Memoria del descrédito

Durante treinta días el museo Reina Sofía celebra un ciclo de cine con obras fuera de los estándares y la distribución comerciales. Títulos actuales y de los setenta se entrelazan en una propuesta que sigue muy presente. Por María Aller


19 septiembre 2014

Películas de “difícil exhibición”, “otro cine”, lenguajes diferentes, al margen del sistema, alternativo, underground… Y hace tiempo también se le denominaba “cine invisible” debido a estar fuera de los circuitos habituales de la exhibición. Con este ciclo –el tercero que realiza el museo– las películas están al alcance del gran público para que éste tome conciencia de su realidad y de sus propuestas. Su comisario, Luis E. Parés, explica de qué trata este surtido de títulos que plantean “otras formas de pensar”.

 

Xavi Artigas y Xapo Ortega. Ciutat Morta (2014).

Xavi Artigas y Xapo Ortega. Ciutat Morta (2014).

 

El porqué de este ciclo

“Dentro de la visión histórica del cine español, junto a la comedia popular, el cine más o menos folklórico y el humor negro y esperpéntico, siempre ha habido corrientes de películas heterodoxas. De hecho, la heterodoxia y su fracaso (fracaso por no alcanzar nunca el primer plano ni económico ni crítico) es otra constante del cine español. Por otra parte, la historia nacional nos muestra muchas crisis, no sólo financieras, sino morales y políticas. Y la heterodoxia ha sido siempre una respuesta a esos momentos. Nosotros nos centramos en el cine “independiente” de los setenta –los conceptos  “independiente”, “marginal” u “otro cine” los usamos por practicidad, porque son los que han calado, no porque creamos que respondan con precisión a una realidad– en el que se amalgaman muchas propuestas diferentes como respuesta a una situación política y legislativa insostenible. El cine de estos años se muestra como uno de los momentos más ricos de la historia del cine español. El ‘otro cine español’, que ahora se hace coincidir mucho con ese cine de los setenta en intenciones, en temas y en formas. Se puede trazar una genealogía directa entre ambos momentos, pero además esa genealogía y esa influencia es reconocida y reivindicada por los cineastas de hoy”.

 

El común de las películas

“La línea principal es el cuestionamiento, lo cual es una actitud política. Discuten las ideas heredadas sobre España, el concepto de Estado del bienestar, la militancia, la significación generacional. Pero también cuestionan el propio lenguaje cinematográfico, como la creación de imágenes de archivo para hacer una ficción, la apropiación de discursos ajenos para contar una experiencia personal, la propia idea de acabado formal. Es, ante todo, un cine que cuestiona”.

 

Eloy Domínguez Serén. Norte, Adiante (2014).

Eloy Domínguez Serén. Norte, Adiante (2014).

 

Proyección cultural, pero sin beneficios

“Lo que hay es una imposibilidad de acceder al circuito normalizado de salas, estrenos y reseñas en la prensa, que es lo que consigue rendimiento económico. Hay un circuito alternativo, importante, compuesto por salas (como la Cineteca en Madrid, el Centro Niemeyer en Avilés o Tabakalera en San Sebastián), festivales, museos, e incluso cine-clubs, que suponen los grandes pilares de la reconfiguración cultural de las ciudades: la Cineteca, por ejemplo, es el emblema del nuevo cine en Madrid. El problema es que este circuito alternativo no produce rentabilidad económica. Muchas veces son propuestas voluntariosas y el director se ve obligado a elegir entre la visibilidad de su obra o renunciar a cierta remuneración. Este cine se ve, sí, pero los cineastas dedicados a ello no pueden subsistir ni lejanamente de hacerlo”.

 

No son documentales

“La consideración de documental está en pleno cuestionamiento, como la ficción. No importa el género sino la propuesta. Es cierto que la mayoría de películas podrían ser “documentales”, y esto siempre entre comillas, por muchas razones, una de las cuales es la autoproducción: es más fácil hacer un ‘documental’ solo que levantar una ficción para la que necesitas actores, departamento de arte y mucho más dispositivo de producción. Esa soledad y esa no obligatoriedad de plazos y entregas, hace que sea un cine más reflexivo. Si hay un género con el que se identifica el ‘otro cine’ (otra vez mil comillas) es el ensayo cinematográfico, una cosa poliédrica donde cabe el documental, el análisis textual, el registro puro y sobre todo, la reflexión”.

 

Llorenç Soler. El largo viaje hacia la ira (1969).

Llorenç Soler. El largo viaje hacia la ira (1969).

 

* “Memoria del descrédito” podrá verse en el Auditorio del Edificio Sabatini del Reina Sofía del 22 de septiembre al 22 de octubre. 

18 mayo 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Contactos


La Pantalla recuerda el Mayo del 68 con “Contactos” (1970), dirigida por Paulino Viota, una de las primeras películas indies del cine español.


17 abril 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Duerme, duerme mi amor


La Pantalla cierra su homenaje al director Francisco Regueiro con una de sus comedias negras más críticas y arriesgadas: “Duerme, duerme mi amor”.


14 marzo 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Entierro de un funcionario en primavera


Una comedia negra de los cincuenta de serie B, tirando a Z, dirigida por José María Zabalza realizada con la premura de un presupuesto escaso.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *