Mujeres y tinta: tres tatuadoras de Madrid

Hablamos con tres de las mujeres tatuadoras más prometedoras de Madrid. Por María Arranz


10 febrero 2016

Desde hace unos cuantos años, la presencia de mujeres en el mundo del tattoo es ya una realidad que todos tenemos más que asumida. No siempre fue así y no todo ha cambiado tanto como debería haberlo hecho –como ocurre en tantas otras profesiones–, pero en general, las mujeres tienen hoy en día una presencia fundamental en la que hasta ahora había sido una profesión asociada a los hombres y en la que también eran los hombres los que, mayoritariamente, llevaban la piel llena de tinta.

 

En Madrid contamos con decenas de estudios de tatuaje y en muchos de ellos, las mujeres son las que llevan la voz cantante, ya sea solas o junto a otros socios y socias. Hablamos con tres prometedoras artistas del tattoo en la capital, para que nos cuenten cómo ven su profesión y cómo creen que ha evolucionado en las últimas décadas.

 

Tamy Love

Empezó a tatuar en 2008, después de acabar sus estudios de arte, ilustración y diseño gráfico. Ha estado siempre rodeada de gente dedicada al tatuaje, una disciplina que le interesó desde bien pronto, y en la que finalmente decidió formarse para dedicarse profesionalmente a ello. Reconoce que es una profesión en la que nunca se deja de aprender y lo que más le gusta es poder expresarse a través de la tinta en la piel de otras personas y ver cómo disfrutan con ello, además de que es un trabajo que te ofrece la posibilidad de viajar y conocer mucha gente y ampliar así tus miras sobre el tatuaje. Su estudio en Madrid es Saints and Sinners (c/ San Bernardo, 67), que lleva junto a otros dos socios.

 

Tamy Love_retrato

 

Con un estilo basado en los colores y las líneas gruesas, detallando líneas finas, destaca por su mano femenina a la hora de dibujar. Se basa en la escuela del tradicional americano y europeo, el estilo neo tradicional y el tatuaje ilustrado, llevándolo a su terreno y modificándolo para hacer diseños más personales y exclusivos. Admira a multitud de tatuadoras, entre ellas a figuras como Guen Douglas, Valerie Vargas, Claudia DeSabe, Kelly McGrath, Clare Clarity, Emily Rose Murray o Rachi Brains, entre una larga lista.

 

Cree que, aunque el mundo del tatuaje sigue siendo bastante masculino, todo está cambiando mucho y muy rápidamente. Antes, el tatuaje era un mundo más cerrado y reservado, con un público más particular, mientras que hoy en día está bastante normalizado y aceptado. La posición femenina en el tatuaje no se comprendía antes como se comprende ahora, que hay mucha más presencia de tatuadoras. “Creo que es importante valorarse una misma por el trabajo que hace, y con ello demostrar a quienes no creen que las mujeres estén al mismo nivel que los hombres, que lo podemos hacer igual de bien o mejor”.

 

Tamy Love_tattoo

 

Debora Cherrys

Se inició en el mundo del tatuaje gracias a su pareja y, tras dos años de aprendizaje, comenzó a tatuar en 2012. Es licenciada en Bellas Artes, pero nunca imaginó que acabaría siendo tatuadora. Abrió su propio estudio, La Mujer Barbuda, el pasado mes de mayo en Getafe (Plaza de Carlos III, 1). De su trabajo, reconoce que lo que más le gusta, además de que alguien le ceda un trocito de su piel para llevar por el resto de sus días una de sus obras, es la sonrisa y la emoción de la gente cuando ven los tatuajes terminados y cómo se enorgullecen de su trabajo. “Normalmente intento que mis tatuajes cuenten historias, siempre personalizadas y diseñadas especialmente para ellos, que son los portadores”.

 

deboratatuando

 

Aunque no le gusta definir su estilo, Debora cree que encajaría dentro del neo tradicional –que es una fusión entre la base del old school o tradicional, pero con mas volumen y color, con composiciones mas elaboradas y mas detalle–. Ahora intenta que lo que más le identifique sea el color, pero cuando comenzó a tatuar lo suyo eran los grises, una derivación de su aprendizaje académico con el carboncillo y el dibujo clásico. Fue probando cosas nuevas como llegó a encontrar su nuevo estilo, una técnica más depurada con la que consigue un color sólido y limpio. Su mayor inspiración en esta transición fue la artista Alix Ge, pero también Jeff Gogué, Justin Hartman o Emily Rose Murray (entre muchos más). Ahora mismo, está tratando de dar un paso más, incorporando elementos surrealistas en sus obras. Dentro de su estilo, admira a gente como Fruduva, Pietro Sedda, Claudia de Sabe, Sam Clark, Kat Abdy y Dan Molloy. También a talentos españoles como Toni Donaire, Rodrigo Kalaka, Shio y El Uf.

 

Cree que, posiblemente en el pasado, el del tatuaje sí era un mundo muy masculino y cerrado, aunque ella no lo ha vivido en primera persona. “Tengo que decir que desde el momento en el que me dedico al tatuaje de forma profesional, jamás se me ha tratado de forma diferente por el hecho de ser mujer (ni para mejor ni para peor). Nunca he tenido la sensación de tener que demostrar más o menos para que se me valorase por mi trabajo. Considero que en este mundo se valora el arte y el talento, independientemente de que sea una mujer o un hombre el que lo crea, lo que debería de ser normal”.

 

bestofdaylondon

 

El hecho de que el tattoo sea hoy una forma de arte plenamente aceptada, ha contribuido a que artistas de todo tipo –dibujantes, ilustradores, pintores y gente con curiosidades artísticas en general– hayan vinculado su obra al tatuaje. Además del aumento de mujeres en todos los ámbitos laborales, incluido el del tatuaje, Debora cree que el auge de mujeres tatuadoras también tiene que ver con el aumento de la demanda de tatuajes por parte de las mujeres, que buscan diseños más femeninos y con una visión diferente.

 

Veronika Liddell

Comenzó a tatuar en el año 2009 como un hobby que compaginaba con trabajos esporádicos, hasta que se dio cuenta de que quería hacer del tatuaje su medio de vida. Cuando su cartera de clientes comenzó a crecer, decidió apostarlo todo por su propio estudio de tatuaje, que abrió en 2015 en el barrio de Prosperidad y que comparte con su compañero Pedro: Face 2 Face Tattoo (c/ Vinaroz, 5).

 

Su estilo es una mezcla de realismo, sobre todo a color, new school y neotradicional, tanto que en ocasiones, hay parte de los tres estilos en una misma pieza. En él hay influencias de gente como Victor Chil, Logan, Koan, David Corden, Dimitry Samohin, Csaba Müllner o A.D. Pancho, y admira a tatuadoras como Thirtink, Laura Juan, Teresa Sharpe, Liz Cook o Kate Mackay, entre tantas otras.

 

VeronikaLiddell

 

Más que un mundo “masculino”, Veronika considera que, en proporción, hay más hombres que mujeres dedicándose al tatuaje, pero se valora de igual manera. “Por norma general, las personas cuando admiran una pieza, primero la disfrutan, después tal vez pregunten quién es el o la autora, pero cuando algo transmite, transmite sin importar si la persona que lo ha hecho es hombre o mujer”.

 

Veronika cree que en los últimos años están apareciendo grandes talentos en un sector cada vez más en auge, personas que se dedicaban al mundo creativo en diferentes disciplinas y que a día de hoy se lanzan a trabajar también sobre la piel. “Existían maravillosas ilustradoras, pintoras o fotógrafas y, ahora, muchas deciden conocer esta técnica. Tal vez algunas mujeres tenían cierto reparo a la hora de lanzarse, por aquello de los tópicos como ‘este es un mundo de hombres’, pero finalmente ganó el sentido común. Todas las personas tienen el mismo derecho a expresarse, y así está sucediendo”.

 

indiapeq

25 mayo 2018 by IRENE CALVO, ÁNGELA LOSA

En Altura Projects


Cerca del metro Marqués de Vadillo se ubica el estudio de Iñaki Domingo, Álvaro y Alejandro Marote y Federico Guardabrazo. Un lugar de encuentro basado en el equilibrio y el respeto.


22 mayo 2018 by NEREA UBIETO

R de resistencia o la vergüenza de ser hombre


Ramón Mateos traduce con destreza datos estadísticos en expresiones artísticas que tocan las conciencias desde otra sensibilidad.


16 mayo 2018 by NICOLA MARIANI

10 preguntas a… Almudena Lobera


La artista investiga en sus obras sobre una serie de binomios que encuentran respuesta, a menudo, en la contemplación del espectador.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *