Los alcaldes rebeldes de la historia de Madrid

Los madrileños solemos decir que no hay otra ciudad como Madrid. Forma parte de nuestro descaro ser el centro del Universo… ¿o es que realmente es única?Porque Madrid, cuyo deporte favorito es ver y ser visto, no es la imagen acomodada y convencional que ha transmitido los últimos veinte años en la elección de sus representantes políticos. Madrid siempre ha sido rebelde, alegre y luchadora. En Madrid ha brillado su precioso cielo después de tiempos oscuros. Por Dani García


21 mayo 2015

Madrid es una ciudad rebelde. Es la capital de España porque un hijo rebelde, Felipe II, desobedeció a su padre, Carlos I, y se llevó la capital a donde no le faltara nada de caza y no le molestaran los aristócratas. Madrid siempre ha sido confiada y ha tratado de ser en todo tiempo alegre, como pregonaron unos pocos madrileños tras el estreno de La ciudad alegre y confiada de Jacinto Benavente en el Teatro Lara al verse reflejados en la obra. Será porque Madrid es soleada y de cielo único, ya la llamaban los árabes “pueblo del sol”, pero Lope de Vega, que no vivió época de atascos, negación política de la contaminación y sociedad de consumo, elogió ese cielo (en Los novios de Hornachuelos) como el cielo más singular, más original y más romántico que tiene villa en España. O porque Madrid es simpática hasta el punto que los madrileños son más abiertos al forastero que al nativo, porque madrileño es una vocación, como advirtió Tirso de Molina en Villana de Vallecas: A extranjeros trata bien / si mal a sus naturales.

 

Han pasado dos décadas de una ciudad desflorada por el ladrillo y la mercantilización de sus espacios públicos, arquitectónicos y sociales; invadida por los moldes urbanos de fábrica del neoliberalismo como si de un Nueva York o Londres más se tratase, restándole su esencia local característica; marcada como el eje central de la riqueza y corrupción estatal de unos pocos; y, en consecuencia, asentada en pensamientos acomodados y dóciles. Por eso, en tiempos oscuros pasados y que quieren prorrogar, pongamos en memoria algunos alcaldes que hicieron brillar más el sol de Madrid, agigantaron la alegría y simpatía de los madrileños y enaltecieron la rebeldía interna castiza.

 

carlos III

Carlos III (Anton Rafael Mengs).

 

Carlos III

 

Llamado “el mejor alcalde de Madrid”, el cuarto Borbón en España era alcalde (y rey) por la gracia de Dios, no por elección de los ciudadanos. Pero, lo que califican algunos historiadores, como su “mentalidad progresista” trajo parte de la fisionomía de la ciudad que conocemos hoy, embelleció un pestilente lodazal e introdujo políticas culturales y de saneamiento avanzadas para la España de la época. Durante su “mandato” se configuraron los amplios paseos de la Chopera, la Castellana, el Prado, Recoletos, Acacias o Delicias, y se construyó la Puerta de Alcalá, el Museo del Prado, el Jardín Botánico y gloriosas fuentes para engalanar anchas avenidas como Cibeles y Neptuno. Carlos III hizo un Madrid donde su cielo brillaba más.

 

Alegoría de la Constitución de 1812 (Anónimo).

Alegoría de la Constitución de 1812 (Anónimo).

 

Pedro Sainz de Baranda

 

Primer alcalde constitucional de Madrid en 1812, ferviente liberal aunque adoptó medidas despóticas que carecieron de oposición de los madrileños (de hecho, todo lo contrario) y protagonista de los muchos relatos de los bravos madrileños en la Guerra de la Independencia. Sainz de Baranda desprendía la personalidad desafiante y chulesca madrileña. En pleno estallido del comienzo del Trienio Liberal (1820-23), Sainz de Baranda recuperó la alcaldía fruto de una elección asamblearia alentada por el exaltado pueblo en la Plaza de la Villa. Cuando Fernando VII acató la Constitución de 1812, mandó publicar en todos los edificios públicos un texto donde se relataba el juramento de la Carta Magna por el Borbón, hizo mantener la iluminación y repique de las campanas durante tres días en señal de celebración y mandó leerla en todas las parroquias de la ciudad, además de liberar a los presos políticos de la Inquisición. Sainz de Baranda agitó el castizo rebelde de todo madrileño.

 

Enrique Tierno Galván y Ramón Tamames asisten a la manifestación del 1º de Mayo, 1979 (Pedro M. Martínez Corada).

Enrique Tierno Galván y Ramón Tamames asisten a la manifestación del 1º de Mayo, 1979 (Pedro M. Martínez Corada).

 

Enrique Tierno Galván

 

El “viejo Profesor” despertó a Madrid de una pesadilla, de décadas de un Madrid oscuro y uniforme, reprimido de su naturaleza alegre y rebelde. Era su forma de estar y ser en el mundo lo que hizo a Tierno un alcalde digno, un alcalde populista por su sonrisa y su franqueza y un alcalde irresistible por sus célebres pregones y locuciones entre populares y cultas: “Rockeros, el que no esté colocao que se coloque y al loro”. El portento intelectual y culto (cuando recibió a Juan Pablo II tuvieron una conversación en latín) reedificó barrios obreros sumidos en el chabolismo en los años sesenta como Orcasitas, Villaverde, Vallecas y Usera. El alcalde “enrrollao” hizo del Manzanares un río decente para que dejara de ser una cloaca, incluso soltó 25 patos en el río como símbolo de que el agua estaba limpia, aunque no se fiara de que algún madrileño les lanzara una pedrada. El alcalde que fue despedido el día de su entierro multitudinariamente aprobó la absorción por parte de la EMT de 21 líneas de autobuses que estaban en manos privadas; y creó el bonobús, aquel cartón alargado que había que picar. El político que devolvió a Madrid su alegría innata fue el promotor de los Veranos de la Villa, quizá el único reducto cultural no vilipendiado en nuestros tiempos.

13 octubre 2017 by REDACCIÓN

Movistar Likes, experiencias exclusivas para personas únicas


Descubre todo lo que tiene preparado para ti Movistar Likes.


13 septiembre 2017 by redacción

El diseño más contemporáneo en MINIHub


Jorge Penadés habla en MiniHub sobre el diseño más contemporáneo.


09 junio 2017 by GERARD VOLTÀ, YOS PIÑA NARVÁEZ (ERCHXS)

Re-volver: anarchivo-radical, delirios LSD y La Lupe


Dos personas dialogan en una sola voz expresando pensamientos, vivencias, opresiones y activismos en torno a lo queer y al VIH.



Comentarios:

Añadir comentario
Jorge says:

¿y Carmena?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *