Los Punsetes: Fabrica de hits

Un disco de Los Punsetes siempre es buena noticia, así que les entrevistamos a propósito de la reciente aparición de “LP IV”, donde se estrenan con el sello de Canada, repiten producción con El Guincho y, sin perder la potencia del anterior “Una montaña es una montaña”, vuelven a la inmediatez de sus inicios. Por Jorge Navarro


20 noviembre 2014

capt1

 

Siempre he pensado que realmente no importa mucho la pericia instrumental si las ideas son buenas y las maneras de llevarlas a cabo son efectivas. Mi flechazo con Los Punsetes fue hace más de cinco años, cuando escuche la apabullante cantidad de hits de su mítico primer disco. Su propuesta era distinta a la de la mayoría por aquel entonces: aquellas canciones rezumaban ingenio, mala baba, y recuperaban cierto espíritu de los 80 que el indie llevaba ignorado demasiado tiempo. Luego descubrí las maquetas, aparecieron los siguientes discos y la lista de canciones brillantes fue en aumento. Ahora, después de diez años de intachable carrera musical y un repertorio plagado de auténticos himnos, podemos afirmar que Los Punsetes, dueños de un sello inconfundible, se han convertido en  uno de los grupos más importantes que ha dado la música alternativa nacional, y este último trabajo no hace más que refrendarlo.

 

 

Noto una reacción con respecto al disco anterior. Habéis optado por una línea mucho más directa esta vez. Hay una vuelta a las canciones, a una concepción más puramente pop de las canciones, como en vuestros primeros discos. Esta vez hay menos desarrollos, os entretenéis menos, vais al grano ¿Por qué esta vuelta a la inmediatez?

Como solemos decir, estas cosas no suelen ser premeditadas, pero pensando en los anteriores discos, sí parece que funcionemos un poco por reacción a lo inmediatamente anterior. Vistos en perspectiva, el primer disco era más machacón y oscuro, “LP2” era más variado en cuanto a ritmos y creo que más accesible y “Una montaña es una montaña” volvió a ser más oscuro y tenía una idea un poco más conceptual. Este es un poco más directo, más fácil. Pero no renegamos de ninguna de las etapas, por llamarlas de alguna manera. Cuando tienes unas cuantas canciones hechas, las cosas se van definiendo y se perfila el tono del disco.

 

Sin embargo “LPIV” si que podría decirse que continúa el camino abierto por “Una montaña es una montaña” ya que, a pesar de la inmediatez y la intención de conservar la entidad individual de cada corte por encima del conjunto, todo suena exuberante, lleno de detalles, con capas de guitarra en primer plano y una producción importante. ¿Cómo fue el trabajo realizado en el estudio de grabación y en la posterior mezcla del disco?

Respondiendo a la “intención de conservar la entidad individual de cada corte”, te diría que una de las cosas que más me gusta del disco es que tiene una identidad muy potente en cuando a sonido e intención de producción, y eso se nota en cada una de las canciones. No es un disco en el que cada canción suene de una manera. Para mí, es un disco muy especial y reconocible en términos de sonido. Esto, evidentemente, es mérito de Pablo y Brian. En cuanto al trabajo de grabación, lo hicimos todo por separado, sin coincidir entre nosotros en el estudio para nada. Teníamos las partes de las canciones muy bien identificadas y las tratamos de manera muy concreta, intentando que cada fragmento tuviese un toque distintivo y diferente de las demás. Hubo momentos en el estudio en que pensamos (el grupo) que quizá nos estábamos pasando, que iba a ser muy caótico, pero estamos muy contentos con el resultado.

 

capt5

 

Repetís con El Guincho y Brian Hernández en la producción y mezcla, respectivamente. Todo suena muy potente ¿Este nuevo sonido, más exuberante en detalles, ha influido en vuestra manera de plantear los directos? ¿Qué grado de importancia tienen en el sonido Punsetes actualmente?

Bueno, digamos que, con el disco ya grabado, nos tuvimos que meter al local a rehacer todo lo que habíamos hecho en el estudio porque había muchísimos detalles que habían aparecido o cobrado importancia. Reajustamos un poco el sonido del grupo para ser fieles a lo que está grabado, compramos pedales nuevos… Así que sí, el sonido del disco ha influido. Pablo y Brian están teniendo mucha importancia en el sonido del grupo, está claro. Para eso les llamamos.

 

Este disco no funciona como un todo, sino como una colección de canciones amalgamadas por un sonido y estilo común, esto favorece un tipo de escucha más desordenada y la verdad es que entra sólo. Además es más festivo y tiene mayor potencial de hits. ¿Consideráis este disco más “accesible” que sus predecesores? 

Creo que lo has definido bien: es más festivo y entra solo. Es más rápido en cuanto a tempos, así que sí, supongo que se puede decir que es más accesible.

 

Las melodías, junto con las letras, han sido siempre vuestros puntos fuertes. Me da la sensación que, como en el “Una Montaña es una montaña”,  las primeras se han impuesto ligeramente a las segundas. “Me gusta que me pegues”, “Arsenal de excusas”, “Museo de historia natural”, son muy pegadizas. ¿Habéis puesto especial esfuerzo a este respecto? ¿Notáis más perfeccionamiento en este sentido?

No separamos las letras de las melodías, suelen ir unidas desde el principio de la canción. Normalmente, no llegamos al local con una melodía a la que luego le ponemos la letra encima. Viene todo junto. Será que esta vez nos ha salido mejor.

 

Las letras siguen siendo cojonudas, directas e incisivas, pero (que conste que está es sólo una opinión de mierda más) en general percibo menos mala baba y menos tormento personal, los temas son menos oscuros y cabrones. Me refiero al tono jodido que tienen “Queridoalberto”, “Accidentes”, “Pinta de tarao” o “Por el vicio”. En lo nuevo hay ironía y masoquismo, como siempre, pero me resulta más “amable”. ¿Qué pensáis de esto?

Pues que frases como “esta mierda de persona que me dicen que soy yo”, “sólo quiero estar muerto”, “me siento más imbécil y más viejo” o “afílate los puños en mi cara” no suenan muy amables. Y si esas frases están en las canciones es porque cuando las escribimos las pensábamos, no hay ironía ninguna. Creo que el disco tiene un punto más amargo que los otros en las letras.

 

En muchos versos sois geniales y, sin embargo, parece casi imposible que os decidáis a titular un disco decentemente. Parecía que con el “Una montaña es una montaña” os habíais redimido. ¿Qué os ha pasado esta vez?

Pues que no hemos encontrado un título que nos dejase cómodos a todos o a la mayoría. Pero “LP IV” me parece muy bonito. Y no es tan fácil titular un disco, ¿eh?

 

capt6

 

Opinión de mierda” es bastante temazo (otro más de una larga lista ya) pero lo que todavía lo hace mejor es que con él os habéis adelantado a los críticos y blindado contra cualquier tipo de comentario, sobre todo los negativos. Un hit de semejante calibre le calla la boca a cualquiera. A la inmunidad por la excelencia ¿Buscabais esa doble finalidad?

No, pero está claro que viene muy bien para zanjar conversaciones.

 

Siempre me ha llamado la atención que os ponéis reflexivos y/o más lúgubres al final de vuestros discos. Los últimos temas suelen ser más largos y con un tono más enigmático y trascendental que el resto. En “Una montaña es una montaña” y “LPIV” además citáis a John Cage y Guy Debord, respectivamente. ¿A qué se debe la colocación estratégica de este tipo de canciones? ¿Buscáis normalmente ese cierre más intenso?    

A mí me gusta mucho ordenar los discos de manera muy clásica, poner las canciones más pegadizas y ligeras al principio y las más oscuras o reflexivas en la segunda cara. Un poco como se hacía con las caras B de los singles. Además me parece que con nosotros es una idea que funciona muy bien. En cuanto a las citas, siempre hay algunas por ahí, a ver quién las caza.

 

Ha pasado una década ya desde que os juntasteis para tocar. Después de un par de maquetas, algún EP y 4 LP’s. Por trazar una cronología a través de vuestras propias canciones ¿Qué diferencia hay entre Los Punsetes de “El secreto de tus coletas” y los de “Nit de l’Alba”? ¿Qué ha quedado aparte de una brillante colección de canciones?

Que somos más imbéciles (probable) y más viejos (seguro). Que hemos perdido a Gonzalo por el camino. Y una brillante colección de canciones, que a ver quién las tiene mejores. Nosotros nos lo pasamos muy bien y creo que la gente que de alguna manera tiene relación con el grupo también, y eso es lo más importante.

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *