Madrid, above the moon

¿Es fácil encontrar personas interesantes en Madrid? ¿Y lugares desconocidos? Eso plantea la última película de Miguel Santesmases, que se estrena el próximo 8 de abril. Por María Aller


16 marzo 2016

MATM__3

 

“Madrid es una ciudad que está todavía por descubrir”, dice el director. Con este proyecto, Santesmases halaga a su ciudad. “Madrid, above the moon” es una película low cost que comienza con un chico haciendo fotos por una zona turística del centro. La trama se pasea por lugares reconocidos de la ciudad, mientras hace una revisión sobre las películas indies de “chico conoce chica”. Él partió con una idea que después se amplío con los actores y el equipo en el rodaje.

 

¿Cómo ha ido este trabajo de equipo?

Yo tenía escrita una historia y lo que he hecho ha sido trabajo con el equipo. Ha habido un trabajo de mucha involucración por parte de ellos; todo el mundo sabía que íbamos inventando sobre la marcha. Tenía la suerte de que trabajábamos unos pocos días cada vez, así que era un tarea muy concentrada y muy intensa. Al final todo el mundo aportó muchísimo.

 

¿La idea del personaje principal es toda tuya, o el actor (Víctor Vidal) o compañeros pusieron algo de su parte?

Había un idea en un diseño inicial sobre un personaje que era un mentiroso al que le prestan una casa y se hace pasar por el dueño y liga con turistas. Eso estaba escrito. Pero yo desde el principio no quería un guión cerrado: se compartía la historia con los actores. Al final ellos han puesto mucho, no tanto del diseño general del personaje, sino en cosas que aquí se iban cambiando. Se les indicaba de qué se iba a hablar, pero me negaba a darles las frases hechas para que usasen sus propias palabras y a darle a todo un aire mucho más sincronizado. Eso supone mucha labor por parte de ellos.

 

MATM_8

 

Hablas en la web de “Madrid, above the moon de películas “cerebrales románticas”. Algunas son mencionadas en el argumento, como la trilogía de Richard Linklate o “Buscando un beso de medianoche”. Viendo la historia que se ve aquí, ¿pretendes desmitificar el estereotipo de peli romántica alternativa?

Esas películas me atraían por un lado. Las admiro porque son muy sencillas y por eso son cercanas a este proyecto, pero de algún modo también las intento desmontar. Desmontar una cierta realidad que esas historias parecen prometernos, pero que incumplen. Me encanta Linklater, me parece un director súper interesante, pero siempre me hizo gracia lo guapos que son los protagonistas de su trilogía (Ethan Hawke y Julie Delpy). Te hace pensar “claro que te pasa eso si te encuentras con esa chica”. Por eso intentaba construir una historia más cercana, y reconstruir el aire de realismo que tienen esas historias.

 

¿Tú crees que es difícil que se hagan historias de este tipo? En España casi siempre se tira hacia la comedia romántica.

Yo estoy a favor de ofrecer al espectador experiencias cinematográficas distintas. El espectador tiene que encontrar otra gran variedad de cine. Hay unos caminos ya muy trillados que es ese precisamente de la comedia, a los que estamos más acostumbrados y son pelis más fáciles. Es verdad que el cine, por su forma de ser, con esta industria, y con esa mirada constante a la taquilla, hace que al final las películas se parezcan mucho. Hacer una película que se sale más de la convención o de la norma, es mucho más difícil siempre.

 

¿Por qué Madrid está tan inmerso en la trama?

Madrid me encanta, me parece fascinante. Es una ciudad que además de algún modo está todavía por descubrir. En estos últimos veinte años estamos constantemente oyendo hablar de Barcelona, como ese lugar estupendo y parece que la gente no se acaba de enterar muy bien de lo interesante que es esta ciudad. Madrid me permitía enseñar “las dos caras de Madrid”: la turística y esa otra mucho más dura que tiene que ver con esas fotografías que él protagonista hace, que hace ver una parte no tan amable. Me servía para enseñar esas dos caras de la realidad, la apariencia de las cosas y lo que las cosas son. Por eso sale el centro de Madrid, con sus plazas tan bonitas, y luego aparece el extrarradio que está creciendo y está muy en bruto. Me parecía buena la mezcla. Aparte también del presupuesto. Teníamos que rodar en un sitio que tuviésemos a mano, y aquí es donde vivimos.

 

¿Puede tener más encanto que otras grandes ciudades?

Sí, estoy convencido. Estamos en ese camino de explicar al resto del planeta los encantos de Madrid porque tiene muchísimos y mezclados con todo tipo de razones. Por ejemplo por su historia, que me resultaba interesante mencionarla en la película, y además que resulta tan desconocida, incluso para los que vivimos aquí. Hay un elemento en la película en particular que es la mirada del turista permanente, que es lo que finalmente propone el argumento: mirar a tu ciudad como si no fueras de aquí. Cuando viajamos a una ciudad, nos empapamos de ella para conocerla, la vivimos con una manera muy intensa. En cambio, en la ciudad en la que vivimos lo damos todo por hecho, no nos enteramos de casi nada. En cambio, si te quedas mirando una estatua, igual descubres que Galileo Galilei contribuyó a que se sostuviera, porque era casi imposible que no se cayese a no ser que alguien muy brillante propusiese una estructura determinada. Si miras por un momento como turista en la plaza de Oriente, descubres una barbaridad de anécdotas.

 

¿Por eso te has centrado en la plaza de Oriente y la plaza de España?

De la plaza de España me interesaba la figura de Cervantes mirando a sus personajes. Quería así invitar al espectador a ver una película como la que yo estaba contando, con la mirada de alguien que está metido en la propia película. donde más se desarrolla la película es la plaza de Oriente, porque es donde nació Madrid. La película lo explica: un rey musulmán llegó allí y dijo “hagamos una ciudad aquí”. La película empieza ahí y conecta con la propia historia de Madrid.

 

MATM_2

 

Mencionas también que quieres seguir haciendo películas convencionales, pero ahora mismo en la industria no hay tantas facilidades para ello.

Cierto. En este momento es dificilísimo hacer más cosas porque se ha polarizado mucho el asunto. O eres un director taquillero y consigues apoyo de las televisiones, una situación en la que están diez o doce directores en nuestro país, que consiguen cinco millones de presupuesto porque el público les responde, o es realmente muy difícil si no tienes esa financiación. Ahora la situación va a cambiar porque hay una nueva forma de financiar las películas. En estos días pasados la directora del Instituto de Cinematografía presentaba a productores y directores los nuevos mecanismos que va a haber sobre el cine español, que será un poco diferente. Veamos si por fin aquí se pueden hacer películas de un tamaño mediano. A eso me refiero con películas normales: ahora se hacen películas muy caras o muy baratas; no existe esa película media que hace que la industria se sostenga. Ocho películas al año de cinco millones no van a sostener la industria. Se necesitan cincuenta o sesenta producciones de un presupuesto razonable de un millón y medio. A día de hoy apenas se puede mantener.

 

Claro, porque por ejemplo en “Madrid, above the moon” el equipo no ha recibido remuneración,

Efectivamente. El equipo tiene una retribución mínima y una participación en los beneficios. Es como una cooperativa, de algún modo son productores de la película. Esto se puede hacer eventualmente. La gente estaba sin trabajo en el momento que se hizo y pudieron venir, otros no. He querido ofrecer la oportunidad de que siguiéramos trabajando, pero es una forma muy particular de trabajar. No es lo ideal, por supuesto. Uno cuando hace una película por este camino, se da cuenta enseguida que preferiría estar cobrando.

 

¿Qué otro sitio de Madrid te gustaría para rodar en un futuro?

Para esta película estuvimos grabando en la Gran Vía con un autobús turístico, pero no pudo ser, como otras tantas cosas que se quedan por el camino cuando se rueda. Pero la Gran Vía es un sitio fascinante, deberíamos utilizarla más, es un sitio muy cinematográfico y atractivo. Si volviera a grabar en Madrid, que me encantaría, iría allí sin duda.

 

12 septiembre 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: La mansión de la niebla


Este film resulta ser uno de los mejores ejemplos del fantaterror español, un género difícil y escaso en nuestro país. Rodada en Madrid, bajo la dirección de Francisco Lara Polop en 1972.


18 mayo 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Contactos


La Pantalla recuerda el Mayo del 68 con “Contactos” (1970), dirigida por Paulino Viota, una de las primeras películas indies del cine español.


17 abril 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Duerme, duerme mi amor


La Pantalla cierra su homenaje al director Francisco Regueiro con una de sus comedias negras más críticas y arriesgadas: “Duerme, duerme mi amor”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *