Pasajero, segundo boleto de ida al rock de verdad


18 febrero 2015

Foto: Raúl Murciélago.

Foto: Raúl Murciélago.

 

“…Y paso largas horas preguntándole a Dios, preguntándole por qué se pudre lentamente mi alma,

por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta ciudad de Madrid (…)”

—Insomnio. Dámaso Alonso

 

En el panorama musical actual uno no para de ver simulacros y máscaras. Me explico: bandas que dicen ser pero no son, que dicen sonar pero no suenan, que dicen decir pero no dicen… Incluso bandas que aseguran que, igual que han formado una banda de rock, podían haber montado un restaurante. Desde estas líneas les digo que esto de la música es una cosa muy seria y, si no, que se lo pregunten a estos cuatro tipos: Eduardo Martín (guitarra), Edu R. (sintes y teclados) Josechu (batería) y Dani (voz y bajo), que con su recién estrenado segundo álbum, Parque de atracciones (2015, Ernie Records) están dispuestos a ponerlo todo un poco del revés y a sentar las bases de un sonido muy sólido que los hace ya perfectamente reconocibles (afortunadamente) entre tanto ruido.

 

Pasajero son rock urbano, rock de calle, de suburbio, de humo y, por qué no, de alcantarilla, de “gente subterránea”. Y estoy segura de que no se molestarán si digo esto porque su sonido, sus implacables letras, su contundencia, parecen la continuación, hecha música, del sublime Insomnio de Dámaso Alonso, en el que el poeta ya se preguntaba en los años cuarenta del siglo pasado, por qué la ciudad se había convertido en ese espacio de dulce incertidumbre individualista, de confortable espacio hostil y, a la vez, de fiel refugio para el psicótico urbanita, para esos “hijos de la ira” en los que nos hemos convertido. Pues bien, me atrevería a decir que Pasajero han inventado el rock de desarraigo sesenta años después del poemario de Alonso.

 

Hablamos con ellos de Madrid, de las bandas hipsters “de pega” y de su particular visión de la música:

 

¿Cuáles son vuestras expectativas con este nuevo álbum? Me da la sensación de que era un trabajo que vuestro público estaba esperando con muchas ganas después de la buena acogida de Radiografías (2013), vuestro primer LP…

(Josechu) El planteamiento de este disco es similar al anterior en cuestiones de expectativas. No sabemos qué va a pasar. Sí es cierto que ya tenemos gente que escucha nuestra música, que no partimos de cero. Pero lo mejor es seguir trabajando y no hacerse expectativas de nada… Una vez que el disco sale, echa a volar. Ahora es del público.

 

¿Da más respeto el debut o la consolidación?

(Josechu) El segundo disco ha sido un proceso de maduración en el que nos hemos involucrado los cuatro mucho más, con lo cual lleva más el sello de la banda: cuatro cabezas trabajando en un mismo camino. Da un poco más de respeto este segundo LP (no sé si el de la consolidación, es muy pronto aún) porque ya hay gente con ganas de escucharlo. Pero tenemos muy poca ansiedad por nada. Bueno sí, jeje, por empezar a tocar ya en directo, que es lo que nos motiva al 100%…

 

Venís de otras formaciones, lleváis tiempo dedicándoos a esto de la música e imagino que cada uno tiene unas influencias que habéis puesto en común. Si tuvierais una máquina del tiempo ¿En qué época, musicalmente hablando, os gustaría haber vivido?

(Josechu) Ahora estoy muy en los 60. En esa década se concentran mis bandas favoritas (The Doors, The Beatles, etc) y creo que había un sistema más anárquico de hacer música, tanto en estudio como en el escenario. No The Beatles, que iban muy currados, pero otras bandas que daban rienda a la improvisación, el caos controlado, etc. Eso me llama mucho.

 

El panorama musical actual es muy amplio. A mí, como mera consumidora de música, me da la impresión de que hay que saber seleccionar bien qué está hecho con el corazón y qué no. Vosotros tenéis poco de estética hipster y mucho que decir, mucho “meollo”… ¿No os da la sensación, como a mí, de que muchas “bandas de rock” se han dejado llevar más por el envoltorio o la estética que por sonar como deberían sonar si fueran realmente rock y no puro marketing? Se me ocurren un par de nombres… (risas)

(Josechu) Lo primero gracias, porque si de algo huimos es de etiquetas, modas, etc. Aunque es imposible no estar encerrado en alguna, somos seres sociales, metidos en una cultura muy cerrada y este es el juego. Y al final, eso es lo que es: un juego. Juegas o no juegas. La gente, insisto, decide. Mi opinión es que si existe alguien que se sube a un escenario sin creérselo, debe ser la persona que más sufra del mundo. Y eso, al final, no se lo cree nadie.

 

 

Tras varias escuchas de Parque de atracciones, me invade una sensación total de claustrofobia (hablo de las letras, fundamentalmente), es un disco que no deja indiferente. Da la sensación de que necesitáis escapar de algo cuanto antes. Es como una necesidad imperiosa de salir de lo urbano, de la hostilidad de la ciudad, de esa muchedumbre anónima…

(Dani) En realidad sí hay una sensación de claustrofobia, pero la propuesta no es tanto escapar como encontrar sitios en los que ser libres dentro de todo lo urbano que nos rodea. Buscar instantes de calma, entre la gente subterránea, y sobre todo encontrar espacios donde dedicarle tiempo a las cosas que nos hacen sentir bien y compartirlas para romper el increíble individualismo en el que vivimos. En nuestro caso, la música es esa vía de escape y de encuentro a la vez, es lo que nos desconecta de lo superficial y nos conecta con la gente.

 

Imagino que el título “Parque de atracciones” es precisamente una ironía a toda la temática del disco. Porque, sinceramente, es tan crudo que da bastantes bofetones en la cara cosa que, por cierto, a los que no nos gusta la condescendencia, nos encanta. ¿Creéis que la sociedad necesita ayuda para despertarse o para reflexionar un poquito más? ¿Creéis que la música aún debe tener un mensaje?

(Josechu) Todo el arte debe tener un mensaje, sea cual sea. A nosotros nos gusta hablar del día a día, de lo cotidiano, de cosas que le pasa a todo el mundo, desde un punto de vista personal, aunque colectivo (ya que no somos especiales al resto). En este país estábamos muy dormidos, pero por fin parece que hay luz al final del túnel.

 

Me gustaría saber qué otras disciplinas os inspiran a la hora de crear música: libros, arte, cine…

(Josechu) Mucha literatura, mucho cine. Pero sobre todo música, que es el punto en común más arraigado de los cuatro. Compartimos muchos discos. Tenemos opiniones muy dispares y eso nos hace crecer personalmente y por ende, como músicos.

 

Decía antes que me parecéis una banda fundamentalmente urbana, tanto en vuestro sonido eléctrico, rápido, contundente, como en vuestras letras y en ese tipo de actitud “nihilista”. Aunque parece que tengáis una relación algo tormentosa con la gran ciudad… ¿Qué os gusta de Madrid? ¿Cuáles son vuestros rincones favoritos?

(Josechu) Madrid es esa relación amor-odio… “Te quiero y no te quiero ni ver”. Pero aquí están nuestras familias, amigos, etc. Siempre será nuestro núcleo. Pero hay que salir de aquí siempre que se pueda, para volver a echarla de menos. Y nuestro rincón favorito, cualquiera, siempre que estén nuestros amigos con los que compartir una buena noche.

 

Foto: Raúl Murciélago.

Foto: Raúl Murciélago.

 

Esa buena noche de la que hablan será el jueves 26 de febrero en la Sala Joy Eslava de Madrid. Es un concierto muy esperado por la banda madrileña donde presentarán disco junto a invitados muy especiales y darán el pistoletazo de salida a una flamante gira que les llevará por toda España.

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *