Que Dios nos perdone

Tras el idilio que presentaron en “Stockholm”, Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen traen una historia de violencia, “Que Dios nos perdone”, un thriller con el Madrid de hace cinco años como telón de fondo. Por María Aller.


28 octubre 2016

Pocos veranos fueron tan movidos en Madrid como el del 2011. Por un lado, los acampados en Sol. Por otro, hordas de peregrinos acudían a ver al Papa. Pero pese a ese tumulto, la vida en la ciudad continuaba. Y es en ese ambiente castizo donde dos policías han de hacer frente a sus problemas personales y a su trabajo: buscar a un asesino en serie. Roberto Álamo y Antonio de la Torre los han bordado, pero el patrón venía dado por otro par: Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen, dos expertos en zurcir guiones a dos manos. Han trabajado juntos mucho tiempo y se nota la confianza y la profesionalidad. Ahora han crecido. “Que Dios nos perdone” viene con más pompa que la pequeña “Stockholm”: el éxito de ésta ha dado sus frutos. Esta vez han contado con mayor presupuesto, una major de por medio como Warner, una televisión nacional (Antena 3), un paso por un festival de mayor envergadura (San Sebastián) y más exposición a los medios, ergo más promoción para ellos, les guste o no. Pero eso da igual, porque forman un buen equipo.
Se fijaron en esa fecha ya histórica de la ciudad y quisieron ubicar ahí el proyecto que escribían una vez acabada la anterior: un thriller en el que de fondo se asoma Madrid. De la Gran Vía nocturna de “Stockholm” se han dirigido hacia las ajetreadas calles del centro

 
que_dios_nos_perdone-230971747-large
 

¿Por qué os llamaba tanto ese verano de 2011 en Madrid?

 

RODRIGO– Porque vivimos un ambiente muy curioso, y la gente que lo vivió estoy seguro que piensa lo mismo: era para hacer una película. O bien una comedia loca, o una historia de amor… Fue algo tan particular, tan curioso. Como guionista te fijas en algo así y esto fue directo a la pizarra de “cosas de las que molaría hablar”. En ese momento estábamos empezando a imaginar un thriller, y pensamos que dos polis que persiguen a un asesino en medio de esta ciudad, en este caos, con este ambiente beligerante y este calor, era para hablar. Eran dos posturas distintas: paradójicamente unos quieren cambiar las cosas y otros quieren celebrar el amor y la paz. Y de repente, mientras éstos celebran la llegada del Papa que proclama el amor, hay un tipo que está eliminando a gente.

 

¿El centro de Madrid inspira tanto?

 

ISABEL– Tanto…¡Y más! Si vives aquí, caminas por estas calles y vas por estos bares, cuentas con un trabajo muy rico. Y este enclave con este momento histórico, es demasiado interesante como para no contarlo.

 

qdnp_b5a0468

 

¿Queríais hacer crítica del cuerpo de policía?

 

R– No era nuestra intención. Y eso que pasamos el guión a una pareja de policías. Lo leyeron desde el principio y no se escandalizaron para nada. Es como cualquier otro gremio: hay de todo. Creo que hemos hecho una visión de la policía no horrible, sino variada. Y todo el compendio que hacemos, los hay profesionales, menos profesionales, etc.

 

Alguna crítica ha tildado a los personajes como machistas. ¿Qué pensáis de ello?

 

R– Creo que la visión de que los personajes sean machistas está más en el imaginario. Más bien son personajes solitarios, con unas dificultades para amarse y comunicar tremendas. Es cierto que a la mayoría de los machistas les pasa eso. Pero no hemos querido ni de lejos defenderlo obviamente, ni hablar sobre el machismo. Hemos escrito sobre dos personas que viven en España, que son policías, con lo que ya sabemos cómo puede ser su crecimiento como personas. Y sobre todo, son seres que no tienen las herramientas para comunicarse con sus seres queridos o con aquellos que conviven. Ni para quererles ni para ser queridos tampoco. Nosotros no queremos que se nos malinterprete: los que dicen lo del machismo no lo han sabido ver, e igual es culpa nuestra. Lo que está claro, y esto con un segundo visionado se nota más, es que los personajes femeninos más importantes, Rosario la limpiadora, y Elena, la hija de Alfaro (Roberto Álamo), son los causantes del viaje hacia el amor y hacia el perdón que hacen estos dos hombres. Sin ellas, esos tipos seguirían siendo brutales toda su vida.

 

I– De hecho, si hay un personaje que tiene luz en esta película, es el de Elena. Hace uno de los viajes más grandes en la historia: una niña que tiene que convertirse en adulta en pocos días. No elegimos el sexo de los personajes en función de que queramos proclamar algo. Es el diseño del personaje lo que te lleva hasta allí. Es cierto que una de las formas más terribles de violencia es el machismo. Y está ahí. Pero la película habla de violencia no como meta, sino como el escollo.

 
qdnp_b5a0762
 

La reflexión de las historias, ¿va saliendo sola? ¿O cuando escribís ya tenéis ideas prefijadas?

 

I– Sí que había una idea muy potente y que estaba desde el principio, sabíamos que queríamos hablar de la violencia, pero como el proceso de escritura es muy largo, te da tiempo a descubrir más cosas, y que son parte de la película: la soledad, el perdón, la redención, la amistad… Se parte de un faro, pero es cuestión de trabajo, no es casualidad.

 

¿Qué tal ha sido el paso de “Stockholm” a esto?

 

R– Ha sido muy orgánico, muy lógico y más lento de lo que parece desde fuera, claro. De cara al público nos veis cada tres años, pero nosotros lo hemos visto muy poco a poco: al echar la vista atrás vemos que nos ha salido redondo, que hemos tenido suerte, pero que también hemos hecho las cosas bien. Cuando terminamos de hacer “Stockholm”, nos pusimos a escribir un nuevo guión, con vistas a si aquella funcionaba. Y ahora estamos aquí con Antena 3, con Warner, con Roberto Álamo, con Antonio de la Torre, pero eso sí: hemos ido despacio y con prudencia. Las buenas noticias han ido con cuentagotas: primero Tornasol hasta acabar con San Sebastián. Cuando pase el tiempo, veremos lo grande que ha sido.

 
qdnp_b5a0020
 

¿Y es igual de cansado hacer promociones de una cinta pequeña que de una más grande?

 

R– ¿O Antonio de la Torre? (ríe) Yo no me siento cansado.

 

Pues con “Stockholm”, me comentaste que sí

 

R– Bueno. Igual con “Stockholm”, el último día ya cansa por estar diciendo todo el rato lo mismo. Además, una vez estrenada, yo estuve paseándola por festivales mucho tiempo. Ibas a la ciudad del festival, pero con ganas de ver más esa ciudad. La presentas encantado, pero claro, “Stockholm” es una película que se me ocurrió en el 2010. Pero ese proceso fue bueno. Tengo una habilidad brutal para olvidar lo malo. Ahí también tuvimos mucha suerte, fue también muy bonito. Aunque no hubiera dinero y no cobrásemos, la experiencia fue preciosa. En esta hay una parafernalia mucho mayor, pero nos están ayudando mucho. Aquí andamos, tan ricamente con dos cervezas hablando de una película. Igual dentro de un año estoy harto, pero de momento para nada.

 
qdnp_b5a7757
 

¿Ahora no tenéis ganas de comedia después de un thriller tan intenso?

 

I– Tenemos en el cajón un guión acabado de una comedia. Nos lo hemos pasado muy bien escribiéndola. Ahora estamos acabando de escribir un nuevo thriller, diferente a este, aunque en esencia parecido: habla también de personas, pero es político.

 

¿También en Madrid?

 

I– Y en más sitios. El protagonista es un político corrupto. Con el disfraz del thriller queremos contar la historia de este personaje.

 

Estáis en muchas quinielas de cara a los Goya. ¿Cómo os veis?

 

R– Uf. Es que este año es muy potente.

 

I– Tenemos la buena y mala suerte de formar parte de, al menos para mí, uno de los mejores años del cine español. Buena suerte porque es un honor, mala porque será complicado.

 

R– Sí, y ya estamos contentos con San Sebastián. [Fueron los ganadores de la Concha a mejor guión].

 

 

Lleváis trabajando juntos mucho tiempo. Tú de hecho, Rodrigo, en San Sebastián te declaraste a Isabel tras recibir la Concha a guión ¿Hay algo que no os guste el uno del otro?

 

R– En San Sebastián estaba borracho (ríe). A ver, problemas gordos no hemos tenido nunca. Es cierto que todos tenemos nuestros momentos de atasco, pero son cosa momentánea. Al día siguiente vamos a estar bien y rindiendo.

 

I– Y de hecho cuando nos hemos atascado es porque teníamos problemas de guión, no entre nosotros. Pero es una señal maravillosa, porque es prueba de que eres exigente y estás llegando a otros lugares. Nos preocupamos pero una parte de nosotros, está en paz, porque vamos bien. Si estuviéramos a cerveza por versión aprobada, no creo que estuviésemos aquí.

 

R– Y trabajamos bien juntos porque tenemos bastante empatía. A veces te toca trabajar con otra gente, que será mejor guionista que nosotros, pero que están zumbados, y es un infierno currar con ellos. Y nosotros ya llevamos cinco guiones en común a nuestras espaldas.

 

I– Y antes de eso, cuando trabajábamos juntos en “La pecera de Eva”, la coordinadora de la serie de ese momento, nos ponía siempre juntos porque decía que “estos dos trabajan bien”.

 

R– Es cierto. Es normal que empezásemos más cortados, pero ahora que nos conocemos de sobra, evidentemente somos muy sinceros y honestos.

12 septiembre 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: La mansión de la niebla


Este film resulta ser uno de los mejores ejemplos del fantaterror español, un género difícil y escaso en nuestro país. Rodada en Madrid, bajo la dirección de Francisco Lara Polop en 1972.


18 mayo 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Contactos


La Pantalla recuerda el Mayo del 68 con “Contactos” (1970), dirigida por Paulino Viota, una de las primeras películas indies del cine español.


17 abril 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Duerme, duerme mi amor


La Pantalla cierra su homenaje al director Francisco Regueiro con una de sus comedias negras más críticas y arriesgadas: “Duerme, duerme mi amor”.



Comentarios:

Añadir comentario
Javi says:

Me ha encantado! por el título esperaba otra cosa y me ha sorprendido bastante para bien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *