Mad is Mad

Existe en Madrid una galería donde es posible comprar arte sin previamente haber recibido sobres llenitos de billetes. Se trata de un espacio en Chueca para el que las manifestaciones artísticas no se resumen a pintura, escultura y fotografía, aunque también están presentes. Su nombre es Mad is Mad y su dirección Pelayo, 48. Por Ilda Mosquera


08 marzo 2013

Abrió sus puertas en 2005, siguiendo un modelo que ya estaba presente en ciudades como Estocolmo, Nueva York o Copenhague. La idea era ofrecer arte puro y objetos de autor. Una especie de oasis entre cadenas de tiendas que consiguen que los hogares del pueblo llano sean como una homilía; distinto cura, mismo sermón.

 

Rafa Ruíz, uno de los tres padres de la idea, que hoy es realidad, recuerda que desde el minuto cero querían hacer de esta galería “algo fuera de lo convencional”. Así que, como se diría en un libo de texto, rompieron con todo lo establecido. Introdujeron pequeñas producciones con firma. Para Mad is Mad el arte no está delimitado por el formato en el que se representa. “Es tan arte una muñeca como una acuarela” afirma Ruíz.

 

Cerámica de Aitor Saraiba

 

Cuadros de Javier Lozano

 

De esta forma una entra en Mad is Mad y no siente el rubor de pensar que lo allí expuesto vale más que su coche o cinco años de su alquiler mensual. Los objetos y la actitud de la galería dan la confianza suficiente para pararse a disfrutar de lo allí expuesto. Tendremos sensaciones como en una discoteca; nos llevaríamos algo a casa, otras cosas ni de broma y habrá algo que no nos desagrade con lo que tampoco conectaremos. Disfrutaremos de creatividad hecha muestras sin sentir que nuestra vestimenta está siendo escaneada para ver si estamos en el status de la obra observada. El Rincón de Autor es un guiño al joven cieneurista, aspirante a mileurista, que descubre que no todo el arte de galería es sinónimo de prohibitivo. En esta ecléctica porción de la galería, que está según entran a la derecha, los objetos rondan desde los veinte euros a unos trescientos. Cerámica de Aitor Saraiba cuyas piezas bailan cerca de los cien euros. Objetos lejanos al universo de las galería de arte como los muñecos de I Love Masha, marca de una bostoniana que homenajea a su abuela que le enseñó a coser, conviven con los de María Ramos o Julieta Álvarez. Objetos únicos como las burbujas de Mª Ángeles Atauri se hacen ver en ese espacio.

 

En la galería también hay exposiciones temporales.  Con esto los impulsores de Mad is Mad hacen una labor de investigación y difusión con artistas que se dedican a cosas distintas. Ahora mismo exponen “Abre los ojos” en la que está presente Pepa Aoiz  que lleva su viaje por la India a distintos formatos que les sorprenderán y que son asequibles a monederos con 100 o 150 euros; Ainhoa Azumendi con la serie Homeless, que hace hincapié en el mundo de los marginados por el sistema, y la serie String, que es el contrapunto a la anterior demostrando que somos seres manejables. Ofelia García muestra sus  fotografías intervenidas con pintura acrílica hablando de su manera de desnudez con una forma abstracta. Javier Lozano contribuye a “Abre los Ojos” con sus pinturas de habitantes de edenes sin descubrir.

 

Obra de Ainhoa Azumendi

 

Rincón de autor en Mad is Mad

 

Entre las exposiciones más despampanantes que han desfilado por las salas de Mad is Mad podemos hacer mención y remember a la de los muñecos F de Cristina Busto o la exposición Gayperman en la que 20 artistas customizaron los míticos Hiperman. También utilizaron una exposición para reivindicar como arte el bordado, un género que siempre ha estado infravalorado ante otras formas de representación artística.

 

Rafa Ruíz insiste en que las almas artísticas actuales “no pueden pensar en el formato tradicional”. Por esta razón en Mad is Mad apuestan por el fanzine, un soporte de bajo coste que ayuda a los artistas a dar su arte a conocer y a los compradores a regalar a un souvenir low cost con mucho arte.

 

Mad is Mad se convierte con todo esto en un templo  que vanagloria a todo lo que sean labores manuales con una esencia urbana. La idea es exponer arte que no sea industrial y contribuir a que toda la gente del mundo no tenga los mismos objetos poblando su casa. El espacio tiene gran éxito entre los extranjeros que buscan un souvenir menos típico que el toro o el lema “Estuve en Madrid y me acordé de ti”. Así que si pasan por Madrid, o andan por aquí, acuérdense de Mad is Mad.

 

Horario: Jueves, Viernes y Sábado de 17.30 a 21.30

 

16 mayo 2018 by NICOLA MARIANI

10 preguntas a… Almudena Lobera


La artista investiga en sus obras sobre una serie de binomios que encuentran respuesta, a menudo, en la contemplación del espectador.


09 mayo 2018 by IRENE CALVO

Expos imprescindibles del mes de mayo


Escultura, pintura fotografía… Las cinco exposiciones que no te deberías perder este mes.


25 abril 2018 by IRENE CALVO

Madriz Curator: Conjuntos Empáticos


Sálvora Feliz y Laura Domínguez Valdivieso forman Conjuntos Empáticos, una agrupación que piensa y cuestiona el comisariado desde la arquitectura.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *