MUCHO DUENDE

LA CIUDAD ESTÁ CADA VEZ MÁS VACÍA. ES EL MEJOR MOMENTO PARA QUE A ALGUNOS ARTISTAS DE DISTINTAS MATERIAS LES DE POR HACERSE TANGIBLES Y ACTUAR, EN MEDIO DE LA CALLE, PARA UNOS POCOS. DEL PAPEL A LOS ADOQUINES. QUIZÁ SÓLO SEA UN ESPEJISMO. Por Pedro Moral. 


18 julio 2013

 

Asumámoslo, no vivimos en un mundo ideado por Woody Allen. No llevamos dobladillos en el pantalón, no ligamos en museos, no hablamos con intelectuales alemanes en la cola del cine, no viajamos en el tiempo para hablar con Buñuel sobre “Un Ángel Exterminador” y desgraciadamente, tampoco los actores salen de la gran pantalla para cortejarnos. Y por tanto tampoco suele ocurrir que los artistas que copan las portadas de las publicaciones culturetas den un salto del papel a la realidad. No suele, pero pasa, al menos en Madrid.

 

Ponte que estás en una terraza cualquiera de Chueca (sé que hay muchas, imagínate una). En la mesa hay una revista y en la portada aparece Chevi Muraday. Eres un tipo curioso y la ojeas aunque no conozcas a este maestro que ganó el Premio Nacional de Danza en 2006. Y entonces, de repente, Muraday aparece al lado y comienza a bailar en medio de la calle. Está actuando para ti, moviendo cada uno de los músculos de su cuerpo para expresar lo que tú y tu acompañante lleváis dentro de la cabeza. Al fin y al cabo de eso se trata la danza, uno de los artes más físicos, pero más íntimos, que existen. Después del recital de movimientos Chevi Muraday se pone de pie y se va.

 

 

Se va caminado como si nada. El hombre que triunfó hace unos meses con su pieza “Return”, un análisis del amor a través de la danza junto a Marta Etura -lágrimas aseguradas, dicen-, acaba de protagonizar uno de los momentos más surrealistas de tú vida.

 

Si uno lo piensa fríamente tampoco es extraño que este madrileño camine por las calles de la capital. Sí lo es que lo haga bailando, pero cosas más raras se han visto. En cualquier caso todo esto es por culpa de la revista El Duende, que para celebrar sus 15 años se ha propuesto repetir este truco cuatro veces en todo julio. De hecho el primero de todos estos capítulos lo protagonizó Natalí Castillo.

 

 

Quién no ha soñado con pasear por Fuencarral (por ejemplo), sentarse en un banco y contemplar cómo esta cantautora de voz sensible, mirada limpia y sonrisa fácil te canta una canción. Pasada la vergüenza inicial uno se enamora irremediablemente de esta joven de Buenos Aires adoptada por Madrid. En el vídeo es imprescindible fijarse en las caras de los espectadores. Su primer disco, New Road, está plagado de paisajes folk y atmósferas muy íntimas cubiertas por esa voz dulce y genuina con la que esta rubia de ojos azules demuestra su gran potencial.

 

Y así pasan los días de verano por Madrid, el arte se camufla entre la poca gente que queda en la ciudad. A veces solo serán espejismos pero en algún momento ocurrirá que puedas estar cara a cara con tu ídolo y que este te dedique algo más que una sonrisa rancia o un rallajo en una servilleta de bar. Eso sí, olvidaos de meteros en una sala de cine esperando que Will Smith (“After Earth” está en cartelera) o Diane Kruger (esta semana estrena “Llévame a la luna”) salgan de la pantalla para ir de cita con vosotras y vosotros. Eso no pasará, lo siento.

 

 

 

 

mini

14 agosto 2014 by ELENA CABRERA

Por un mes de Spotify me compro tres vinilos


Lujos musicales del mes de agosto.


miniatura

10 julio 2014 by DIEGO PARRADO

Recuerdo de Bernardo Bonezzi


Homenaje al líder de los Zombies.


bunbury_pq

27 junio 2014 by Rubens Pérez

Apuesta a todo o nada


Este domingo Bunbury presenta su último disco en el Palacio de los Deportes. Miramos hacia atrás, hacia ‘Pequeño’ con el periodista Josu Lapresa.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>