Mitsuo Miura en el Palacio de Cristal

Mitsuo Miura, artista plástico experimental nace en Iwate, Japón en 1946, pero reside en España desde el 66. “Memorias imaginadas” es una de sus instalaciones y se encuentra en el Palacio de Cristal del Parque del Retiro hasta el 2 de septiembre. Por Lara Alcz Miranda


16 Agosto 2013

 

“Memorias imaginadas” de Mitsuo Miura nace de la idea de contar las experiencias de un lugar, las experiencias y pensamientos que surgían en el Palacio de Cristal cada vez que que Miura visitaba allí una exposición. Durante estas visitas, el autor desarrollaba una serie de monólogos internos a partir de las creaciones que contemplaba, con el convencimiento de que éstos permanecerían en su memoria para el futuro. Sin embargo no sucedía así, sino que cada vez que volvía necesitaba hacer un amplio esfuerzo por rememorar que era aquello que le había abordado en su anterior paseo por el espacio. Los argumentos que creaba en un momento determinado del pasado que creía serían una herramienta a mano para el análisis de obras nuevas, requerían de una recuperación exhausta. De todo esta evolución nace “Memorias imaginadas”, donde el autor recupera experiencias pasadas para crear una obra objetual nueva.

 

La instalación  consta de 18 discos de madera situados en el suelo y otros 18 que cuelgan del techo en una disposición relativamente irregular, que interactúan con las columnas de la propia estructura del espacio, en metal y cristal. Estos círculos, simbolizan los recuerdos, y van esquematizando una nueva lectura del lugar, pero no por ello especialmente concreta, sino más bien difusa, tan integrada en el ambiente que permite una libre asociación por parte del individuo que observa. Cada espectador crea y plantea por medio de su entendimiento una nueva visión e interpretación del sitio. De esta manera, los objetos concretos pueden ser parte de la escenografía constituída por el paisaje real que rodea el palacio creando unos márgenes confusos a raíz de este desvanecimiento limítrofe aún dentro de una extensión relativamente tangible. Es de nuevo el espectador el que decide donde, dentro de su concepción, está situada la frontera de la obra, pudiendo extenderla hasta el infinito y portando la experiencia de la misma con uno mismo para siempre.

 

Las superficies planas del trabajo de Mitsuo Miura no conllevan afirmar que no tengan volumen, sino que plantean otras posibilidades para el color, que esboza apreciaciones más suaves sobre la totalidad de la obra, identificando de alguna manera superficies planas con colores o tonos pasteles y de suave intensidad. Esta explicación viene motivada por la lectura que propone a lo largo de su pintura paisajística y que no obstante trasladan en su presentación al estilo minimal. El color y densidad de la tonalidad facilitan en esta ocasión que se produzca un diálogo de la memoria y los recuerdos sin instaurar un conflicto. Así, la variación de color, que sí existe en los círculos, no representa ningún concepto concreto, potenciando la noción abstracta de la instalación y su cometido.

 

El código que se maneja dentro de la intervención es el de la representación bella, para el disfrute, que ésta satisfaga al que observa. Pues, según Miura, el paisaje hace sentir bien siempre, dado que no existe una obligación a la hora de entender el concepto porque la interpretación es totalmente libre. De este modo, el público participa de la instalación, aunque no tenga conciencia inmediata de estar haciéndolo. Una metáfora que contribuye a ampliar el discurso de la obra que completa su significado y lo hace pertinente. Cada espectador participa del espacio y del planteamiento desde el que emerge la instalación, motivando el alumbramiento de una visión de espacialidad total, sin pesos, que permiten que transcurra de forma suave el tiempo dentro de la obra y fuera de ella, donde las experiencias reales la condicionan- lo cual casa con la perspectiva desde la que el autor arma su creación.

 

Queda abierta la veda a la interpretación del que entra en el espacio expositivo puramente entendido, buscando y explorando una lucha con el público que deslía una idea cambiante acerca de los límites que posee el paisaje y el espacio habitable y representativo. Esta idea variable está supeditada a factores ambientales como la luz que cambia la apreciación del espacio, de la arquitectura fija y de la que surge a través de la instalación, designando una concomitancia entre el espacio interior y el que lo rodea: el bosque que Miura propone de forma abstracta y el bosque real del paisaje natural.

 

El ambiente orgánico se intercepta dentro del entorno urbano estilizando cada una de las estructuras que pueden supeditar el análisis de “Memorias imaginadas”, dando lugar a un bosque de columnas: artificiales y de fábrica, etéreas y naturales, que retrotraen la imagen de bosque columnar que procede de la arquitectura templar de la Antigüedad. ¿A caso erige “Memorias imaginadas” un templo contemporáneo para el recuerdo y la memoria dentro de un espacio natural urbano? Si no falla el estudio histórico, los templos se fundaban como un lugar para el recuerdo de los dioses o fuerzas, para el culto a los antepasados, que pretendían perpetuar una memoria colectiva de los porqués de la humanidad y la sociedad y sus experiencias, normalmente en emplazamientos libres del trazado de la ciudad, donde abundasen los árboles en una identificación de la naturaleza con la deidad y su potencia… Se pueden unir puntos… O no, quizás es irse demasiado a la mística artística.

24 Febrero 2017 by SERGI ÁLVAREZ RIOSALIDO

Eugenio Merino en ARCO: una crítica al mercado del arte


Un recorrido crítico por la feria y el mercado del arte.


21 Febrero 2017 by IRENE CALVO, ÁNGELA LOSA

En el estudio Nave Oporto


Visitamos a los artistas que comparten este espacio de trabajo.


14 Febrero 2017 by NICOLA MARIANI

10 preguntas a… Miguel Trillo y Laura Carrascosa Vela


Dos fotógrafos de diferentes generaciones retratan subculturas juveniles.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *