El secreto del sandwich Rodilla

El 24 de diciembre de 1939, Antonio Rodilla, un avezado jovenzuelo de 30 años natural de Guijuelo (Salamanca), abrió una modesta pastelería-charcutería en plena Plaza de Callao, en cuya fachada podía leerse en letras de gran tamaño “RODILLA”. Por Diana Aller

 


05 septiembre 2013

 

Era la primera nochebuena del franquismo, y ante el panorama desolador que la Guerra Civil había dejado, Antonio ni se imaginaba que acababa de fundar un imperio que se extendería por toda la capital; como tampoco podía imaginar que 74 años después, yo estaría allí desayunando y leyendo su curiosa historia. La historia de un pequeño negocio que nació para afrontar la escasez de la postguerra, y acabó generando un rédito que continúa en aumento después de siete décadas.

 

En aquellos tiempos, el sandwich que hoy conocemos era bastante inusual en estas latitudes mesetarias. Antonio Rodilla había escuchado hablar del pan inglés y se dio cuenta de que había dado con la combinación perfecta, ya que en su establecimiento el embutido se vendía al peso, pero cuando las barras de jamón york, de serrano, o de queso llegaban al extremo, ya nadie las quería por ser menos vistosas que las partes centrales… Y en tiempos de miseria y racionamiento de alimentos básicos, desechar cualquier bocado suponía un despilfarro inaceptable.

Así, Antonio comenzó a elaborar emparedados que competían con el tradicional bocadillo español. Así nace el sándwich de Rodilla que conocemos en nuestros días.

 

Ahora el Grupo Rodilla nos habla sobre el pasado, el presente y el futuro de una de las más célebres marcas madrileñas. Madriz contactó a Eloy Pozo, responsable de Experiencia de Marca de Grupo Rodilla, y esto es lo que hablamos:

 

¿Cómo definiríais la filosofía de Rodilla? 

Ofrecer una alimentación rápida, adaptada a los tiempos de hoy, basada en la dieta mediterránea con materias primas de primera calidad manteniendo la elaboración artesana que desarrolló Antonio Rodilla, en un entorno moderno y agradable.

 

¿Qué queda de aquél local de 60 metros cuadrados que abrió sus puertas una nochebuena gris de 1939?

El local permanece abierto, y aunque este local ha sufrido diversas obras de remodelación, en esencia mantiene el cariño y elaboración artesana que Antonio Rodilla daba a cada sándwich que vendía.

 

La empresa comenzó como un pequeño negocio familiar, para convertirse en un imperio, ¿Cuál o cuáles creéis que son las claves del éxito de Rodilla? ¿Creéis que el carácter de una ciudad como Madrid tiene algo que ver en todo ello?

La cadena Rodilla está muy vinculada a Madrid y forma parte de cada uno de los barrios en los que se sitúan sus tiendas. Esa cercanía a los madrileños y el conocimiento de sus gustos y costumbres hace que sea muy querida por todos los habitantes de la capital. Las claves son mucho trabajo y no abandonar nunca el alto nivel de exigencia y calidad.

 

 

¿Qué número de trabajadores tiene la empresa y cuál es su perfil profesional?

Por aclarar, Grupo Rodilla no sólo tiene las tiendas Rodilla, sino también es referencia en cafés con marcas como Café de Indias y Café Jamaica. Todas ellas conforman Grupo Rodilla, que emplea a más de 1.000 trabajadores con diferentes perfiles profesionales, desde panaderos, pasteleros, camareros, etc. hasta expertos en alimentación y nutrición que trabajan en equipo para conseguir productos únicos, sabrosos, variados y de calidad. Todos ellos comparten los valores que Antonio Rodilla consolidó en la pequeña tienda de la Plaza de Callao.

 

Ofrecéis un servicio de calidad manteniendo un precio razonable (muchos desayunamos allí a diario) ¿a qué se debe? 

El cliente cada día es más exigente y más ahora con la crisis. Demanda productos de mucha calidad a un precio ajustado, por eso trabajamos día a día para que todos sus productos cumplan estos requisitos, desde los desayunos con bollería recién horneada, hasta los sándwiches de pan tierno y rellenos siempre frescos. El objetivo que tenemos es atraer clientes a todas horas del día ofreciendo productos muy variados.

 

¿Cómo se produjo el proceso de expansión de Rodilla? ¿Actualmente cuál es la dirección que sigue la empresa en lo relativo a su crecimiento y su expansión? ¿En qué medida afecta la crisis económica en este sentido?

Grupo Rodilla no ha tenido prisa en crecer, primero quiso desarrollar un proceso de trabajo que posibilitara abrir muchas tiendas manteniendo el mismo sándwich que creó Antonio Rodilla y así nació su obrador Central, situado en el barrio de Carabanchel. En él se elaboran a diario los panes y rellenos que posteriormente son vendidos en las más de 100 tiendas que tiene la Cadena. En la actualidad el Grupo no descarta salir de España, principalmente en Estados Unidos y países emergentes.

 

A menudo se os cataloga -para bien o para mal- dentro del grupo de empresas de fast-food, ¿consideráis acertada esta clasificación? 

Rodilla es una alternativa de comida rápida ya que permite comer en poco tiempo, incluso llevarse sus productos para ser consumidos por la calle o en reuniones y eventos. Si entendemos el concepto “comida rápida” como comida de poca calidad, Rodilla no se engloba en esa categoría: sus productos son de elaboración artesanal, con materias primas frescas y de primera calidad, muchos de ellos siguiendo recetas de la cocina Mediterránea.

 

La variedad de sándwiches y productos de otro tipo que ofrecéis es muy extensa, llegando a ofertar sushi en algunos de vuestros establecimientos. Si tuvierais que escoger el sándwich más representativo de Rodilla, ¿con cuál os quedaríais?

Aunque el sándwich frío es el producto principal y más emblemático de la cadena Rodilla disponemos de una extensa gama de productos: ensaladas, sándwiches calientes, focaccias, bollería, zumos naturales… y sí, sushi. Respecto al sándwich más representativo de Rodilla es el de ensaladilla, del que se venden más de 1 millón de unidades al año.

 

Pese al natural corporativismo empresarial (al fin y al cabo esto es una marca y un negocio) a mí Rodilla me gusta. Me gusta el sándwich de ahumados, el de queso y nuez, la bollería de la mañana, el café, los locales con wifi, los precios (más si dejan de subir) y que como yo, es netamente de Madrid.

11 diciembre 2017 by REDACCIÓN

Agenda del 11 al 17 de diciembre


Arte, mesas redondas, música, mercadillos… Los planes que no te puedes perder esta semana.


04 diciembre 2017 by REDACCIÓN

Agenda del 4 al 10 de diciembre


Cine, música, arte… Los mejores planes para disfrutar de esta semana.


27 noviembre 2017 by REDACCIÓN

Agenda del 27 de noviembre al 3 de diciembre


Noviembre se va por todo lo alto: los mejores planes para disfrutar de la semana.



Comentarios:

Añadir comentario
Alfredo says:

Enhorabuena a Rodilla por el cambio de imagen que está llevano a cabo. Siempre me pareció un sitio frío y ochentero. Ahora no dejo de ir al de Orense y Goya. Lo dicho, buena iniciativa!!

Henar says:

Quesonuez SIEMPRE!

Y en total desacuerdo con que hayan quitao el de ATÚNCONMAÍZ!

Alicantino says:

No todos son éxitos, también es conveniente hablar de los cierres de locales por no ser rentables. Como ejemplo podemos poner el de la Plaza de los Luceros de Alicante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *