Otros perros famosos en Madrid

Antes de la de Excalibur, se conoció en Madrid la historia del perro Paco y la del perro negro del Escorial. Por Diego Parrado


21 octubre 2014

cafe-fornos-1908

 

El sacrificio del perro Excalibur revolucionó a principios de octubre eso que se denomina “la opinión pública”, que desde hace unos años puede identificarse con el incesante rumor de los tweets y los comentarios de Facebook. En efecto, el anuncio del sacrificio de Excalibur corrió por las redes como la pólvora provocando dos tipos de reacciones: por una parte, algunos se movilizaron para proteger la vida de la mascota de la enfermera con ébola; por la otra, había quienes pusieron el grito en el cielo contra las proclamas animalistas. Para éstos, que la vida de un perro ocupara tal espacio en el debate público no era sino otro signo inequívoco de la estupidez de estos tiempos y del ablandamiento de la moral humana. Para los otros, sacrificar al animal iba en contra de una sensibilidad conquistada recientemente por el hombre.

 

Pero todos se equivocaban en una cosa: en Madrid existió ya un perro cuya vida tuvo en vilo a los vecinos de la capital. Se trata del perro Paco, el animal más querido en la Historia de la ciudad.

 

Según las crónicas de la época, Paco, un chucho callejero de color negro, se dejó ver por primera vez en el Café Fornos de la calle Alcalá (hoy un Starbucks), concretamente la tarde de 1879 en la que se acercó a la mesa del Marqués de Bogaraya y logró con sus monerías un trozo de carne.

 

A partir de ese día, el perrillo empezó a ganarse el sustento paseando su gracejo por las principales tertulias y restaurantes de la villa y corte, e incluso se le permitía la entrada en los teatros. A Paco se le quería mucho, y pronto fue tan famoso que los periódicos informaban periódicamente de sus andaduras y se vendían productos de repostería con su nombre. Paco, en fin, se convirtió en uno de los personajes más populares de Madrid, y no había puerta en la ciudad que no se le permitiera cruzar.

 

Una tarde Paco fue a los toros. Solía ir a menudo, pues al parecer disfrutaba mucho con el alboroto de la plaza, pero ese día la corrida había sido un desastre y el público se cebaba con el torero responsable, pitándole y reprochándole su falta de proeza. Excitado por los abucheos, Paco saltó a la arena y empezó a ladrar al lidiador, quien pagó su mala faena con el can y le dio un estoconazo.

 

Los madrileños se volvieron locos. Querían linchar al torero, a quien tuvieron que socorrer las fuerzas del orden, y, cuando Paco murió, lloraron el trágico final del perrito durante días.

 

perro paco

 

Pero tampoco es nuevo en Madrid el que un perro se entrometa en los asuntos de gobierno y acabe con la tranquilidad de sus dirigentes. Peor quebradero de cabeza que el sacrificio de Excalibur para la ministra Ana Mato fue para Felipe II el del conocido como “perro negro de El Escorial”.

 

Cuenta la leyenda que El Escorial fue construido por el pío monarca para tapar una de las puertas del infierno que hay en el mundo, y que para proteger esa puerta y evitar las obras del monasterio, el Diablo envió un perro negro. Cierta o no su naturaleza maligna, parece ser que en verdad un perro de ese color empezó a dejarse ver por el lugar aterrorizando a los obreros y obstaculizando la construcción de El Escorial, hasta el punto de que el propio Felipe II ordenó que se atrapara a la bestia y se le diera muerte. Finalmente, un obrero consiguió cazarlo y, para frenar las suspicacias de sus compañeros, lo colgó de una de las torres con su cinturón. Sin embargo, los aullidos del perro siguieron oyéndose en el monasterio durante años, y fue precisamente ese sonido el último que escuchó Felipe II antes de morir.

 

perro1

 

Por tanto, no es cosa extraña ni nueva que un pueblo se encariñe de un perro, ni que la muerte de un animal atormente la conciencia de su verdugo. 

13 octubre 2017 by REDACCIÓN

Movistar Likes, experiencias exclusivas para personas únicas


Descubre todo lo que tiene preparado para ti Movistar Likes.


13 septiembre 2017 by redacción

El diseño más contemporáneo en MINIHub


Jorge Penadés habla en MiniHub sobre el diseño más contemporáneo.


09 junio 2017 by GERARD VOLTÀ, YOS PIÑA NARVÁEZ (ERCHXS)

Re-volver: anarchivo-radical, delirios LSD y La Lupe


Dos personas dialogan en una sola voz expresando pensamientos, vivencias, opresiones y activismos en torno a lo queer y al VIH.



Comentarios:

Añadir comentario
nomeacuerdodeminick says:

Uy, este último da mucho miedo. Es como un perro-oveja.-serpiente sacado del infierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *