Madriz Curator: Semíramis González

Estrenamos sección dedicada a medir el pulso artístico de Madrid. Elegimos a un curador y le pedimos que destaque a cinco artistas de Madrid con los que haría una expo colectiva. La inauguramos con una invitada de lujo: Semíramis González. Por Irene Calvo


26 Marzo 2015

Semíramis

 

Semíramis González es comisaria y crítica de arte. Licenciada en Historia del Arte y Máster en Historia del Arte Contemporáneo y Cultura Visual, esta joven asturiana afincada en Madrid desde hace años, es especialista en feminismo y arte. Ha codirigido el Festival Miradas de Mujer 2014, es comisaria del proyecto La New Fair en La New Gallery y también ha comisariado proyectos para Just Madrid o Arte Santander.

 

Semíramis nos ha hablado sobre la figura del curator y además ha realizado una selección de cinco mujeres artistas con las que llevaría a cabo una exposición. Ellas son: María Bueno, Olalla Gómez, Irma Álvarez-Laviada, Maya Watanabe y Ángela Losa. Todas viven y trabajan en Madrid. Tienen en común su carácter emergente aunque ya cuentan con cierta presencia en el mundo del arte.

 

En el caso de María desarrolla su obra fundamentalmente a través del lienzo y desde la perspectiva de la mujer artista; Olalla y Maya apuestan por el videoarte y nuevas tecnologías, en el caso de Olalla hay una notable influencia de la política y los medios de comunicación; Irma trabaja con nuevos materiales y texturas; Ángela se expresa a través de la fotografía, videoarte y fanzines, prestando especial atención a las redes sociales y a los comportamientos humanos.

 

María Bueno. “Vestido I (Verso)”. De la serie “Posible escenografía para Remedios y Leonora”. Acrílico sobre tela de lienzo. 2014.

María Bueno. “Vestido I (Verso)”. De la serie “Posible escenografía para Remedios y Leonora”. Acrílico sobre tela de lienzo. 2014.

 

¿Cómo definirías la labor de un/a comisario/a?

Un comisario se encarga de crear conexiones. Desde las artes plásticas esto significa vincular y relacionar el trabajo de distintos artistas con un hilo en común. Un buen comisariado debe ser capaz de mostrar posibilidades nuevas sobre las piezas, trazar un discurso consistente y bien estructurado que nos permita disfrutar del arte desde un punto de vista distinto. Una comisaria debe estar siempre atenta a lo que ocurre en el panorama del arte, sin olvidar las referencias históricas, de cara a generar proyectos de calidad.

 

¿Qué crees que hace falta para ser comisario/a?

La formación es fundamental, pero no sólo. Haber estudiado Historia del Arte o disciplinas de Humanidades es muy importante, pero es necesario también seguir aprendiendo siempre, visitar estudios, ver exposiciones, conocer el trabajo de mucha gente. Siempre es necesario conocer nuevas propuestas y enriquecerse con todo lo que vemos. Una buena comisaria siempre está atenta a lo que ocurre en el arte.

 

Olalla Gómez. “De la serie Una semana cualquiera”. Periódico intervenido.

Olalla Gómez. “Periódico intervenido”. De la serie “Una semana cualquiera”.

 

¿Por qué has elegido a estas artistas?

Me gusta el trabajo de las artistas que he seleccionado porque es diverso. Sus líneas de investigación son muy variadas pero cada una, en su campo, investiga sobre lo que le interesa con gran calidad y buscando nuevas formas de contar.

 

¿Cuáles son tus referentes a la hora de comisariar?

Creo que en España hemos tenido un nivel muy bueno de comisarios y gestores. Eso es fundamental para gente más joven, como es mi caso, que comenzamos a trabajar con un gran camino ya trazado por otros antes. Tania Pardo es una de las comisarias que tengo como referencia; sus proyectos siempre implican a mucha gente, más allá de los artistas, y generan exposiciones activas, atractivas y muy pedagógicas.

 

3. Irma Alvarez-Laviada

Irma Álvarez-Laviada. “Preferiría no hacerlo”. Instalación. Lienzos y bastidores. 2012

 

¿Cuál es el mayor reto al que te enfrentas como comisaria y crítica de arte feminista?

Creo que como feminista me encuentro con los mismos retos que el resto de comisarios o críticos; es decir, busco, veo y visito estudios como todos, planteo proyectos y escribo pensando en aquellos artistas que me parecen de calidad, pero intento siempre pasar todo por el tamiz feminista. Me gusta ser crítica en todos los sentidos del término, mirando más allá de lo que se nos cuenta, especialmente en el momento actual que nos toca vivir, y creo que ahí es donde no se puede olvidar la cuestión feminista. En mi caso, la crítica a los acontecimientos presentes pasa siempre por una mirada feminista, y así intento que sea también con mis proyectos.

 

¿Crees que el arte feminista se sigue considerando revolucionario o se ha asimilado como una parte más de la realidad artística?

Creo que el feminismo seguirá siendo revolucionario hasta que no alcance sus objetivos. Así que hoy en día sí, aún sigue siendo una opción revolucionaria. Lógicamente, la realidad ha cambiado sustancialmente desde las primeras feministas en los 60 y 70, pero aún es extraño que una mujer artista se declare abiertamente feminista. Si lo hace, sabe que todo lo que trabaje a partir de entonces va a ser calificado como “feminista”, como si fuera lo único que una mujer artista puede trabajar a lo largo de su carrera. El feminismo es un posicionamiento político y social crítico con la realidad; una artista puede trabajar esto en algunos de sus proyectos y en otros no, y esto no debería servir para categorizar toda su trayectoria. Creo que al final todo tiene que ver con ser crítica con las realidades que vivimos, y la no igualdad y discriminación de género es un hecho innegable.

 

Maya Watanabe. ”El Péndulo”. Video instalación de tres canales. Vista de instalación, Matadero Madrid, 2014.

Maya Watanabe. ”El Péndulo”. Video instalación de tres canales. Vista de instalación, Matadero Madrid, 2014.

 

 

¿Qué se puede hacer para dar visibilidad a mujeres artistas?

Posicionarse. Cada vez que surge el eterno debate sobre el escaso número de mujeres premiadas o seleccionadas en exposiciones, sale a relucir la excusa de la calidad. Los jurados se escudan en que se fijan en la calidad de los trabajos, no en el sexo de quien participa. Esta justificación es ridícula, teniendo en cuenta que entre el 60 y el 70% de las licenciadas en Bellas Artes son mujeres. Como comisaria y crítica me siento en la obligación moral de no olvidar que las mujeres tienen más dificultades para alcanzar las mismas oportunidades que los hombres, así que intento que estén presentes en mis proyectos. Cada uno, desde su parcela diaria de trabajo, puede encontrar estrategias para visibilizar el trabajo de las mujeres en cualquier ámbito.

 

Ángela Losa. De la serie “Hoy”. Fotografía. 2014.

Ángela Losa. De la serie “Hoy”. Fotografía. 2014.

23 Marzo 2017 by NEREA UBIETO

Generación 2017: una cita obligada


Descubrimos los diez proyectos seleccionados en la última edición de “Generación”, la convocatoria de La Casa Encendida para jóvenes artistas.


21 Marzo 2017 by SANDRA BÓDALO

Artesanos del siglo XXI: Vajillas by Nuria Blanco


Tras un delicado proceso artesanal y creativo, surgen unas piezas únicas y exclusivas. Nuria Blanco nos cuenta la historia y el proceso de sus vajillas pintadas a mano.


17 Marzo 2017 by MARTA SESÉ

Lo personal y lo político. La procesión de Pepe Espaliú por las calles de Madrid


La performance “Carrying” del artista supuso una visibilización en la lucha por los enfermos de sida.



Comentarios:

Añadir comentario
Lorena says:

Estimada Semíramis,

Me gusta mucho su planteamiento y postura en cuanto al arte y el feminismo. Pero no entiendo por qué hace tanto hincapié, y se lo digo como mujer, en decir que las artistas tenemos más dificultades. Yo como mujer me siento suficientemente apta y trabajadora como cualquier otro hombre o persona y en ningún momento pienso que necesite “ayuda extra” por el hecho de ser mujer.

Me da la sensación de que inconscientemente dice que la mujer es débil y que hay que ayudarla. Yo no estoy de acuerdo con esa postura. De momento sigo estudiando pero no me he encontrado con ningún problema por mi género. A mi me molestaría ser elegida no solo como artista si no también como “mujer” como si fuera un añadido, tanto en lo positivo como negativo me resulta muy molesto. Hay que cambiar simplemente eso de que no se dice nada de una expo de todos hombres pero cuando son todo mujeres se dice mucho “oh tan solo hay mujeres”. Estoy de acuerdo que eso es algo que se debe normalizar, pero no va a pasar cuando antes de hacer esa exposición de lo primero que se hable sea del hecho de “mirad! son todo mujeres”. Como si fuese algo extrarordinario. Yo como mujer diría, y qué!

Espero que mi comentario no sea entendido como algo atacante ni con ánimos de ofender ni causar dudas sobre usted. Solo quería abrir el debate.

Un saludo y enhorabuena por la entrevista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *