Recuerdo de Bernardo Bonezzi

EL VIERNES TENDRÁ LUGAR UN HOMENAJE AL FALLECIDO LÍDER DE LOS ZOMBIES. KIKI D’AKI, PACO CLAVEL Y RUBI, ENTRE OTROS, VERSIONARÁN VARIAS DE SUS CANCIONES. POR DIEGO PARRADO


10 julio 2014

bonezzi3

 

El pasado domingo Bernardo Bonezzi habría cumplido cincuenta años. Murió hace dos veranos, en agosto del 2010. Hay una canción suya llamada “Orquídeas marchitas” que dice así: “Orquídeas yacen secas en la mesa / Una última mirada y la puerta se cerró / No queda tiempo para mirar hacia atrás / El pasado ya no volverá…”.

 

Resulta tentador hacer algunas frases tristes a la hora de escribir sobre Bonezzi: con trece años bebió a gallete de la pócima de los vítores y se pasó los treinta siguientes paladeando las mieles de ese primer éxito, la “Groenlandia” de los Zombies. Es verdad que Bernardo, a diferencia de otros, sobrevivió al vértigo de la “Movida” y consiguió reciclarse en un excelente compositor de bandas sonoras (le puso música a las mejores películas de Almodovar, al “Gran ganga”, a la entradilla de Farmacia de Guardia, etc). Pero, ¡ay!, cuando ya casi le alcanzaban los cincuenta años, esa edad rotunda a la que ya todo parece decidido y zanjado, Bonezzi quiso beber una vez más de la irresistible pócima que había probado tres décadas antes. Volvió a subirse a los escenarios…

 

No diré más. El cine y la literatura ya nos han advertido muchas veces de los peligros de echar la vista atrás: Orfeo, la mujer de Lot y el detective Scottie sufrieron sus consecuencias. El propio Bonezzi parecía haberse dado cuenta de ello siendo sólo un adolescente: “El pasado ya no volverá / Orquídeas marchitas en un rincón del pasado…”.

 

Zombies

 

Sí, es tentador detenerse en el Bonezzi trágico; en el héroe derrotado, la fama envenenada, etcétera. Sin embargo, todas esas frases tristes no serían justas con su memoria. ¿Quién le canta a un muerto su enfermedad por encima de su gloria cuando se para delante de su tumba? Por eso, algunos amigos del músico han querido rendirle este viernes un homenaje en la sala Siroco, “Un verano en Groenlandia”, una serie de actuaciones de distintos grupos (alguno tan bueno como Kiki D´Aki) interpretando canciones de Bonezzi.

 

Lo organizan Paco Clavel y Juan Sánchez, a quienes Madrid ya debe las sesiones de “Cinema Oh! Culto”. Juan, además, fue el novio de Bernardo y ha tenido la amabilidad de contestar las siguientes preguntas.

 

¿Qué canciones prefería Bonezzi entre las de su propio repertorio?

De la época de Zombies, una de sus favoritas era “Extraños juegos”, más que “Groenlandia”, y por eso quiso hacer una versión en el disco “El viento sopla donde quiere”. De la etapa Bonezzi-St. Louis disfrutaba mucho cantando “La herencia”, aunque si le preguntaban sobre sus favoritas solía mencionar más canciones de sus últimos trabajos que de los primeros: “Atardecer”, “El arte de esconder el polvo debajo de los muebles”, “Concupiscencia”…

 

¿Cuáles prefieres tú?

Yo me enamoré del segundo LP de Zombies, “La muralla china”, y también me gusta mucho la instrumental “Crimen”. Del Maxi-Single de Salambó, “Las diez mujeres más elegantes” me encanta porque tiene mucho humor… El LP de Bonezzi-St. Louis me gusta prácticamente entero. Entre sus últimas composiciones hay varias que me parecen estupendas, pero en general son dramáticas y me resulta duro escucharlas.

 

¿Qué cosas lamentas que se haya perdido Bernardo durante estos dos últimos años?

Hay tres cosas que sé que le habrían hecho disfrutar mucho y que cuando han tenido lugar me han hecho recordarle muy intensamente: la exposición sobre David Bowie que tuvo lugar en el Victoria & Albert Museum de Londres en 2013; la exposición-instalación “Brian Eno, 77 Million Paintings”, así como la conferencia que dio Eno en La Casa Encendida; y el concierto de Brian Ferry del pasado 3 de julio en La Riviera.

 

Bernardo era un gran cinéfilo. ¿Cuáles eran sus películas favoritas?

Amaba sobre todo el cine de Bergman y Rohmer. De Bergman le gustaba prácticamente todas, pero “Como en un espejo” era una de sus favoritas junto con “Fresas salvajes”. De Rohmer te diría lo mismo, tenía toda su filmografía, que había revisado varias veces: “Cuento de primavera”, “Cuento de verano”, “Cuento de otoño” y “Cuento de invierno” estaban entre de sus preferidas, pero sobre todas estas, “El rayo verde”. Algo que poca gente sabe es que escribió un guión cinematográfico, “Solsticio de verano”, que creo que era una curiosa mezcla de Bergman y Rohmer… Amaba también “Imitación a la vida”, de Douglas Sirk, aunque quizás su película favorita era “El hombre que cayó a la Tierra”, de Nicolas Roeg, interpretada por David Bowie. Tenía todas las versiones que habían salido en video, DVD y Blu-Ray. La había revisado muchas veces, y fue la última película que vio.

 

“Orquídeas yacen secas en la mesa.

Una última mirada y la puerta se cerró”.

 

bonezzi

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *