Madrid a la francesa

Aprovechamos la visita de CocoRosie a Madrid para hacer un recorrido por los rincones más franceses de la capital. Por David Arias


26 mayo 2016

CocoRosie

 

CocoRosie es un universo complejo compuesto por ecos, poemas y sonidos con alma crítica. Siempre alejadas de lo convencional, saben ser princesas y mendigas en esos cuentos de hadas perversos que han convertido en su medio de expresión. Nos resulta fascinante esa combinación de fuerza y fragilidad, y por ese motivo nos hemos propuesto encontrar rincones de Madrid donde el ideario, las experiencias y las palabras de las geniales hermanas Casady cobren vida.

 

La ruta CocoRosie surca un Madrid imprevisto muy próximo a las inquietudes y sueños de Bianca y Sierra. Sus peripecias vitales han forjado un carácter y un estilo muy reconocibles. Rosie nació en Iowa, Bianca en Hawaii. Nacer en Estados Unidos y vivir en París explica muchas de las inquietudes de ese folk místico y ácido que cultivan las divas del llamado sub pop y de esa nueva ola llamada freak folk. Cada uno de esos poemas barrocos convertidos en canción y arma arrojadiza contra la moral patriarcal, son una fusión entre la irreverencia yanki y la elegancia francesa.

 

Tras muchos años separadas, un buen día París las reunió para siempre. Desde aquel momento, con el bullicio de Montmatre al fondo, aquellas niñas que su madre apodaba como Coco y Rosie, han creado una exuberante realidad donde tienen cabida personajes como Devendra Benhart o Antony Hegarty. Los viajes también han llenado su mundo de referencias y vivencias. Sus aventuras a lo largo del globo salpican su música pero no la influyen. Ellas saben lo que quieren.

 

Mamá Framboise

c/ Fernando VI, 23 o c/ Goya, 2

 

Bianca y Sierra siempre dibujan con su presencia paisajes del Sena allá por donde van y, por eso, nada como una buena boulangerie para iniciar una jornada CocoRosie. Los pasteles del asturiano Alejandro Montes son uno de los responsables de reintroducir la repostería francesa en nuestra lista de deseos. La amplia gama de colores y texturas que se encontrarán en Mamá Framboise les hará sentirse más cerca de casa y encontrar ese color deseado no hallado en su arcoiris. Los dulces de esta pastelería en el barrio de Salesas (y ahora también en el barrio de Salamanca) contienen frutas naturales, son artesanos y poseen un nivel de azúcar más bajo de lo convencional. Un pastel de manzana o de frambuesa tendrá un sabor añejo con reminiscencias del París de 2003 en su cabeza, en el momento de su reencuentro tras años sin verse. Quizás se decanten por otro de los emblemas de la casa: la gama de croissants, donde brillan el chocolate o la frambuesa o por elegir entre la amplia gama cromática de esos macarons dignos de un suspiro de María Antonieta.

 

 

Institut Français 

c/ Marqués de la Ensenada, 12

 

Estas dos ciudadanas de mundo son unas reconocidas amantes de la cultura francesa. En el Institut Français podrán acercarse a ella sin salir de Madrid. Este organismo, organiza y da difusión a propuestas culturales de todo tipo, con una programación diversa donde es posible encontrar brillante cine francés, danza, expos de arte, teatro y música en un punto de encuentro entre dos países no tan antagónicos. Seguramente, CocoRosie se encuentre con el cartel de su concierto decorando la cristalera.

 

 

Au revoir Cinderella

c/ Desengaño, 18

 

CocoRosie tienen un estilo propio, diseñado y creado por ellas mismas, pero seguro que alguna vez acuden a una tienda a inspirarse. En esta zapatería de nombre francés se encontrarán con la horma de su zapato. Los diseños atrevidos pero elegantes de Jeffrey Campbell conjugan muy bien con ese porte bohemio y soñador de las hermanas Casady. Al igual que Campbell, ambas saben usar la moda aparentemente urbana para crear un estilo reconocible, sofisticado y muy teatral. Otro nexo de unión entre CocoRosie y Au Revoir Cinderella es el gusto por las incoherencias. Ellas hacen música cargada de sensualidad que no concuerda con sus acertadas letras críticas, poéticas o simplemente surrealistas. Por su parte, esta boutique tiene una decoración sobria que esconde en su interior mucha irreverencia y rebeldía.

 

 

Crepería La Rue

c/ Colón, 10 

 

Una vez te adentras en la calle Colón, el sol cambia su color. Su luz entra por una cristalera que funciona como un vórtice que conecta Malasaña con Montmatre. Entre las paredes de La Rue, las CocoRosie se dejan llevar por su apariencia de viejo local parisino y eligen entre el amplio catálogo de crêpes dulces y saladas que convierten a este lugar en un referente crepero. Ellas siempre se han sentido atraídas por la búsqueda de las raíces en la música y por ello suponemos que agradecerán ese cuidado por los pequeños detalles de la cocina tradicional de La Rue, donde convierten a un símbolo de la cocina francesa en un habitante más de Malasaña. La fruta fresca y las mermeladas caseras les acercarán a su barrio parisino, acompañadas de un zumo natural o un muy apetecible batido.

 

 

Lhardy 

c/ Carrera de San Jerónimo, 8

 

Si existe un lugar cargado de mitología e historia en Madrid, es el Lhardy. Las lustrosas puertas de este local cerca de Sol, llevan abiertas desde 1839, cuando un francés de nombre Emilio Huguenin Lhardy se instala en Carrera de San Jerónimo, 9. Desde entonces, su consomé se ha convertido en tradición, sus dulces en religión y su comida en aspiración. Azorin decía que no se puede entender Madrid sin Lhardy. No es de extrañar, este icónico local fue uno de los primeros restaurantes internacionales de la ciudad y el precursor del take away. Su carta es una referencia mundial de la cocina castiza afrancesada y su nombre significa “El Intrépido”, un adjetivo aplicable a estas dos chicas que han viajado por el mundo gracias a la ternura de su voz y los mensajes ocultos en sus letras. Lhardy tiene diversos must: su cocido madrileño a los tres vuelcos, el lenguado Lhardy al vino blanco, la trucha escabechada, o su deliciosa repostería francesa.

 

La Coquette

c/ Hileras, 14

 

Hay un lugar donde la música nos grita a la cara y nos produce una intensa reacción en directo. Se trata de La Coquette, un templo sureño y el lugar donde mejor suenan esas viejas melodías de blues o de jazz. Las CocoRosie tienen muy interiorizada la música del sur de Estados Unidos, a pesar de conservar señas de identidad francesas. Algo similar sucede con este templo del blues con nombre galo. La magia de sus jam sessions no tiene parangón. De su gran carta de bourbons y sus pipas darán buena cuenta Bianca y Sierra. Quizás se animen a participar en esas improvisaciones tan alocadas que convierten cada noche en única y especial.

 

El Capricho

Paseo de la Alameda de Osuna, 25

 

El Capricho es una de las joyas más ocultas de Madrid. Este jardín de inspiración francesa fue mandado construir por Maria Josefa Pimentel en 1789 y no se terminó hasta 1852. La duquesa de Osuna pobló esta finca de laberintos, jardines versallescos y japoneses y canales que conectan cada punto del parque. Las fiestas del lugar eran parte de la crónica social de la época por su suntuosidad. Los invitados llegaban en barca por el canal, aunque nosotros llegaremos a pie por la entrada al parque en Alameda de Osuna. En su interior es fácil perderse en esos cuentos de hadas que susurran las canciones de CocoRosie. Rodeados de plantas en flor, El Capricho es el escenario perfecto para gozar de un brunch casero con croissants, foie, magret de pato, vino francés y fresas. Cruzamos los dedos para que el guarda no nos reprenda. Merece la pena. Con esta visita tan bucólica nos despedimos de CocoRosie, que llenarán de sentimientos encontrados el Teatro Barceló este viernes.

 

11 diciembre 2017 by REDACCIÓN

Agenda del 11 al 17 de diciembre


Arte, mesas redondas, música, mercadillos… Los planes que no te puedes perder esta semana.


04 diciembre 2017 by REDACCIÓN

Agenda del 4 al 10 de diciembre


Cine, música, arte… Los mejores planes para disfrutar de esta semana.


27 noviembre 2017 by REDACCIÓN

Agenda del 27 de noviembre al 3 de diciembre


Noviembre se va por todo lo alto: los mejores planes para disfrutar de la semana.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *