Perlita, la electrónica del cambio

Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza a base de bailes. Esto, más o menos, es Perlita: el nuevo proyecto musical de Pedro Perles, Calde Ramírez y Esteban Perles. Por Rocío Zarzalejos. Imágenes e ilustraciones cedidas por Industrias Bala y Perlita


13 Abril 2016

12745634_757469734385940_8294077512997000525_n

 

Vivimos en tiempos del cambio o, al menos, eso se respira en la noche madrileña. De repente, la cumbia y los ritmos tropicales irrumpen en las pistas de baile y mientras, la electrónica vive una segunda juventud y cambia de aires integrando incluso trasfondos “ecológicos”. De esta nueva electrónica (y de mucho más) va Perlita, el trío gaditano que “busca la catarsis” del público a través de directos como el del pasado mes de marzo en la Sala Sol, donde presentaron su álbum “de debuten”: “Cangrejo Yeti“.

 

Dicen que el universo galáctico de Perlita se acerca a estas palabras/grupos clave: Spandau Ballet, Spectrum, Amstrad, Hot Chip, Freddy Mercury, Dan Deacon, Disney o Air. A mí me gusta pensar en el espíritu del grupo como ese “new wave, pero con wave de Cádiz y flow de camarones. Jon Brion tendiendo sábanas en una azotea con un levante del carajo” que describe tan bien Lolo Ortega en la bio oficial del grupo.

 

De todas formas, como la galaxia Perlita no queda muy lejos y se puede visitar en metro o a golpe de telefonazo, llamamos a uno de sus protagonistas, Pedro Perles (compositor, músico, diseñador gráfico, ilustrador, artística 360º y “chowman” con c de Cádiz), para que nos hable de su trayectoria, de música, de cangrejos peludos, cócteles y de cómo han llegado con su primer álbum hasta el FIB o a compartir cartel con Crystal Figthers o Sleaford Mods en el festival Trafalgar. Todo cabe en esta conversación, como en su electrónica.

 

El estilo de Perlita es un poco indefinible, por eso me gustaría preguntarte a ti directamente: ¿existe definición?

 

[Ríe] Mmmmm si hay algo que defina a Perlita es la ausencia de definición. Creo que no nos ceñimos a ningún estilo ni a ninguna referencia en particular: absorbemos un poco todo lo que nos rodea; desde música hasta cine pasando por arte o por una aplicación de última generación. En Perlita confluyen muchísimos estilos, sensaciones y maneras de entender la música y la vida. ¡He dicho!

 

Perlita está compuesto por miembros de Lêda Tres, GENTEMAYOR, Music Komite… ¿En qué momento hacéis un hueco y decidís embarcaros con Perlita?

 

Siempre he querido hacer un proyecto que tuviese que ver con la música electrónica y con un matiz electrónico, desde hace muchos años… Entonces, he ido recopilando canciones y componiendo cosas y las iba guardando en una especie de fondo de “armario de ideas”, hasta que hace un año y medio o así, extraoficialmente, decidí que esto tenía que ver la luz y me cogí a gente con la que yo he trabajado como es Esteban Perles (mi hermano) y a Calde Ramírez que es toda una eminencia (¡esa palabra!) en el rollo de música electrónica gracias a Music Komite y a muchísimas más cosas que hace. Además, las otras bandas ahora mismo están en un segundo plano. Hemos colaborado con mucha gente y seguimos colaborando, pero ahora mismo estamos enfocados con Perlita, que es lo que toca.

 

Toca Perlita y promocionar “Cangrejo Yeti”, primer álbum de debut que acaba de salir en febrero… ¿Qué tiene este cangrejo que merezca el nombre de un disco?

 

Realmente, el disco digamos que es un eco-manifiesto al completo, porque gira en torno a la naturaleza y a la defensa de la naturaleza con un toque de humor. El cangrejo yeti es un animal maravilloso y misterioso que vive en las fosas abisales [fondo marino] y recibe su nombre porque está cubierto de pelo. Es un cangrejo que me gustaba mucho, tanto como para darle el nombre al disco. También hay canciones que hablan de cangrejos… Todo gira en torno al mar, a la naturaleza y a temas como ese. Es un eco-manifiesto: vamos buscando salvar el planeta de alguna manera. Al menos hacer bailar y que la gente se olvide por un momento de destruir el entorno (ríe).

 

Hacer bailar, que la gente se divierta… Si hay algo en lo que la gente coincide al escucharos o al veros es que Perlita es una FIESTA (con mayúsculas). ¿Coincide con lo que queréis transmitir, además del discurso eco?

 

¡Sí! Yo creo que aquí el eco queda en un segundo plano pero si es verdad que Perlita pretende ejercer un poco de catarsis con el personal y provocar a la gente mediante las canciones y el movimiento. Tratamos de ser un poco provocadores… Entonces sí: tiene que ver con la que la gente se mueva, mueva el esqueleto, el espíritu y el alma y que se meneen. ¡Qué hace falta!

 

Perlita

 

Muchos ya se atreven a catalogar su “Cangrejo Yeti” (Perlita / Industrias Bala / Gran Sol) como uno de los grandes descubrimientos del primer trimestre del año. Un disco compuesto por ocho canciones que no bajan de los tres minutos de duración y donde lo instrumental y la robótica se dan la mano con letras guasonas en español e inglés.

 

A la voz, los samplers y los sintetizadores se encuentra Pedro Perles, a los samplers y sintetizadores Calde Ramírez, y a la batería y batería electrónica Esteban Perles. Pero su labor no queda ahí: también se encargan del diseño y del arte, labor que ejecutan también a las mil maravillas los hermanos Perles y cuyo resultado se hace tangible, aparte de en “Cangrejo Yeti”, en otros proyectos como la cartelera de la pasada campaña navideña de Madrid o en los videoclips que idearon para PeloMONO o El Pimiento Indomable (Kiko Veneno & Martín Buscaglia), solo por citar algunos ejemplos.

 

¿Hay buen equilibrio entre el músico y el diseñador? ¿Te gusta más una cosa que la otra o es difícil elegir?

 

Mmmmm, Yo disfruto con todo lo que hago a nivel profesional. Pero desde luego, con lo que más disfruto es con “la explosión de la catarsis” y el directo, con el contacto con el público. Al final, casi todo el arte que hacemos es un escaparate y nos gusta enseñar y que la gente disfrute con lo que hacemos, tanto a nivel gráfico como a nivel musical, pero creo que donde más disfruto y donde más disfruta Perlita es en el escenario, que nos lo pasamos ¡pipa! Es una especie de baile vudú, de catarsis y bueno… Y cuando ves la reacción de la gente que, desde que hemos empezado, la verdad nos han acogido de forma brutal: la gente se lanza a bailar, se contonea, se dobla y eso es maravilloso sin ningún tipo de prejuicio y va a tope.

 

Eso mola. Leía en una artículo que vuestra música es “algo que podrían pinchar en la mejor discoteca en la que hayas estado jamás”.

 

Sí, ese era el articulo de un gran Paul Bridgewater (un tipo inglés que es bastante interesante él) y que decía que era como una especie de “extended play” o un vinilo que sonase de manera continuada en una discoteca. Nos parecía maravilloso que dijera eso pero sí, yo creo que el espectáculo está concebido como “un todo”. Las canciones están bien engarzadas, intentamos que estén enlazadas y que vayan generando un espectáculo continuo de baile y catarsis hasta el final con momentos más álgidos y momentos más tranquilos… Con momentos diferentes. Pero al final es eso: como una gran discoteca todo el rato.

 

 

¿Y tenéis algún tema fetiche que genere más “catarsis”?

 

Por el momento casi todos funcionan… Pero hay un tema que es “Flash Your Ass”, que funciona muy bien en directo y la gente se lo pasa muy bien.

 

Ya el título promete…

 

¡Se les disparan los pies! ¡Se les disparan!

 

También hay otros temas que van muy bien. Por ejemplo, con “Timanfaya” habéis llegado a la BBC…

 

¡Sí! “Timanfaya” fue la primera canción que compusimos para Perlita y en directo también funciona increíble. Según nos han dicho varios amigos o gente que conocemos por las redes, la melodía les taladra el “hipotálamo” y eso es que algún resorte hemos tocado.

 

“Timanfaya” fue la primera entonces ¿y el resto? ¿Cómo ha ido el proceso de creación del disco?

 

El disco ha seguido el cauce habitual pero se dilató en el tiempo. No tuvimos nunca prisa, no queríamos hacer algo “rápido y poco cuidado” y se ha ido dilatando cerca de un año. Es la primera vez en la vida que hacemos un disco con ritmo pausado… A lo mejor una temporada, durante un par de meses, hacíamos 3 o 4 canciones, las mezclábamos, le dábamos un reposo y hacíamos algún concierto porque sí que es verdad que en Perlita hemos hecho ya bastantes conciertos antes de estrenar. Estuvimos en el Monkey Week el año pasado e incluso hace dos años. Digamos que ya la trayectoria del directo es más larga de lo al final ha sido el estreno.

 

¿Qué es lo mejor que os ha pasado con Perlita: llegar a la BBC, compartir cartel en el FIB con otros grandes como El Guincho, la catarsis con el público…?

 

Yo creo que lo mejor que nos ha pasado es un cocktail: Perlita. Cuando tocamos en La Coruña una coctelería especial hizo un cocktail que se llamaba Perlita. Es una chorrada pero bueno (ríe): lo mejor que nos ha pasado es salir al escenario y ver como el público se lo pasa bien. Tocar en el FIB también está bien. Esos logros molan pero yo creo que lo mejor es desarrollar nuestro espectáculo allí donde nos llamen.

 

Allá donde los llamen o dónde los pinchen. La próxima cita que tendrán en Madrid será en el Festival Tomavistas en el Parque Tierno Galván aunque también se dejarán caer por el FIB, por el Festival Trafalgar (en “su Cádiz”), por el Vértigo Estival en Martos… Todo apunta a que, este verano será el de la invasión sigilosa del cangrejo yeti y de Perlita a base de colores, sintes, voces robóticas y mucho meneo.

22 Febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


17 Mayo 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Guía de festivales castizos para 2016


Este año, hay donde elegir.


01 Marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *