Restaurantes que traen cola

Los objetos exclusivos y los lugares top secret van a ser desbancados por otro fenómeno más inquietante: la llamada generación “no reservation“. Esto es, disfrutar haciendo cola para poder entrar en nuestro restaurante favorito. ¿Una locura? Lo que está claro es que los bocados después del esfuerzo tienen que saber a gloria. Y eso, al final, gusta. Por Penélope Saralegui


22 octubre 2014

Nakeima 3 @luisphoto

Foto: @Luisphoto.

 

Desde Madrid a Nueva York pasando por Londres, donde nació esta tendencia, los locales se apuntan al llamado “no reservation“. El concepto dicen que lo acuñó David Chang, fundador del imperio Momofuku en Nueva York, pero el que lo generalizó fue el crítico del New York Magazine, Adam Plat, en este artículo donde despotrica a gusto sobre esta tendencia.

 

Dejando de lado las críticas, el hecho es que este nuevo tipo de acercamiento a la gastronomía cuenta con inspiración en los locales de comida asiáticos. Así es que no sorprende que el mayor exponente de este fenómeno a contracorriente en Madrid sea el restaurante Nakeima. ¿Lo harán por algún síndrome antisocial o porque son unos artistas en la conquista de los foodies madrileños? El hecho es que triunfan.

 

Menos mesa y más barra

 

Los turnos en Nakeima son solo dos: a las 14 horas y a las 21 horas. Media hora antes un cocinero levanta la persiana y sale a la calle para tomar nota de las personas que hay esperando. La cola es larga especialmente los fines de semana. Cuando están dentro la puerta se cierra. No es que se haya cometido un secuestro, es que una vez se ha llegado al aforo máximo de 20 personas no entra nadie más.

 

Detrás de los fogones se encuentran cocineros jóvenes que vienen de lugares conocidos como DiverXO, Nikkei 225 o Sacha, por lo que no sorprende que se hayan hecho un hueco entre los amantes de alta comida asiática en Madrid. No hay carta y los platos del día están escritos en la pared, aunque tampoco todos. Y no te molestes en pedir café: no tienen cafetera. Por llevar la contraria lo hacen incluso con el nombre, Nakeima, que significa “en llamas” y cuyo origen no es asiático sino gallego.

 

Mezcal-Lab

 

Por su parte, en Mezcal Lab, el bar de Punto MX en la calle Hermosilla, tampoco hace falta reservar para “botanear”, como ellos llaman a la acción del picoteo. En su caso, el origen del nuevo espacio les ha permitido liberar algunas plazas para ponerlas a disposición de la clientela, ya que las listas de espera del restaurante rondan ya varios meses. De este modo, los lunes se convierten en el día clave para conseguir visitar el local.

 

Bocadillo de jamón y champán

 

Con un formato bien distinto, Bocadillo de Jamón y Champán, en el Barrio de las Salesas, busca la alta gastronomía con un concepto simple: champagne francés (por cierto, siempre viene de allí, sino no sería champagne) y un bocata de pan del bueno con jamón de bellota. ¿Eso es todo? Realmente no. Cuenta con algo más de variedad en bocadillos y algunos platos, pero el jamón sigue siendo el rey. El espacio, bastante reducido, dispone de una barra central y varios taburetes. Por supuesto, nada de reservas.

 

Muta mutando

 

La archiconocida Sala de Despiece de la calle Ponzano, es un local atravesado por una larga barra que emula la mesa de trabajo de un matadero, con múltiples detalles decorativos y unos cuantos cuchillos colgando como remate. ¿Demasiado detalle? Pues justo enfrente han abierto Muta, un espacio que, al contrario, se encuentra a medio hacer. Su apuesta es mutar periódicamente para albergar las cocinas de diferentes países bajo el objetivo de “sacar adelante nuevas ideas”. Se resume en una cocina, tres barras y un espacio mutante abierto para los clientes que encargan su comida en un mix de kiosco con máquina expendedora. Al igual que en su antecesor, no se permiten reservas, por lo que las colas están a la orden del día. Durante los dos primeros meses la temática es Brasil: platos de comida callejera que van cambiando con cócteles y bebidas brasileños.

 

¿Lo siguiente? Nunca se sabe…

05 julio 2016 by SABINA URRACA

Llegan a Madrid los bares de leche con cereales


  Una octogenaria pasa junto al puesto de Cereal Lovers, en el corazón del Mercado de Antón Martín, y lanza un:   “Ya no saben qué inventar…”.   Para una señora cuasicentenaria, más familiarizada con las sopas de pan con …


18 mayo 2016 by DAVID ARIAS

Comer con arte


Abre en Chueca un nuevo restaurante que combina un renovado concepto de gastronomía castiza con arte urbano. Así es Mitte.


11 marzo 2016 by DAVID ARIAS

Mapa de la cerveza artesanal en Madrid


Artesanía birrera made in Madrid.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *