transexuales pueden sentirse heridas”.

Me da pena que se trate de esta forma un movimiento que debería extenderse a todas las personas en favor de la igualdad. Y que en lugar de eso se convierta en una competición libertadora estúpida en la que parece que los hombres son el enemigo al que hay que adoctrinar. Desde luego que en la sociedad actual las mujeres sufren una serie de desventajas y que las cosas deben cambiar. Pero debe haber un esfuerzo conjunto por parte de todas las personas. Él feminismo persigue la igualdad y el respeto y no es algo que se pueda llevar a cabo excluyendo a los hombres del movimiento; y según la autora, la única usar razón para no usar términos tan ofensivos y peyorativos como “nabo andante”, es que puede ofender a aquellas personas que se identifiquen como mujeres a pesar de tener pene.

Más allá de que pueda herir la sensibilidad de personas transexuales si yo oyera ese término referido a mi, me sentiría asqueado por la persona que lo utilizara, de la misma forma que me siento asqueado cuando oigo a un hombre referirse a chicas con el nombre de “coñitos”.

Por supuesto todo lo que comento arriba es exclusivamente mi opinión y la expreso tras haberme leído dos veces el artículo para asegurarme de que no era un error mío de comprensión.

“Sola no puedes, con amigas sí”
dice el articulo.
Al parecer según la opinión de la autora la posibilidad de que los hombres podamos tomar partido a favor de la igualdad es prácticamente nula.

Espero no ofender a nadie con mi comentario pero creo realmente que deberíamos aprender a promover una igualdad de verdad que no se base en comportarnos de la misma forma que despreciamos en otros.

katerine says:

Totalmente de acuerdo con Arturo.

Loca del coñito says:

Querido Arturo,

Como feminista me ha encantado tu comentario. Es perfecto para explicar muy pedagógicamente -como muestra un botón- un fenónemo muy curioso al que todavía no le hemos puesto un nombre divertido.

El fenónemo consite en envolver nuestros prejuicios y bajas emociones en una luminosidad racionalista, escribirlos en un tono falsamente respetuoso e igualitario para atribuirse a uno mismo la coherencia con el fin de llevar al territorio de la radicalidad, la histeria, la idiotez o la infantilidad el discurso de la otra. Y tu comentario es un caso paradigmático, vamos de comentario de texto de selectividad.

Y, ahora, voy a darme el gusto de desmontar tu correcto, coherente y respetuoso artículo:

A ti te encantaría ser feminista, pero no puedes porque no te dejan. Porque las mujeres, no saben ser feministas y no hay espacio para ti en el feminismo. Porque tú eres muy respetuoso y por eso eliges palabras igualmente respetuosas y sin ninguna carga de género como “estúpida” o “niñata”. Pero esperas no ofender, porque si alguien se ofende es por su culpa, o porque es una histérica, no porque tú hayas querido ofender. Porque además de educado eres muy solidario y muy observador porque ves que las mujeres tienen algunas “desventajas”. Claro, sufrimos desventajas estructurales, cómo no sé, nos das los aparcamientos más lejos, no nos hacen ofertas en el Club Día o no sé…porque, sinceramente, yo no llamaría “desventaja” al acoso callejero, a la violencia ginecológica, al feminicio, a los jefes acosando a becarias…
Pero tú eres muy amable y ves esas desventajas, y lo llamas desventajas para que quede bien claro el sufrimiento que provocan. Pero tú no quieres ofender, porque quien ofende es la autora. Que, mira, tú creías que era un artículo bueno sobre feminismo, porque entonces tú lo leérias porque eres un buen ciudadano, ella no.

Y, tú serías feminista, pero no hay sitio para ti en el feminismo. Arturo, aquí se te va un poco, cuando usas lo de “sola no, con amigas sí”, que es una frase inocente, guiño al “solo no con, amigos sí” de la Bola de Cristal, como prueba irrefutable de que en el feminismo no se te quiere. Igual es porque como no usó el masculino neutro, pues claro, eso te confundió.

No tengas pena, porque el feminismo tiene mucho sitio para ti. Si quieres ser feminista, solo tienes que proponértelo. Para empezar, pregunta lo que no entiendas, usa el diálogo entre iguales para discenir desacuerdos. No te creas que lo sabes todo, pregunta -aunque no tienen la obligación de responderte (No, no la tenomos, de la misma manera que una persona que llega en patera tiene que explicarte por qué tienes que ser solidaria con ella, solo faltaba). Y, no sé, el espacio es infinito…

Pero, bueno, gracias por tu comentario, ha sido muy ilustrativo. Y, de verdad, sin rencor, porque tú no querías ofender y eso ha quedado claro desde el principio.

Y, luego, están, aquéllas que están de acuerdo contigo, porque son también muy buenas, y racionales y coherentes, no como las otras que publican cosas como esta. Pero eso ya para otro día.

Anónime says:

Ay, Arturo. Qué difícil debe ser dejar de ser el centro del universo. Ánimo con eso. El artículo me parece estupendo.

Iria says:

Un artículo genial!
He aprendido un montón de cosas gracias a ti estos dos últimos años (y sigo haciéndolo), gracias!
No te desgastes :*

Alicia says:

Totalmente de acuerdo con Arturo.
Qué pena que las ideas (estas u otras) se hagan desde el reproche y rocen el insulto.
El proselitismo, cuando se hace desde una racionalización positiva y empática, surte bastante más efecto.
Y te confirmo (ya que preguntas), sí, suenas a sobrada y a frívola, pero no a filósofa.

Rocío says:

Me parece que escribir artículos como este y responder de esta forma a comentarios constructivos también son algunos de esos errores. Me pregunto qué pasaría si los comentarios fueran algo así como anónimos en cuanto al género.

Álvaro M. Sánchez says:

Me veo reflejado en el artículo y he cometido todos y cada uno de estos 9 errores. Sin ser mujer, ni pretender serlo. En ningún momento me he sentido “insultado” como “hombre” porque creo entender que “no soy yo” pero sí el sistema que me da estos privilegios y genera violencia (yo el primero en propagar todos estos años “violencias menores o sutiles”). Estoy totalmente de acuerdo con lo dicho por “Loca del coñito”.

Fernando says:

El dia que encuentre a una feminista que no esté traumada y resentida con los hombres será un día raro y maravilloso….por desgracia, hoy no es ese día.

Fernando says:

Me he leído algunos otros de tus artículos para ver si todos eran del mismo rollo y he podido ver que sí, todos tienen la misma tónica. Todos critican a los hombres y ninguno se para a pensar si los hombres sufren también desventajas de género (que si que sufrimos).
En fin, tu misma, es tu vida puedes obsesionarte con lo que quieras. Aunque (y te lo dice un enfermo mental) si ya tienes problemas mentales plantéate si esta obsesión y rabia con el machismo no es parte de tus problemas.
Serás más feliz

Cristóbal says:

Me ha encantado el artículo y casi tanto la respuesta de loca del coñito. A los arturos y sus fans mucho ánimo que ya queda menos.

Curro says:

Arturo (y compañía). Soy consciente de lo difícil que resulta explicar ciertas cosas sin ofender a personas como tú, tan susceptibles, pero voy a intentarlo.
Verás, desde fuera parece que tu comentario proviene más de tu miedo/resentimiento que de otro sitio. ¿Por qué digo eso? Porque es lo que suele ocurrir cuando alguien extrae de un texto solo aquello que le conviene para constatar que ha encontrado aquello que quería entontrar en él, dejando a un lado lo demás.
Bien. Dices que lo has leído dos veces, pero cuando eliges solo la frase «Sola no puedes, con amigas sí», eliges ignorar que justo antes dice estar en un colectivo donde hay «mujeres y hombres (sí, ¡es mixto!) con los que estoy en plena sintonía». Y a todas luces, por lo menos para mí, esta frase la has ignorado porque no te convenía. Además, no caes (o no has querido caer) en la cuenta de que aquí «amigas», como se te indica más arriba, es un neutro en femenino, práctica muy usual en colectivos feministas.
Vamos, que da igual las veces que leas un texto si lo que tú quieres leer en él está entre ese texto y tú…

Idoya says:

Loca del coñito: totalmente de acuerdo contigo. No lo podías haber dicho mejor.
Arturo, Fernando, hacéroslo mirar, de verdad y no seáis tan hipócritas. Mira que hablar de “desventajas”. Patético, de veras. Y que conste que ya estamos acostumbradas a vuestros comentarios en diferentes redes…en fin, más de lo mismo. La verdad es que el feminismo a vosotros precisamente no os necesita ni os quiere. Tal cual. Menos mal que no todos los hombres opinan como vosotros, uf!!

Edgar says:

Dices 9 errores, yo diria que te dejas uno, y es recordar y casi machacar porqué hace mucha falta, que el feminismo teórico (que no práctico) lucha por la igualdad y no juzgar por sexos partiendo de la base que la mujer es la gran perjudicada de la historia.

Fui feminista pero dejé de considerarme tal porqué me di cuenta que la teoría no era lo mismo que la práctica. Yo defiendo que no seamos, ninguna persona, juzgada por el sexo. Que la ley sea pragmática y no se vea al hombre como al malo, pues esto no es ser ni pragmático ni justo.
Defiendo que el feminismo no defiende la igualdad, solo mejorar y mucho la situación de la mujer (que debe mejorar) pero empeorando mucho la situación del hombre, en sentido de cometerse injusticas donde por ser hombre es malo. Juzgando a las personas por su sexo y cayendo en el sexismo cuando deberiamos todos pedir y demandar nada de violencia doméstica, nada de acoso, independientemente que sea a un hombre o una mujer. Porqué el sexo de la persona no puede tener importancia a la hora de escoger trabajo.

El grave error de la sociedad no es el machismo y el patriarcado (que también), es el sexismo y lo mencionado antes es sexismo al fin y al cabo.

Si una persona, generalmente una mujer, le preguntan porqué es feminista, debe entrar en el debate porqué justamente lo que surge con el tiempo efecto es la pedagogía. Es fomentar el debate racional, no simplemente decir soy feminista y ya, y no poder debatir como persona civilizadas.
Tu les dices que anda, no entren en ningun debate, ¿miedo a razonar, a que encuentren pegas y fallos?

Si quiza la gente que se denomina feminista entrará más el debate veria sus propios errores que está fomentando, el cual el peor es que alguna gente haya promovido el odio al hombre, que somos inferiories. Lo conocido como hembrismo.

Yo soy igualitarista y todas aquellas personas feministas que aun considerais el feminismo correcto, deberias fomentar el debate racional en los circulos feministas para justamente hacer que la teoria y la práctica fueran iguales y asi defender que no se debe juzgar por sexo. Tener cabeza y denunciar todo lo que este mal, como la ley de violencia de género en España, pues eso es dar poder a la mujer y que todo hombre es malo, donde no hay nada pragmático en la ley y en como se imparte justicia. Toda violencia es mala, sea echa contra un hombre o una mujer y esa ley permite injusticias y abusos y no ve que también hay hombre victimas de violencia de género. Dice que la mujer es la única víctima y que cualquier cosa es violencia de género. Él controla el móvil de su pareja, violencia de género. Ella controla el móvil de su pareja, na, aquí no pasa nada, que se joda, es un hombre.

Si bien Arturo puede haber cometido algun error, si que tiene que anteponerse el razonamiento y sobretodo el NO JUZGAR POR EL SEXO.

Por cierto, dicho de sea de paso porqué algunas personas de seguro me acusais de eso, no soy machista y si denuncio todo el model patriarcal y machista que hay, porqué juzgan justamente a la persona por el sexo y como he dicho muchas veces no quiero, no se debe juzgar por el sexo. Denuncio machismo donde lo haya, mi padre me maltrato a mi y a mi madre y es un machista acabado, pero eso no significa que no pueda decir donde las y los feministas os equivocais.

Por poner un ejemplo, si en una empresa, en su dirección hay 8 hombres y 2 mujeres, esa empresa es machista totalmente, da igual que este haciendo muy buena labor, en cambio si una empresa en su dirección tiene 8 mujeres y 2 hombres, esa empresa es genial, moderna, y da igual si fomenta sexismo a traves de publicidad.
El dia que avanzaremos será donde no veremos a la dirección como 10 personas y su sexo importe poco.

Simon says:

El artículo me ha encantado, muy ilustrativo y divertido; Curro tu respuesta a Arturo y compañía muy acertada, se nota que solo ha resaltada la parte que a él le convenía y ha ignorado el contexto, vamos que es más de lo mismo, una persona con el patriarcado metido hasta el tuétano que se esfuerza en infravalorar los comentarios de una mujer a la que tiene miedo.

Arturo says:

Bueno, no he visto mucho cómo desmontabas mi argumento, y he tenido la sensación de que solo te metías conmigo por minimizar el sufrimiento de la mujer, si es así pido disculpas sinceramente. Sin embargo aclaro un par de puntos. Desde luego no considero niñatas a las feministas. Me refería en particular a las chicas que hablan de feminismo insultando a los hombres, como método, lo cual es real.

Hablas de que soy susceptible pero yo sigo viendo que tu comentabas que tenías en tu lista de twitter el nombre: subseres con pene. Disculpame si soy especialmebte susceptible pero insisto en que a mi me dolería que me llamaran subser y no creo que esto se trate de susceptibilidad.

Afirmas que mi comentario es muy ilustrativo diciendo que pretendo hacer afirmaciones irrefutables y no es así, he leido lo que has mencionado del grupo mixto, sin embargo me parece que el texto no menciona en ningún caso la posibilidad de que los hombres puedan comprender el feminismo.
Pero bueno dices que tiene que ver también con el uso del lenguaje así que en ese caso lo dejo ahí.

Para terminar insisto en mi argumento, no creo que una persona pueda predicar la igualdad desde la falta de respeto al otro género como colectivo. Por muchos problemas que tenga la mujer, si llamamos cerdos machistas a todos los hombres es difícil hacerles ver que hay una intención positiva detrás del cambio. Pero eso es algo que ocurriría con cualquier colectivo o minoría.

Una vez más espero no ofender a nadie.

Un saludo

Arturo says:

Añado un último comentario para los que dicen que sólo resalto la parte del texto que quiero.

Por supuesto.

Es decir me parece que algunos puntos son acertados. No pretendo decir que el artículo sea una mierda ni que no tenga razones o argumentos. Pero me parece mal otro punto que es el que he sacado a relucir. Cometemos el error al debatir de pensar que todo lo que dice la persona con la que discutimos es erróneo y estúpido. Al parecer es lo que han considerado muchos aquí de mi al menos. Pero bueno cada uno actúa y habla como quiere, sobre todo en Internet.

Un saludo.

Carmen says:

Desde luego, hay que ver, una persona, cómo Arturo en los comentarios dice que el insultar no es la forma de extender el feminismo y ya es una víctima del patriarcado que tiene miedo y odia a las mujeres, venga chavales y chavalas, podéis retiraros. Cualquier comentario, no importa lo respetuoso o racional que sea, nos lleva la contraria en un punto y ya es que la persona es idiota. Sigamos así, sin escuchar y sometiendo a los penes andantes que así seguro que la igualdad viene a nosotras ella solita.

Alicia says:

Querido Arturo,

Lamento comunicarte que sí se trata de un problema de comprensión por tu parte. No has entendido(casi) nada, compañero. Creo que Filósofa no se refiere (sólo) a las transexuales cuando habla de mujeres con pene. Tampoco se dirige sólo a los hombres en el primer párrafo, como te ha parecido. Por desgracia, la mujer, por el hecho de serlo, no es también feminista (¡ojalá!). Por último, este artículo, entre otras cosas, celebra, PRECISAMENTE, la participación de hombres en los asuntos feministas. No es mi percepción, eh, cito textualmente: “Esta loba solitaria ha conseguido encontrar una manada. Mujeres y hombres (sí, ¡es mixto!) con los que estoy en plena sintonía”…

Dale una tercera lectura, por favor.

Arturo says:

Yo creo que esto habla por sí mismo:

“No porque sean ofensivas para los hombres (que ya hemos quedado en el primer párrafo en que no les debemos explicación alguna)”

Creo que el hecho de que sean ofensivas para personas que no tienen absolutamente nada en contra (estén o no a favor) del feminismo es incorrecto pero sobre todo innecesario.

Y he leido lo del grupo mixto perfectamente, lo que no altera para nada que el tono del texto.

anon says:

Arturo que poca comprensión lectora. Recuerda el título del artículo: “los-9-errores-mas-comunes-de-la-feminista-principiante”.

Saludos

Arturo says:

Perdoname pero el error en este caso es tuyo, comprensión lectora me sobra, pone claramente que la razón por la que no usar estos términos NO es que puedan resultar ofensivos para los hombres sino para aquellas transexuales que se identifican como mujeres.

Un saludo

Sofía says:

Hola, en primer lugar felicidades por tu prosa, por las conclusiones a las que has llegado y que aquí compartes y por tu sinceridad. Estoy de acuerdo en lo de trabajar, hablar, pensar… en colectivo, con amig@s, pero a veces es bastante complicado hacer manada, conjeniar y que dure. Tienes muchas suerte! 🙂

Yo soy feminista convencida, estudio sobre ello, y me sigue siendo difícil saltar cuando alguien de mi entorno se suelta el típico chascarrillo sexita; a veces pienso que es hasta vergüenza agena.

Muy buen post, inspiras y haces sentir que hay red después de todo. Aunque creo que es importante saber estas cosas, creo que no tendrían el mismo sentido si anteriormente no las hubiésemos experimentado…

Saludosss!!

Kvån says:

Yo no puedo estar más de acuerdo con el artículo.

Pero me gustaría que en vez de no tener reparo en faltar al respeto a los hombres (con lo de los penes y tal) se faltase a los machirulos, que son los que merecen toda vuestra ira.

Vergüenza me dan estos hombres que hablan de “desventajas”, quiero añadir.

Kvån says:

Creo que el que se lleva el premio definitivo es Edgar.
Sin estar de acuerdo con él, usa un argumento estúpido. Suponiendo que tuviese razón, que lo práctico no se corresponda con la ideología no anula la teoría, en tal caso la práctica estaría mal aplicada y ya. Lo que saca a relucir, para variar, el puto ego machirulo de siempre de crearse un movimiento que lo único que cambia es el nombre para limar complejos.

egolastres says:

Esta es mi aportación: “¡Qué coñazo de gente, de verdad! El feminismo se ha llevado a muchas amigas. ¡Pesadas del coño!”

Saludos,
@egolastres.

Marta says:

Adoro leerte, siempre me haces reflexionar y avanzar en mi proceso de deconstrucción.
Gracias!

David says:

Otro artículo como muchos que hay en la que se viene a decir lo mismo, supuestamente los hombres son seres demoníacos y las mujeres entes hechos de luz y amor incapaces de hacer nada malo.
La realidad es que hay mujeres homófobas, hombres homófobos, mujeres violentas, hombres violentos, etc., pero aceptar esto exige pensar, y lo fácil es reducir todo el problema a “yo soy una mujer, todos los que no sean como yo son malos”, así la complejidad de asumir que tanto un hombre como una mujer puede ser un/a auténtico/a hijo/a de puta, con su pareja o con quien sea se desvanece.
Qué bien que la autora del artículo haya encontrado la solución a todos los problemas del mundo: Los hombres (infraseres, cono dice) somos malos y ella es buena.

Maria says:

Pues yo soy mujer y no soy feminista y me alegro de no serlo.
El feminismo se pasa bastante a veces . Exige igualdad en lo que interesa y en lo que no , pues nada porque somos mujeres y punto.
No no no soy feminista creo en la igualdad de las personas por el simple hecho se ser personas .

Maria says:

También está claro que hombre y mujer son diferentes , no pueden exigir igualdad en todos los aspectos porque su naturaleza es.diferente y eso.no se puede cambiar . No se puede exigir una igualdad completa cuando no somos exactamente iguales , somos diferentes y eso no es malo o no debería serlo .
Es que a veces en vez de feminismo parece victimismo y eso sí que no va a ninguna parte .

MiPeneFeministo says:

“”muchas de nosotras las conversas solemos provenir de un turbulento pasado asquerosamente filomachirulo y antisorórico.””

Es decir, un movimiento en donde “muchas de ellas” entran traumatizadas de base… Creo que en las sectas se entre igual.

Me parece perfecto el feminismo, de verdad, pero mejor si dentro hay personas psicologicamente lo mas sanas posibles sin traumas que le causo un fulano y como fulano la malatrato, la acoso, ect, todos los hombres son fulano o se le parecen, y si no, igualmente lo son.

Mientras no sea un movimiento de movimientos objetivo, ni habra feminismo, ni lucha ni nada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *