¡Quemad Madrid!

Entrevistamos a Raquel Peláez, autora de un libro que retrata el Madrid actual con grandes dosis de humor, ironía y ternura. Por María Arranz


02 julio 2014

Raquel Peláez acaba de publicar el libro ¡Quemad Madrid! (o llevadme a la López Ibor), editado por Libros del KO, prologado por Santiago Lorenzo e ilustrado por Alfonso Zapico. Ahí es nada. Hablamos con ella para que nos cuente más cosas sobre su libro y también sobre su particular visión de Madrid.

 

atico_mujeres1

 

Lo primero, cuéntanos cómo surge la idea de hacer este libro y cuál es su hilo conductor (aparte de la ciudad de Madrid).

 

Cuando llegué a Madrid empecé a escribir un blog para dejar constancia de las cosas que se me ocurrían mientras paseaba por la ciudad. Quería registrarlas porque sabía que tarde o temprano pasarían a formar parte del paisaje cotidiano y dejaría de percibirlas. El blog al final se ha convertido en un libro y mis impresiones en la historia que cuento aquí. El hilo conductor es en realidad ese narrador ominisciente que soy yo, que intenta estar lo menos posible, pero que de alguna manera evoluciona y crece con la ciudad. El libro es una cosa a medio camino entre un libro de viajes y un dietario, aunque un poco surrealista todo.

 

¿Y por qué hay que “quemar Madrid”?

 

Hay que quemar en el sentido figurado, lúdico y destructivo aquello que nos haga mucho bien y mucho mal. No sé si me explico… Vamos, que en ningún momento hablo de verdad de ponerme en plan pirómana.

 

De tu libro se dice que es “un fresco de las miserias y grandezas de la capital de España en el siglo XXI”. Sin desvelarlas todas –que tendríamos para rato– ¿cuáles dirías que son las principales miserias y las mayores grandezas de los madrileños?

 

Dos miserias: clasismo y obras públicas absurdas. Grandezas: hedonismo y belleza plástica nada convencional.

 

embassy

 

Tú vives en Madrid desde hace tiempo pero eres de León, ¿cuánto tiempo llevas en la ciudad? ¿Recuerdas cuál fue tu primera impresión de ella?

 

Llevo aquí cinco años. Cuando llegué me puse a compartir piso con dos desconocidos en Chamberí. Recuerdo que el escaparate de la Pastelería Jofer (en la glorieta de Iglesia), llena de tejas de todos los sabores (naranja, brandy, chocolate) y la barbería que tiene al lado (cruzo los dedos para que mañana siga ahí) me hipnotizaban. Pensé “yo creo que igual puedo ser feliz aquí”.

 

¿Qué dirías que hace a Madrid diferente al resto de ciudades de la península?

 

Ser el centro del centralismo es una cosa que imprime mucho carácter. Hay un Madrid oficial, el que odian todas las comunidades autónomas, históricas o no, con mucha razón. Y luego hay un Madrid civil que es un gran desconocido y que es una especie de cóctel multicultural de las provincias españolas y de ultramar.

 

¿Cuáles son esas cosas muy madrileñas que los madrileños ni siquiera saben que lo son?

 

Diré una que no menciono en el libro: los establecimientos de reprografía. Toda España ha dejado de hacer fotocopias y Madrid ahí sigue.

 

Como fan de los sándwiches del Rodilla, tengo qué preguntártelo, ¿qué secreto esconden estos bocadillos?

 

Son un símbolo masónico que da acceso a una dimensión desconocida. Y son injustificadamente caros.

 

¿Y qué pasa con el VIPS? ¿Templo o decadencia?

 

Ambas cosas a la vez.

 

vips

 

Hay varios personajes en el libro a los que les escribes cartas abiertas, ¿por qué les elegiste y, en tu opinión, qué representan de Madrid cada uno de ellos?

 

Me parecía que ellos tres representaban cosas concretas muy significativas de la madrileñidad. David Summers al niño bien que sale por Alonso Cano y se casa en los Jerónimos pero tiene una Fender Stratocaster. Javier Marías al intelectual progresista que es misántropo pero que vive en el barrio más turístico de la ciudad, el de los Austrias (lo que le obliga a estar siempre de mala uva, porque siempre hay gente incordiando). Y Christina Rosenvinge, la musa inmortal, que… bueno, no sigo que destripo el libro.

 

Si sacaras a un guiri de paseo por Madrid un día entero, ¿a dónde le llevarías para que entendiera lo que es esta ciudad?

 

Cuando vino Mario Testino le llevaron al Toni 2 y lo entendió todo muy rápido. Probablemente haría lo mismo.

 

Y si Madrid se quemara de verdad, ¿qué salvarías?

 

A todos los amigos y gente increíble que he conocido aquí.

 

* “¡Quemad Madrid! (O llevadme a la López Ibor)” se presenta el jueves 3 de julio a las 20h en la librería Tipos Infames.

30 enero 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Ana Zaragoza de Caravanbook


Un recorrido a través de los tres momentos clave que impulsaron la trayectoria profesional de la fotógrafa y editora.


28 diciembre 2017 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Amelia García, fotógrafa y editora


El fotolibro “Querido” habla del amor y el desamor y está elaborado con material de relaciones pasadas de Amelia García quien, además, es editora de Paisana Books, una editorial y distribuidora independiente de fotolibros y fanzines.


30 noviembre 2017 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Elisa McCausland


La escritora plantea nuevas ficciones feministas en su último libro.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *