Mi festival perfecto

Preguntamos a varios grupos y artistas sobre cómo debería ser un festival ideal para ellos en Madrid. Por María Aller.


22 mayo 2014

Esta ciudad tiene muy asumido que en julio y agosto es difícil competir con las ciudades costeras. La playa tira mucho, y los festivales más. Por eso, ahora que ha arrancado la temporada festivalera de 2014, preguntamos a los expertos en tales lides qué tendría que tener un festival de calidad en Madrid. Con total libertad, ellos sueñan y nos lo declaran abiertamente.

 

biznaga

 

BIZNAGA

Sería uno en el que tuvieran cabida las bandas más nuevas e interesantes; no sólo –pero sobre todo– de Madrid. Debería hacerse en el centro o al menos en una zona de fácil acceso y al aire libre. Todo gestionado y sufragado por el Ayuntamiento y, por supuesto, gratis. No están mal esas propuestas de conciertos itinerantes por diferentes garitos, pero al final eso conduce a la masificación y por ende, a que mucha gente se quede sin ver a los grupos. Tampoco nos referimos a los festis o mini festis de Ciudad Universitaria, casi siempre con un cartel más que discutible, o a días de la música con precios desmesurados para lo que ofrecen. Aprovecharíamos algunos recintos públicos abiertos, alguno de esos muchos parques que tiene la ciudad. ¿No es un buen sitio y poco aprovechado el parque de Las Vistillas, por poner sólo un ejemplo? ¿No se merece un uso más allá de las fiestas de San Isidro o La Paloma? Ahí lo dejamos.

 

pull

 

PULL

Creemos que Madrid necesita un espectáculo apostando por la cultura, cuidando la calidad de sonido, en un lugar abierto, céntrico y gratuito. Con buena organización y con buenas bandas del panorama musical local e internacional. Con respecto a éstas, tiramos por los grandes: Bloc Party, Pixies o The Strokes.

 

blanca db

 

BLANCA DB

Lo podría resumir con dos palabras: Tanned Tin. Sigo disfrutando mucho de los grandes festivales pero cada vez me apetece más ese formato de festival: pequeño cartel y sonido impecables, público centrado de verdad en la música, amigos, baños ‘de verdad’, poder beber un buen vino, y ya que estamos, que no haya solo comida basura. Ah, ¡y que no empiece muy pronto! Así que me gustaría algo así en un teatro o en un recinto cómodo, como lo que va a montar el Tomavistas o los últimos años del Día de la Música en Matadero, el sitio perfecto. ¿El cartel? Pues como soñar es gratis, me gustaría poder ver a algunas de mis espinitas clavadas como The Feelies, The Replacements, Guided by Voices o Tom Petty, grandes obsesiones como Nick Cave, Future Islands, Mates of State, The National o The Shins, clásicos básicos como Pixies, Depeche Mode o The Cure (sí, los puedo ver mil veces y seguir disfrutando como la primera), convencería a unos cuantos para que volvieran a reunirse (léase Field Mice, Felt, LCD Soundsytem, Talking Heads, The Smiths, The Auteurs, Teenage Fanclub, Sonic Youth, Luna…) y otros tantos como Bill Callahan, Cass McCombs, Phosphorescent, Damien Jurado, Mark Kozelek, The Magnetic Fields, Blonde Redhead, Built to Spill, Les Savy Fav, Parquet Courts, Liars, Modest Mouse, Wilco, Explosions in the Sky, Low, Mogwai, Portishead, Massive Atttack, Rhye, Bonobo, Caribou, Dan Deacon, Hot Chip… Y así hasta mil. Y repito, como soñar es gratis, yo me encargaría también de los setlist de algunos de los conciertos. Ahora voy y me bajo de la nube.

 

terrier

 

TERRIER

Para empezar, sería gratis. Todo: entrada, bebida, comida, alojamiento. Y todo de calidad, que tenemos una edad ya. No haría ni mucho calor ni mucho frío, sería al aire libre y si no es en un prau al lado del mar, en el Florida Park del Retiro. Tendría escenarios pequeños donde vieras grupos de todo el mundo, diferentes, raros, que no se conocieran y nos descubrieran siempre algo nuevo. Y de bandas conocidas así grandes, como a cada uno nos gustan cosas diferentes, tendríamos que meter mucha variedad: a los Love, a OFF, también los Clinic, The Clean, Shimmering Stars, Fuzz, Little Richard, The Modern Lovers, Limiñanas, Neil Young, Kids on a Crime Spree, Holy Wave, Crystal Stilts… Y un largo etcétera, creo que nunca seríamos capaces de decidirnos, así que tendría que haber uno al mes por lo menos.  No habría mucha gente, y todo el mundo sería muy amable, así al final seríamos todos colegas.

 

ellos

 

ELLOS

El festival perfecto tendría una entrada a un precio lógico y asequible, no tendría grandes cabezas de cartel, sino un montón de bandas artísticamente interesantes, la mayoría nacionales para apoyar y alimentar nuestra escena propia, grupos emergentes, nuevos, gente valiente con ganas de tocar, así como grupos veteranos que juegan fuera de las reglas del mercado. Se podría comer y beber sin que nos atracasen al pedir una cerveza. Y no se correría para ver a los grupos ni dejar conciertos a medias, ya que tendría como mucho dos escenarios y se evitarían solapamientos en las actuaciones. Se celebraría con un clima que no sea extremo (todos hemos sufrido los excesivos calores y humedad reinantes en muchos festivales). Preferiblemente en alguna localización de interés histórico o muy conectado con la naturaleza, algo así en el centro de un bosque o con un lago podría ser bien bonito. Eso sí, haciendo que todos los vasos y platos y consumibles sean de material reciclado y biodegradable y llenándolo de contenedores para que los asistentes no perjudiquen o ensucien el lugar. Hacer algo así es posible e incluso más viable que el modelo actual imperante, que por lo general es bastante intrusivo con el medio, con más ánimo de lucro que amor por la música y con una evidente falta de originalidad en sus carteles.

 

hola a todo el mundo

 

ANA MOLINA (HOLA A TODO EL MUNDO)

A mí me encantaría que dejasen entrar a menores y que Brian Eno participe en todas las ediciones; si pienso en “Madrid” + “Festival”, sólo me viene a la mente algún secarral por la zona de Alcorcón al que se le pudiera dar alguna utilidad.

 

somos la herencia

 

SOMOS LA HERENCIA

Se nos ocurre que el Ayuntamiento de Madrid podría hacer historia usando la azotea del Palacio Real que no sirve para nada, con un evento de altísima calidad, en donde concurrieran connotados artistas españoles con poco recorrido seguidos de algún que otro astro llena-estadios como Franco Battiato, Cecilio G, Black Eyed Peas o Carbono 14. Con puesto de churros dentro de un laberinto de espejos. Y por supuesto con alto presupuesto sacado de las arcas públicas, nada de marcas.

 

hielo en varsovia

 

HIELO EN VARSOVIA

Bea: Para mí el festival ideal, aunque más bien utópico, duraría todo el año y uno mismo podría crear el cartel de la siguiente manera: comprando un abono a principios de año que te valga por X conciertos, y tú vas decidiendo a qué conciertos ir de los que haya en Madrid y así se va gastando el abono. Solo se verían los conciertos que a uno le interesan, nunca coincidirían entre sí, y las bandas probablemente se explayarían más tiempo que en un festival típico.  Digamos una especie de plataforma que validase entradas a cualquier concierto de Madrid.

Buddy: tres o cuatro días en la Sierra, con todas mis bandas / artistas favoritos (Om, Glam, Morenas, Holy Wave, Borealis, Grouper). Mogollón de estilos musicales diferentes, y sus correspondientes zonas con sus correspondientes ambientes y horarios.

Kí: Para mí consistiría en poner una serie de autobuses desde Cibeles hasta Asturias, en verano, por supuesto y todos en pelotas, compartiendo escenario con Bo Ningen.

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *