QUEREMOS TANTO A SILVIO

Astiberri recupera en un nuevo volumen, ‘Silvio José Destronado’, la última odisea del ser más despreciable/inolvidable de Paco Alcázar. Por Gorka Elorrieta


15 octubre 2013

Paco Alcázar

 

 

“Es una mezcla de animal doméstico y maldición bíblica”. Así le define uno de los últimos secundarios creados por Paco Alcázar para su página en El Jueves, un trabajo semanal que, de nuevo, ha reunido Astiberri bajo el título de ‘Silvio José, Destronado ’. Y así, enganchados a la odisea de ese ser tiránico que pretende volver a sus dominios (la casa de su padre), hemos pasado estos días. Como las buenas series de televisión, esta nueva entrega crea adicción y te deja medio huérfano cuando termina. Por suerte habrá más temporadas, nuevos espejos deformantes para realidades conocidas, nuevas ironías, otros sarcasmos, certeras dosis de crítica cultural/política (más o menos encubierta), hilarantes salidas de tono, más subrayados y entrecomillados… Continuarán, en definitiva, las páginas de un tebeo brillante.

 

 

A propósito de la publicación del recopilatorio, le mandamos un puñado de preguntas al hacedor de este mito tan poco apolíneo como nuestro, al dibujante de un hombre gordo con bigote que viste pijama de lunares y es fan de Steven Seagal, a unos de los autores más interesantes del panorama nacional.

 

Has construido tan profundamente al personaje que parece que se escriba solo, que tenga vida propia. ¿Cómo se mantiene el pulso con Silvio a lo largo de los años?
Ese es mi sueño, que algún día se escriba solo. Por ahora tengo que conformarme con dar vueltas sobre mí mismo durante horas.

 

¿Cuántos años cumple la criatura? ¿Qué motivó su aparición?
Mientras escribo esto van a cumplirse los ocho años y medio. Silvio apareció debido a mi necesidad de encontrar un trabajo remunerado.

 

¿Silvio José (SJ) es (o será) tan conocido como Paco Alcázar?
Supongo que depende a quién preguntes. Lo más habitual es que no nos conozcan a ninguno de los dos.

 

¿De qué manera sale adelante una página de SJ? ¿Por dónde empiezas? ¿Cómo trabajas?
Corto un folio por la mitad. Hago un pequeño esquema con la estructura de la página. Espero varias horas. Compruebo que sigue sin haber nada escrito. Me angustio. Empiezo a escribir diálogos interminables a tamaño pulga. Los repito en mi cabeza una y otra vez. Uno o dos días después he llenado la cuartilla hasta arriba de texto ininteligible que solo yo soy capaz de entender porque me lo he aprendido de memoria. Cojo una hoja de papel Schoëler Liso y corto una porción de 28,5 x 23 centímetros. Empiezo a dibujar a lápiz. Me peleo contra los textos para intentar encajarlos de alguna manera. Durante el proceso, calco las cabezas de los personajes con mi mesa de luz. Unas tres horas después he terminado y comienzo a entintar. Cojo mi pincel y empiezo por el texto. Esta caprichosa forma de tortura masoquista me lleva otras tres horas. Luego entinto los dibujos. Adivina cuánto tardo. Exacto: ¡tres horas! Es asombroso, probablemente son las matemáticas de Dios. Cuando ya he terminado con el pincel escaneo la página, la dejo limpia de imperfecciones (más o menos) y me pongo a colorear con mi querido Photoshop CS5. Esto me lleva… ¿tres horas? ¡NO! ¡Una hora y media! Algo debo de hacer mal, probablemente. En fin, cuando termino subo la página al servidor de El Jueves y guardo un par de copias de seguridad. El último paso consiste en coger un rotulador y tachar de mi lista de entregas la página que acabo de terminar. Finalmente, y con otro rotulador (más fino) escribo una “E” en la casilla de mi calendario del día que se publicará la página. Es una “E” de “entregado”. En fin, eso es todo. Así pasa mi vida.

 

¿En alguna ocasión te has asomado a algo parecido a una crisis creativa?
Cada semana.

 

¿Se acostumbra uno a entregar una página semanalmente o el asunto tiene sus altibajos?
Siempre tienes épocas en las que estás más espeso que otras, pero ya es parte de la rutina y mi cerebro se ha acostumbrado al tema. Aunque apura todo lo que puede. Sinceramente, nunca pensé que fuera a ser capaz.

 

La frecuencia con que desaparece Silvio y aparecen los coprotagonistas… ¿la mides pensando en la historia, en el lector… o te sirve para descongestionarte del tiránico protagonista?
Un poco por todo. Normalmente ocurre cada tres o cuatro historias de Silvio. Cualquiera que siga la serie sabe que los secundarios son muy importantes. Es una tradición heredada de “Mecanismo Blanco”, la serie que dibujaba en El Víbora y lo considero básico para mi supervivencia mental.

 

¿A qué personaje secundario le tienes especial cariño? ¿Por qué?
A Sebastián Cubero, profesor de autoescuela con bigote hitleriano, poeta infantil fracasado y rondador de túneles. Me resulta muy entrañable y todas sus cositas me han dado mucho juego. También me lo paso muy bien con el director del zoológico. Tengo debilidad por los tiranos.

 

SJ te ha quitado el pudor para decir o hablar de… 

Teniendo en cuenta mis tebeos de los noventa, podría decir que Silvio es mi “etapa pudorosa”.

 

Todos podemos ver reflejos de SJ en nosotros. ¿Su creador también? ¿En qué medida?
Claro. En la medida en que Silvio es un retrato (vale, algo distorsionado) del monstruo que habita en mi interior. Especialmente en temas de sociabilidad.

 

¿Le has encontrado algún parecido razonable (real)?
Últimamente he visto unas fotos de Pablo Escobar que salía calcadito.

 

¿Te encuentras más cómodo escribiendo que dibujando?
No sé si “cómodo” es la palabra. En todo caso, creo que tengo más talento para escribir que para dibujar.

 

Hay una tira dedicada una persona… ¿pero habrá más guiños íntimos, personales, no?
La historia dedicada era en honor a Palmiro Capón, el personaje de Lalo Kubala en El Jueves que dejaba la revista aquella semana. Sí, por supuesto que de vez en cuando hay guiños personales…Por ejemplo, la etapa de Silvio como portero nació de un sueño de Manuel Bartual en el que me contaba que sería buena idea que Silvio se hiciera portero (!)…La aparición de un bebé en la serie fue debido al nacimiento de mi propia hija… Un par de amigos que se sacaron el carné de conducir aparecieron como alumnos del profesor Cubero…

 

En este nuevo volumen evolucionas la historia y le sacas de casa, amplías los temas de la serie. ¿Causas principales?
Después de trescientas páginas con el efecto “día de la marmota”, o sea, que los actos no tenían consecuencias, decidí que una semana sí las hubiera y Silvio se encontró abandonado en el mundo. Creo que llega un momento en todas (a casi todas) las series en el que ocurre algo parecido. Hay que romper un poco los esquemas para que pasen cosas nuevas, forzar un poco la situación. La cosa es intentar hacerlo sin que el personaje pierda fuerza o esencia. Es arriesgado, pero necesario.

 

Pero al final, como el Silvio “Ulises” José de la contra, vuelve a casa… ¿Algún plan de futuro para él?
Ahora Silvio ha tenido una relación sentimental, se ha ido a vivir con una mujer. Probablemente, el próximo tomo sea “Silvio José Enamorado”.

 

En ‘Panorama’ (Astiberri), un repaso a la novela gráfica nacional, son todos los que están pero obviamente no están todos los que son… ¿Goza de buena salud el cómic estos años? Más editoriales, se suman propuestas, nuevos proyectos (por pequeños que sean), gente joven inspirada/inspiradora…

Sí. Espero que “Panorama” funcione bien porque creo que demuestra todo lo que has dicho.
Tus libros se han editado en varias editoriales, algunas dedicadas al cómic o otras más generalistas… ¿Hay también más lectores? En algunos grandes almacenes de ocio y cultura su espacio ha aumentado unos cuantos metros cuadrados en los últimos tiempos.
Sí, parece que ha crecido algo el público habitual y en algunos casos, se ha estirado hasta lo espectacular. Tampoco es una situación idílica, pero hace unos años era bastante peor. Mi instinto me dice que la cosa volverá a empeorar en breve, pero también es verdad que mi instinto se equivoca continuamente.

 

 

En Madrid, te gusta ir a comprar a… ¿O compras ya mucho online?
La verdad es que no soy comprador habitual de ninguna tienda. Compro un poco donde me pilla. Y sí, cada vez más por internet.

 

 

De las novedades que se han publicado recientemente o que vienen en otoño… ¿A qué te apetece hincarle el diente?
Acabo de comprar “White Cube” de Brecht Vandenbroucke y es una maravilla. También acaban de salir un par de recopilatorios de compañeros de El Jueves que son canela fina, “Sexorama” de Manuel Bartual y el libro de Federik Frik “Piraña Social”, de Rubén Fernández.

 

 

Por último, define (tu) Madrid:
Madrid es un lugar fascinante en su inexplicabilidad.

03 mayo 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Editorial 120 pies


Editorial de libros electrónicos.


04 abril 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: India Toctli, poeta y pintora


Isabel García Mellado presenta a su alter ego, India Toctli, poeta y pintora que debuta en los circuitos editoriales con el poemario “Atl”.


27 febrero 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Librería Desperate Literature


Librería internacional que se define como un lugar de encuentro. En ella se esconden tesoros de segunda mano junto a los últimos lanzamientos editoriales.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *