Lynch 10 – Rizoma 5

Que haya venido Lynch a Madrid para hablar de meditación trascendental ha sido un lujo  y habrá que agradecer al Rizoma el hecho de hacerlo posible. Sin embargo muchas cosas no han encajado en la organización de un festival que cuando invitó a John Waters brilló por todo lo contrario.
Por Cati Bestard


17 octubre 2013

La firma de Lynch y el pack de las entradas

 

A dos semanas de la llegada de Lynch no se sabía nada de las entradas, de cuál sería su precio ni de cuándo se pondrían a la venta. Sin embargo en el momento en que se lanzaron no fue tan difícil hacerse con el pack de “Cabeza borradora”. Y este ha sido el resultado.

 

1. ¿Conferencia?
El martes a las 20h de la tarde el Auditorio del Reina Sofía estaba lleno hasta arriba, en dos salas distintas: una de 400 personas que veían a Lynch en directo y otra de 200 con una pantalla. Entró Lynch, pidió un minuto de silencio a través de su traductor -cuyos servicios de traducción fuero poco acertados hasta el punto que alguien del público intervino en un momento dado- y luego se informó a los asistentes de que la dinámica iba a ser pregunta y respuesta. Por suerte el contenido de las preguntas se centró en la meditación trascendental y sus respuestas fueron tan reveladoras y mágicas como todo lo que hace el artista. Sin embargo si el formato iba a ser este ¿no podrían haber avisado para que los asistentes se prepararan las preguntas?
2. Cabeza Borradora
Lynch nunca explica sus películas, no quiere interferir en la interpretación de nadie y prefiere que cada uno saque sus conclusiones. A pesar de todo la proyección de “Eraserhead” presentada por Lynch fue un gran reclamo. El cineasta dijo: “Nunca he presentado ninguna de mis películas. Diré que “Eraserhead” es mi primera película y que me inspiré en la industria tabacalera y en Philadelphia (Pennsylvania)”. Tres preguntas del público y punto y final. No es que Lynch tuviera que dar más, es que tal vez el planteamiento era algo equivocado. Para rematarlo la proyección se cortó varias veces, pero supongo que esto fue una simple cuestión de mala suerte.

 

3. La fiesta

El universo Lynch podría haber dado mucho de sí, incluso sin esforzarse demasiado. La supuesta fiesta lynchiana celebrada en el Círculo de Bellas Artes fue literalmente un timo. Ni la ambientación (que no la había), ni la música, acompañaban a una noche vendida como otra cosa. El espectáculo teatral que se había montado en una de las salas laterales poco tenía que ver con el imaginario del artista, más bien te invitaba a salir de allí corriendo y no volver atrás.

 

Lo mejor del kit “Cabeza Borradora”
Como no solo hay que resaltar lo malo de las cosas, aquí un top de lo mejor de la visita de Lynch.
1 – David Lynch
2 – La sesión de preguntas y respuestas de Lynch en el Reina Sofía
3 – La firma del libro “Catching the big fish”
4- El pack de las entradas: con la pegatina del pelo de Lynch y los peta zetas. Aquí sí se habían cuidado los detalles.

 

 

11 diciembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (II)


Las criaturas urbanas tenemos un grave problema con respecto a la vida en la campiña, y es que nuestras mentes son tarros rebosantes de clichés cinematográficos.


10 noviembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (I)


La huida de Madrid, para que sea efectiva, debe hacerse al campo. Esta es la única posibilidad de desanudar temporalmente el vínculo con la capital.


21 octubre 2015 by REDACCIÓN

El futuro ya está aquí


Hoy, 21 de octubre de 2015, Marty McFly habría llegado al futuro. ¿Cómo se celebrará en Madrid este día de homenaje a “Regreso al futuro”?



Comentarios:

Añadir comentario
Momoiro says:

No podría estar más de acuerdo.

Desastre en muchos aspectos, desde las entradas (el precio de los kits me resultó excesivo, pero cuando lo pagué pensé que merecería la pena), hasta el no avisarnos del formato de la conferencia (pregunta – respuesta) y por supuesto el gran timo de ayer: la fiesta “lynchiana”. Qué vergüenza, no pude aguantar ni una hora.

Omar says:

Mención aparte comentar que si el formato de la conferencia era el de Pregunta-Respuesta, se podría haber contado con media horita más para poder haber respondido a más preguntas. Entiendo que aumentar el tiempo podía agotar a Lynch que no nos olvidemos es un señor ya mayorcete, en ese caso hacer un descanso de una horita y partir una conferencia de 3 horas y media por la mitad hubiera estado bien.

Otro asunto es que se podría haber contado con un puesto de venta del libro en la conferencia, muchos fuimos sin él y nos dio ganas de haberlo comprado.

Lynchiano Decepcionado says:

Aquí otro totalmente de acuerdo.

Sólo pude ir a la cena y a la fiesta, me desplacé a Madrid expresamente para el evento. Ya empezamos mal porque nos habían dicho que la cena era a las 21:00, que nos llamarían para darnos los detalles. El mismo miércoles a primera hora de la tarde seguíamos sin saber nada. Una amiga preguntó por correo y le dijeron que ya nos llamarían, pero que sería a las 20:30 en el Círculo de Bellas Artes. Total, que al final no me llamaron ni a mí ni a ninguna de las personas con las que hablé. Mal el exceso de secretismo y mal la incertidumbre causada a los asistentes.

Luego, el rollo “no molesten a David Lynch”: no hacerse fotos y no pedir que firme nada. ¿Pero por qué se pensaba esta gente que íbamos a pagar 150 euros? ¿Para cenar a 20 metros de David Lynch medio oculto en la penumbra? Pues no, si fuimos era precisamente para estrecharle la mano, cruzar 2 frases, hacernos una foto y que nos firmara alguna pieza de nuestras colecciones. Ni más, ni menos. Y se podría haber hecho perfectamente si simplemente durante el cóctel, entre plato y plato y después de la cena, se hubiera ido pasando a su ritmo a saludar a los asistentes. Sin aglomeraciones, ni avalanchas, ni colas. Eso es una “cena con David Lynch”. Lo otro es una “cena en la misma sala que David Lynch”.

La fiesta, coincido con lo dicho: de lynchiana nada, un timo como un camión.

Igor says:

Sólo aclarar un punto. Hubo 2 cenas. Una de ellas fue a la que asistión Delfín, Rossy de Palma y Corbacho (entre otros), que se celebró el día 15 y, efectivamente, asistieron muchas celebrities… La segunda cena fue ayer, día 16, a la que asistimos casi 80 personas, las cuales tuvimos la ocasión de saludar a David Lynch tanto al principio como al final de la cena (eso sí, de forma muy rápida en algunos casos), y tuvimos que pagar los 150€ (o 210€) del pack, ya que esta segunda cena era a la que teníamos entrada el “público general”… Ah, y no había ninguna celebrity, exceptuando a Lynch y Russian Red… (si había otro famoso no me sonó verle…). Un saludo!!

Francisco says:

Perdón, un inciso, respecto a la sala, que era una especie de teatro, era ambientación Lynch total, con varios personajes de sus películas, sólo alguien que no ha visto sus películas puede hacer un comentario tan desafortunado.
Por otro lado si es verdad que se le puede dar algún capón a la organización, pero no por las razones que comentas aquí y que si que se las haré saber si creo oportuno a los organizadores, por que así a vuela pluma, sin hablar directamente con las personas todos decimos muchas cosas, pero si tienes quejas házselas llegar a ellos, no critiques de forma destructiva y poco afortunada, por tu desconocimiento del evento.
Pero te doy las gracias por tu sinceridad de haber dicho que no has estado, no obstante dales un tirón de orejas a tus informadores, poco afortunados ellos.

admin says:

Igor, eliminado lo de la cena. Gracias por la aclaración.

Juan Diego says:

Alguien sabe por qué en la fiesta no había música temática sobre el cine de Lynch, o proyecciones , o performances convincentes o algo? Me pareció una fiesta anodina que termino con música indie de moderneo que nada tenía que ver con la esencia de Lynch. Un desastre patético, igual que esas cervecitas que regalaban con la entrada en copa de plástico jaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *