Promesa de continuidad (Parte 2)

Alberto Olmos toma el relevo de volúmenes similares ya propuestos hace más de una década por Lengua de Trapo y reúne una muy heterogénea colección de relatos en ‘Última temporada’. Incluye nombres como el de María Folguera. “Un, dos, tres… responda otra vez”.
Por Gorka Elorrieta


05 diciembre 2013

María Folguera (Madrid, 1984)

 

 

Es licenciada en Dirección de Escena por la RESAD y en Teoría de la Literatura por la Universidad Complutense. Su primera obra publicada fue “Sin Juicio”, Premio Arte Joven de Novela 2001, editada por Visor en 2002. Escribe y dirige para su propia compañía de teatro las obras El Amor Y El Trabajo (editada por Continta Me Tienes, 2012) e Hilo debajo del agua (Premio Valle-Inclán, Ediciones de la Complutense 2010). Entre tanto, escribe otros textos como “Verlaine Hijo” (Premio Caja Madrid de Narrativa 2011), “Sol de Hormiguero” (Premio RNE de Radioteatro 2008) o “El naufragio del Babilonia” (Premio Jóvenes Creadores 2004).

 

¿Fumador? No.

 

Primeras lecturas (infancia): Títulos de la colección de Barco de Vapor, de la colección de Leo Leo, de la colección de Alfaguara Juvenil. Y toda la serie de Celia, de Elena Fortún.

 

Uno de los libros de este año (uno nacional y otro extranjero): ¿De qué año? ¿De mi año o del año editorial? Voy bastante desfasada con respecto al año editorial. De mi año, el libro extranjero puede ser “Laúd y cicatrices” de Danilo Kis o “La orilla africana” de Rey Rosa (para que veas lo desfasada que voy), y el nacional… “El libro de la vida”, de Teresa de Jesús.

 

¿Alguna manía o autoimposición a la hora de escribir? Una ventana al lado, una habitación con puerta.

 

Un mecanismo/una estrategia contra los bloqueos creativos: Leer.

 

Un deseo y una promesa: Escribir esta novela.

 

Te inspira… observar los rituales cotidianos de la gente.

 

Si hubiera un nexo, un eslabón que una tu obra hasta la fecha, ¿cuál sería? La obsesión por ciertos mitos y arquetipos.

 

En tu caso, escribir es sinónimo de…/supone… vengarme, de los demás, de mí misma o de las desgracias inevitables.

 

Un escritor (o una novela/relato/ensayo/poemario) que te haya marcado profundamente. ¿En qué sentido? Los hermanos Grimm. Son valientes cuando recogen historias tremendas, contadas delante del fuego, sin meterse en medio para protegernos.

 

Cuando enciendes la tele es para… buscar una película.

 

Inventa un nombre para este “nuevos narradores españoles 1980-1989” (no tanto como vínculo literario –porque no existe una corriente- como cultural en un sentido más amplío): Te sientes la Generación… Sin techo/homeless.

 

¿Cuántos libros tienes ahora mismo sobre la mesilla (empezados o pendientes)? Empezados dos, pendientes dos.

Una librería, un bar y una cafetería: Librerías todas, cuando veo una entro. Bar y cafetería: la que esté más cerca del sitio donde estoy trabajando en ese momento.

 

A la hora de escribir, ¿eres más nocturno o diurno? Diurna.

 

Aquello del “bookcrossing”… Juguemos. ¿Qué libro escogerías y dónde lo dejarías? En cada tumba del cementerio de La Almudena dejaría, alternándolas, una Eneida y una Odisea.

 

¿Cuándo te dijiste (si es que lo has hecho) a ti mismo… “soy escritora” o “soy autora”? De pequeña, con seis o siete años, cuando escribía cuentos en folios doblados, la gente me decía que de mayor sería escritora, pero eso me desconcertaba porque mi único referente de escritora viva y activa era Gloria Fuertes, con su corbata y su pelo blanco. Y claro, yo prefería ser Grace Kelly, aunque estuviera muerta. Después encontré otros referentes; pero fui desconcertándome cada vez más, al ver cómo puede llegar a utilizarse esa palabra, escritora. Me resulta delicado manejarla en conversaciones como ésta. Pero lo que me importa es ganármela para mí misma, y lucho por hacerlo.

 

En tu Madrid diario hay… café y ordenador a primera hora, después voy a la oficina del circo en el que trabajo, y a menudo tengo ensayo (de teatro) por la tarde.

 

Una joya de tu biblioteca personal: el Diccionario Etimológico de Joan Coromines, una maravilla que abro al azar cuando es de noche y no encuentro esa película en la tele.

 

Lo más “jodido” de ser un autor joven: No querer ser un autor joven, ni mucho menos una autora joven.

 

Como ciudadana madrileña, te alarma sobre todo… La falta de amor y de sentido del humor hacia esta ciudad, donde pueden suceder tantas cosas en un día.

 

Tu cuenta en Twitter (o Facebook): Abrí una en twitter para ver cómo funcionaba, pero no la uso.

 

Nos recomiendas seguir a… Quiero seguir siguiendo a Valeria Luiselli.

 

Háblanos de ese puñado de sensaciones al ver publicado tu primer libro: Tenía dieciocho años. No entendía muy bien el efecto que generaba en mi entorno ganar un premio literario. Todo el mundo lo resumía como “Ha ganado un premio”, pero nadie preguntaba de qué iba el libro o cómo se llamaba. Era extraño relacionar unas páginas donde había volcado mi odio y mi mala leche adolescente con esas conversaciones acerca del éxito, y me daba vergüenza pensar que lo iban a leer.

 

¿Y en qué estás ahora? ¿Nos adelantas algo? Quiero vengarme de la muerte de mi tío Joaquín, que desapareció hace poco. Quiero escribir un poema épico que suceda aquí y ahora, y eso es algo contradictorio, porque la épica requiere cierta distancia. Por eso vuelvo a empezar una y otra vez, me cuesta encontrar el tono.

 

 

 

Daniel Gascón (Zaragoza, 1981)

 


 

 

Estudió Filología Inglesa y Filología Hispánica en laUniversidad de Zaragoza. Ha publicado los libros de relatos “La edad del pavo(Xordica, 2001), “El Fumador Pasivo”(Xordica, 2005) y “La vida cotidiana (Alfabia, 2011). Acaba de publicar “Entresuelo, su primera novela, en Mondadori. Es redactor de la revista Letras Libres y coguionista de la película de Jonás Trueba “Todas las canciones hablan de mí” (2010). Escribe en el blog danielgascon.blogia.com

 

 

¿Fumador? Dejé de fumar hace un par de meses pero, como en la anécdota probablemente falsa sobre la respuesta del líder chino Zhou Enlai a Richard Nixon cuando este le preguntó por su opinión acerca de la Revolución francesa, es demasiado pronto para decirlo.

 

Primeras lecturas (infancia): Mi madre nos leía a mi hermana y a mí antes de dormir. Recuerdo “Cuentos populares españoles”, “La isla del tesoro”, “Momo”, “El libro de la selva”.
Este último fue uno de los primeros libros que leí por mi cuenta.

 

Uno de los libros de este año (uno nacional y otro extranjero): “Por qué escribo”, de Félix Romeo. “Limónov”, de Emmanuel Carrère.

 

¿Alguna manía o autoimposición a la hora de escribir? Intento evitarlas. Creo que son excusas para no escribir.

 

Un mecanismo/una estrategia contra los bloqueos creativos: Que la fecha de entrega esté cerca.

 

Un deseo y una promesa: La extensión de la libertad individual. Aprender más recetas de cocina.

 

Te inspira… El trabajo de la gente que admiro. Y su conversación.

 

Si hubiera un nexo, un eslabón que una tu obra hasta la fecha, ¿cuál sería? El humor y el uso de materiales autobiográficos.

 

En tu caso, escribir es sinónimo de…/supone… Corregir lo que no supe decir en su momento. Y, después, corregir lo que no escribí bien en su momento.

 

Un escritor (o una novela/relato/ensayo/poemario) que te haya marcado profundamente. ¿En qué sentido? Habría muchos, pero si hablamos en serio el escritor que más me ha marcado es mi padre, Antón Castro. Para empezar: el cincuenta por ciento de la dotación genética, sus textos y su biblioteca.

 

Cuando enciendes la tele es para… Conectarla al DVD o a una película en Filmin.

 

Inventa un nombre para este “nuevos narradores españoles 1980-1989” (no tanto como vínculo literario –porque no existe una corriente- como cultural en un sentido más amplío): Te sientes la Generación… No me siento cómodo hablando por mi generación. Jonás Trueba dice que los que nacimos a principios de los ochenta vivimos el mundo analógico y el mundo digital. Cuando éramos niños había solo dos canales. Creo que hemos tenido más posibilidades y una experiencia más variada. Pero el consumo cultural es también más variado: es más fácil publicar ahora que en otros momentos, pero también parece que la literatura compite con más cosas y es menos relevante.

El día del 23-F mi madre estaba en el hospital, por una prueba del embarazo. Y a finales del 89 cayó el muro de Berlín. Es la década de ese último estertor franquista, de la modernización laboriosa e incompleta pero irreversible y estimulante de nuestro país, de la entrada de España en la Unión Europea, del fin de la tiranía soviética sobre buena parte del continente. Con muchos claroscuros –como el terrorismo, el desenlace trágico de Yugoslavia–, en Europa fue una buena década, que marcó el fin de muchas dictaduras y señaló una aspiración a la democracia, la libertad y el estado de derecho; hacia valores que ahora parecen frágiles pero que a mi juicio son todavía admirables: merecen que los defendamos.

 

¿Cuántos libros tienes ahora mismo sobre la mesilla (empezados o pendientes)? Estoy leyendo a Manuel Longares y a Tim Harford, y acabo de terminar “De música ligera” de Aixa de la Cruz. En la mesilla hay tres libros más que tengo pendientes. Y en esta mesa hay dos o tres que me apetece mucho leer.

 

Una librería, un bar y una cafetería: La buena vida. El Pandora. La Piola.

 

A la hora de escribir, ¿eres más nocturno o diurno? Quiero ser diurno, pero siempre termino escribiendo de noche. (Por ejemplo ahora, respondiendo)

 

Aquello del “bookcrossing”… Juguemos. ¿Qué libro escogerías y dónde lo dejarías? Me gustan las bibliotecas y las librerías, no el “bookcrossing”. Si me gusta un libro no quiero desprenderme de mi ejemplar. Y prefiero regalárselo a una persona concreta. He regalado varias veces libros de Sherman Alexie y de Jonás Trueba.

 

¿Cuándo te dijiste (si es que lo has hecho) a ti mismo… “soy escritor” o “soy autor”? El primer libro, que es el que te hace escritor, es el que te cambia la vida.

 

En tu Madrid diario hay… Siempre Mahou, siempre amigos.

 

Una joya de tu biblioteca personal: La primera edición estadounidense de “Rebelión en la granja”, regalada por Félix Romeo.

 

Lo más “jodido” de ser un autor joven: Dejar de serlo.

 

Como ciudadano madrileño, te alarma sobre todo… Soy ciudadano de Zaragoza. Madrid es mi segunda ciudad y uno de mis lugares preferidos: por lo abierta que es, por su desorden, porque nunca sabes bien qué va a pasar, porque en ningún sitio tengo tantos amigos. Ha tenido la mala suerte de ser el conejillo de indias del liberalismo cañí, que no es más que el disfraz de un intervencionismo moral, cultural y económico muy castizo y muy poco liberal.

 

Tu cuenta en Twitter (o Facebook): @gascondaniel

 

Nos recomiendas seguir a… @suanzes, @gonzalezferriz

 

Háblanos de ese puñado de sensaciones al ver publicado tu primer libro: Miedo, emoción, alegría. Al día siguiente tuve una tremenda resaca, pero no puedo culpar al libro.

 

¿Y en qué estás ahora? ¿Nos adelantas algo? En unos días publico en Mondadori “Entresuelo”, la historia de una familia contada a través de un piso en el que han vivido varias generaciones.

 

 

 

Jimina Sabadú (Madrid, 1981)

 

 

Es licenciada en Comunicación Audiovisual. Desde el año 2001 colabora regularmente con el fanzine Mondo Brutto. Ha trabajado en prensa, radio, y cine. En 2010 resultó ganadora del premio Lengua de Trapo de Novela con “Celacanto”, su primera novela. En 2013 estrenó su primer largometraje como directora, “La pájara”, y recientemente ha estrenado “Faraday”, coescrita con Pablo Vázquez y dirigida por Norberto Ramos. Es profesora de Dramaturgia y Literatura en la Universidad Camilo José Cela.

 

¿Fumador? No.

 

Primeras lecturas (infancia): “La Historia Interminable”. Antes de eso, todos los álbumes de “Mortadelo y Filemón”.

 

Uno de los libros de este año (uno nacional y otro extranjero): “Mecano 82” de Grace Morales. Extranjero publicado este año aún no he leído ninguno que me haga saltar de alegría.

 

¿Alguna manía o autoimposición a la hora de escribir? Calcetines y agua.

 

Un mecanismo/una estrategia contra los bloqueos creativos: Cabezadita.

 

Un deseo y una promesa: ¿Para qué? ¿Respecto a qué?

 

Te inspira… Todo lo que pasa alrededor. Otra cosa es cómo llega al papel.

 

Si hubiera un nexo, un eslabón que una tu obra hasta la fecha, ¿cuál sería? El estupor ante cosas que no entiendo.

 

En tu caso, escribir es sinónimo de…/supone… El día a día.

 

Un escritor (o una novela/relato/ensayo/poemario) que te haya marcado profundamente. ¿En qué sentido? “Las Olas” de Virginia Woolf. Me pareció que hasta entonces había perdido el tiempo.

 

Cuando enciendes la tele es para… Ver algo repugnante.

 

Inventa un nombre para este “nuevos narradores españoles 1980-1989” (no tanto como vínculo literario –porque no existe una corriente- como cultural en un sentido más amplío): Te sientes la Generación… A Dios gracias no me siento de ninguna generación. Eso lo dirá el tiempo, si es que el tiempo quiere decir algo.

 

¿Cuántos libros tienes ahora mismo sobre la mesilla (empezados o pendientes)? Creo que cuatro.

 

Una librería, un bar y una cafetería: Tipos Infames, el Candela, Living in London

 

A la hora de escribir, ¿eres más nocturno o diurno? Soy nocturna pero me estoy cambiando el hábito.

 

Aquello del “bookcrossing”… Juguemos. ¿Qué libro escogerías y dónde lo dejarías? Dejo libros constantemente por todas partes. Intento que la afición a la lectura no se transforme en afición a acumular bienes materiales.

 

¿Cuándo te dijiste (si es que lo has hecho) a ti mismo… “soy escritora” o “soy autora”? No me digo esas cosas.

 

En tu Madrid diario hay… por desgracia, siempre está el metro.

 

Una joya de tu biblioteca personal: “El mundo de los No-A” y “Cántico por Leibowitz”.

 

Lo más “jodido” de ser un autor joven: No haber pillado la época en la que el trabajo era pagado.

 

Como ciudadana madrileña, te alarma sobre todo… Tantas cosas…

 

Tu cuenta en Twitter (o Facebook): @Jimina_Sabadu

 

Nos recomiendas seguir a… @Xabibenputa y @forwardeo

 

Háblanos de ese puñado de sensaciones al ver publicado tu primer libro: Fue la satisfacción de ver algo de lo que me sentía orgullosa convertido en algo tangible. Ver una respuesta positiva. Y luego ver ese inquietante aluvión de insultos y desprecios.

 

¿Y en qué estás ahora? ¿Nos adelantas algo? En este instante, según escribo, estoy en Sitges para presentar la película “Faraday”. En breve la pasaremos en Madrid.

 

 

 

Guillermo Aguirre (Bilbao, 1984)

 

 

Ha publicado Electrónica para Clara , XV Premio Lengua de Trapo de Novela. Colaborador en diferentes revistas y editoriales, en la actualidad es también coordinador de cursos y eventos de Hotel Kafka y coordinador de redacción de la página de cultura de Ámbito Cultural. Leonardo es su segunda novela publicada.

 

¿Fumador? Por supuesto.

 

Primeras lecturas (infancia): “El monstruo y el jarrón” y aquellos de “Mi primer gran libro de…”, luego ya vino “Peter Pan”, “El viento en los sauces” y “Robinsón Crusoe”, Tolkien mediante, esas cosas.

 

Uno de los libros de este año (uno nacional y otro extranjero): No leo demasiadas novedades. Últimamente sólo releo y sobre todo a Terry Pratchett. ¿Nacional del 2013? El mío, qué leches, ¿o eso no se puede? Extranjero: Le Carré acaba de sacar novedad, aunque creo que ya no las escribe él, esa misma: “Una verdad delicada”, sea quién sea quien le escriba las novelas, sus libros siguen siendo cojonudos.

 

¿Alguna manía o autoimposición a la hora de escribir?: No lo sé, supongo que mi novia diría que no me gusta que me hablen.

 

Un mecanismo/una estrategia contra los bloqueos creativos: Escribir de pie.

 

Un deseo y una promesa: “Lo mejor” y “No lo volveré a hacer”.

 

Te inspira… Lo que no entiendo, casi todo, vamos. Lo que pasa es que no parece inspirarme demasiado como para llegar a eso de la escritura.

 

Si hubiera un nexo, un eslabón que una tu obra hasta la fecha, ¿cuál sería? Lo obsesivo. Mis personajes tienen obsesiones, parece que les divierten esas cosas.

 

En tu caso, escribir es sinónimo de…/supone… Que es fin de semana.

Un escritor (o una novela/relato/ensayo/poemario) que te haya marcado profundamente. ¿En qué sentido? “El Cuarteto de Alejandría”, de Durrell, en un sentido plástico y estético.

 

Cuando enciendes la tele es para… Ver la Fórmula 1.

 

Inventa un nombre para este “nuevos narradores españoles 1980-1989” (no tanto como vínculo literario –porque no existe una corriente- como cultural en un sentido más amplio): Te sientes la Generación… ¿Del VHS como señala la portada? ¿De Chernobyl? Chernobyl nos pilló a todos casi en pañales…

 

¿Cuántos libros tienes ahora mismo sobre la mesilla (empezados o pendientes)?: ¿Unos quince? Ya digo que acabo pocos libros pero los ojeo o empiezo todos.

 

Una librería, un bar y una cafetería: Mi querido Hotel Kafka es casi las tres cosas al mismo tiempo, pero si van por separado: La Machado como librería, La Pepa (C/Ciudad Real, con Delicias) que es el bar de mi barrio, vamos y… ¿Cafetería? Intento no pisarlas en la medida de lo posible.

 

A la hora de escribir, ¿eres más nocturno o diurno?: Diurno, por supuesto. A la noche uno llega demasiado cansado.

 

Aquello del “bookcrossing”… Juguemos. ¿Qué libro escogerías y dónde lo dejarías? Alguno de aforismos de Cioran, en unos baños públicos.

¿Cuándo te dijiste (si es que lo has hecho) a ti mismo… “soy escritor” o “soy autor”? No me siento demasiado de eso. Escribo, sin más. A mis 14 años me dije que quería escribir pero era tan sólo porque no quería estudiar.

 

En tu Madrid diario hay… Gente, demasiada.

 

Una joya de tu biblioteca personal: “El libro negro,” también de Durrell, en aquella edición de Sur.

 

Lo más “jodido” de ser un autor joven: No sé, algo que se pueda aplicar a todos los jóvenes sean o no autores… ¿la precariedad esa?

 

Como ciudadano madrileño, te alarma sobre todo… Cataluña.

 

Tu cuenta en Twitter (o Facebook): Sólo uso Facebook, a mi propio nombre: Guillermo Aguirre. Salgo con una boina y una pipa de maíz.

 

Nos recomiendas seguir a… Mi querido Txe peligro, en Faceboook.

 

Háblanos de ese puñado de sensaciones al ver publicado tu primer libro: Primero alegría, luego preocupación, al final indiferencia.

 

¿Y en qué estás ahora? ¿Nos adelantas algo? En un novela a cuatro manos con un buen colega. Una novela de ciencia ficción y humor. Escribir solo es muy aburrido.

 

 

Aquí podrás ver la primera parte del artículo.

03 mayo 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Editorial 120 pies


Editorial de libros electrónicos.


04 abril 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: India Toctli, poeta y pintora


Isabel García Mellado presenta a su alter ego, India Toctli, poeta y pintora que debuta en los circuitos editoriales con el poemario “Atl”.


27 febrero 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Librería Desperate Literature


Librería internacional que se define como un lugar de encuentro. En ella se esconden tesoros de segunda mano junto a los últimos lanzamientos editoriales.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *