Tribus urbanas. Hoy, los maridis

Hay una nueva tribu urbana, seguro que conoces a alguien que pertenece a ella. Se trata de “los maridis”. Por Diana Aller. 


18 septiembre 2013

La antítesis del maridi

 

Si antaño Malasaña estaba poblada por rockers, mods y heavys, hoy son hipsters, pin ups y maridis quienes pueblan sus sinuosas y grisáceas calles. Las tribus urbanas han mutado a especímenes parecidos –con barbas y tatuajes-, pero sutilmente delimitados por sus autóctonas y peculiares costumbres.

 

¿Qué o quiénes son los maridis? Le pongo en antecedentes y seguro que usted, avezado lector de Madriz en seguida dibuja un recuerdo claro de algún conocido:

Los maridis son una parte de la nueva fauna urbana que desconozco si se da en otros lugares fuera de Madrid, aunque me temo que es algo universal y habitual en las grandes urbes.

 

Un maridi se reconoce por varios elementos. El primero, su aspecto: van vestidos con gusto y gastan cierta dejadez en su estilo. Es decir, lucen aparentemente despreocupados y velludos… Pero, cual platónicos en la cueva, es mera apariencia. La realidad es muy diferente: cada mechón de barba, cada trozo desharrapado de tela, cada detalle en principio mugriento, está profundamente estudiado para ensalzar la heterosexualidad.

 

Y es que, si por algo se caracterizan los maridis, es por ser gays a los que les gustan las mujeres. Los maridis huelen bien, a frescor… pero inundan las redes sociales con declaraciones de amor a sus mujeres. Porque, en efecto, conviven con una mujer y mantienen relaciones saludablemente largas con ellas.

 

Las esposas de los maridis no son el común de las mujeres. Son triunfadoras, modernas, atractivas y con un puntito rebelde que delatan sus tatús de juventud y su actual ocupación (y aspecto) liberal. Lo lógico sería que se acompañaran de Malenis (esas blogueras que hacen cupcakes y fotos de gatos) tal y como hacen los hipsters… Este tipo de chicas, -también llamadas “novias de Kike”- son demasiado blanditas y dulces para los maridis, que gustan de estar con mujeres un pelín más agresivas.

 

Pese a lucir novia cual trofeo, los maridis lo gozan hablando de decoración, electrónica y sobre todo, moda. Al tener estos gustos tan determinados, esta especie de la que les hablo se suele confundir y entremezclar con homosexuales a la última, y parecen uno más.

 

Otra característica significativa es la forma de hablar, amanerada y acompañada de mucha gesticulación.

 

A estas alturas, estoy segura de que ya tiene localizado un maridi en su entorno. Yo conozco varios, y ocurre algo con ellos que no he dicho: son encantadores.

11 diciembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (II)


Las criaturas urbanas tenemos un grave problema con respecto a la vida en la campiña, y es que nuestras mentes son tarros rebosantes de clichés cinematográficos.


10 noviembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (I)


La huida de Madrid, para que sea efectiva, debe hacerse al campo. Esta es la única posibilidad de desanudar temporalmente el vínculo con la capital.


21 octubre 2015 by REDACCIÓN

El futuro ya está aquí


Hoy, 21 de octubre de 2015, Marty McFly habría llegado al futuro. ¿Cómo se celebrará en Madrid este día de homenaje a “Regreso al futuro”?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *