Ruta para Antimalenis

¿Está harta de los falsos mensajes de optimismo sobre fondo rosa que pueblan las redes sociales? ¿No entiende por qué hay que ponerle gominolas a las magdalenas? ¿Cree que Zooey Deschanel debería ser condenada al ostracismo? Usted, lo sepa o no, es antimaleni. Antes de que los edulcorantes y los filtros del Instagram acaben definitivamente con su paciencia, apague el ordenador, cierre esa revista femenina y abrace la militancia. Por Leticia García


24 enero 2013

Mary Kate Olsen, Björk y Zooey Deschanel compartiendo una animada tarde maleni

 

Empezó como una moda de ésas que generan ardores estomacales y encienden de ira a los que no creemos en el buenrollismo, los colorines como bálsamo espiritual o las citas de Paulo Coelho. Hasta ahí, bien, soportable al menos. El problema vino cuando la moda de los cupcakes se alió con las libretas de corazones, las fans de Amelie, los amigurumis amorosos, la palabra cuqui, el Pinterest, los diseñadores de tocados de fieltro, el washi tape y todo lo artificialmente bonito. Dicha alianza para la muerte recibe el nombre de malenismo y ha invadido las redes sociales, el cerebro de nuestras amigas y los barrios pretendidamente “modernos”.

 

Porque el malenismo, lejos de ser una tendencia abominable más, roza en ocasiones la ideología proclamando implícitamente la reclusión en la cocina, las fiestas de pijama para señoras de treinta y cinco, los colores pastel como exaltación de la “feminidad”, la sonrisa hipócrita permanente y un concepto de belleza que siempre abusa del colorante (y el colorete).

 

Y a las ideologías que consideramos socialmente perjudiciales no se las tolera, se las combate con hechos y argumentos. Las malenis se multiplican y los rincones malenis crecen como setas, pero las antimalenis militantes somos perseverantes y astutas. Pero una simple magdalena fucsia envuelta en papel de flores no podrá con nosotras.

 

Si usted quiere unirse a nuestra causa y declararle la guerra a las cosas monas y adorables, le recomiendo que primero se empape de teoría antimaleni estudiando a fondo el blog maleni (www.elblogmaleni.blogspot.com) y el último número de AntoniaMag y, una vez adoctrinado, comience su andadura en el activismo pasando un sábado antimaleni en Malasaña, el barrio maleni por excelencia:

 

Una antimaleni de pro desayuna seis churros a un euro en el Roca Blanca (Fuencarral, 71) comentando con los lugareños las últimas cagadas del gobierno. Una gurú del antimalenismo moja, además,  los churros en un carajillo (acción sólo apta para líderes ideológicos).

 

Va a Pantha Rei (Hernán Cortés, 7) a ojear libros de moda de verdad y esconder disimuladamente los de Audrey Hepburn y las guías de París. Si es una activista con posibles, se compra “Alexander McQueen: genius of a generation” y, por supuesto, algún volumen del Dos y Dont’s de la revista Vice, biblia del movimiento.

 

Con la mirada al frente, para no sufrir gratuitamente ante los horrores “cuquis” perpetrados en ciertos escaparates, llega hasta la mercería que hay al lado de Retro City (Corredera alta de San Pablo, 4), esa que no tiene rollitos de sushi de crochet en la puerta sino cajas de botones y perchas con bragas, y compra todo lo necesario para tejer. Porque una antimaleni también teje, pero no se pasa las horas haciendo cactus con ojos o macarrons de crochet. Teje bufandas, colchas y hace yarnbombing para que los postes, los buzones y  bolardos del barrio no cojan frío.

 

Si tiene el día consumista, se compra una cazadora de cuero de segunda mano en el templo de Susu (Espíritu Santo, 1), un vestido de alguna marca nórdica, sin cuellos de bebé ni estampados, en Bunkha (Santa Bárbara, 6) y el cojín con forma de pata de jamón que hay en el escaparate de Curiosite Shop (Corredera Alta de San Pablo, 28)

 

No come platos que contengan más de tres colores ni acompaña las viandas con zumitos. Se va al Bocho (San Roque,18) a comer lentejas caseras o costillas estofadas y beber vino de una frasca. Si tiene que subir algo al Instagram, que sea eso. El café, porque tampoco es de infusiones con sabor a ambientador, se lo toma en Tipos Infames (San Joaquín, 3) mientras decide si comprarse o no el libro de los modelos de conducta de John Waters y encarga la edición de “Stepford Wives” con prólogo de Chuck Palahniuk. Artillería pesada para una guerra abierta.

 

A ver cosas bonitas sin colorantes entra al Museo del Romanticismo y se da una vuelta por la exposición de los paisajistas, porque las antimalenis no creen en lo bonito, creen en lo bello. Y quieren difundir un mensaje tan revelador como necesario en estos tiempos aciagos: el arte no empieza ni acaba en Lichtenstein y Andy Warhol.

 

No suele tomar cañas en El Palentino (Pez, 12), aunque comparte su idiosincrasia. Va al bar de al lado, al ADC, porque la decoración es parecida y los precios son los mismos pero está menos concurrido y ponen jamón serrano de tapa. Tampoco hace ascos a las ofertas de cubos de botellines de los bares aledaños, pero no se deja llevar por el momento, no vaya a ser que acabe ligeramente pedo en algún bar con mobiliario blanco y cócteles con precio inversamente proporcional a la cantidad de alcohol.

 

Las antimalenis cada día salimos menos por Malasaña desde que los antros míticos fueron poco a poco siendo sustituidos por esos bares en los que pides un gintonic y te ponen una menestra de verduras en vaso. Normalmente hacemos una última parada en Licores Picor (Corredera baja de San Pablo, 7), básicamente porque nos encanta el nombre, compramos bebercio a buen precio y pasamos la noche tajándonos en la casa de algún amigo mientras vemos vídeos de caídas absurdas, comemos Doritos y nos hacemos fans en Facebook de Mr. Wonderfuck, la necesaria némesis de Mr. Wonderful.

 

Al día siguiente nos sentimos un poquito más liberadas, capaces de trollear a todas las que tienen fotos de Amélie o dicen estar “enamoradas de la vida” en sus perfiles de Twitter y preparadas para soportar con entereza otra oleada de citas naïf y fotos de gominolas mientras el país se cae a pedazos.

 

 

converse

24 abril 2014 by REDACCIÓN

Chuck 70's: reinventar el icono


Las clásicas Chuck Taylor All Star se reinventan: más altas y con más colores.


reebok home

15 octubre 2013 by REDACCIÓN

Vuelven las clásicas...Reebok


Hay una marca de zapatillas que ha vuelto con fuerza con su modelo más clásico.


pepa ok ok

26 septiembre 2013 by Brays Efe

"Algunas blogueras no se dan cuenta de la tensión que se vive antes del desfile"


Pepa Salazar gana por segunda vez el premio al joven talento de la Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid, excusa perfecta para preguntarle sobre su carrera y sus diseños.



Comentarios:

Añadir comentario
crazyscheduler says:

Los antimalenis sois más malenis que los propios malenis

Senyoreta Irene says:

Te leo y quiero ir a todos esos sitios. Qué arte tienes, jodía.

mendruga says:

JAJAJAJAJ! muy bueno, me uno!

Margarida says:

A mi, que me gustaia ser un poco maleni, pero soy tan desastrosa que por más que lo intento más la lio y me entra una envidia y una ira enooorme contra todas estas bloggers cuquis! Buaj! Qué rabia!. Pues esta guia me ha encantado, causando un plcaer indescrptible, casi como el que me causa leer el blog: http://pinstrosity.blogspot.com.es/?m=1
Una recopilación de resultados desastrosos inspirados por Pinterest.

Blanca de Ugarte says:

Tu artículo es tema de debate en Idò Craft, un grupo amante de lo hecho a mano de Mallorca. En él tenemos malenis y antimalenis. Es cierto que hay una estética repetitiva. A ver qué te parece esto: un caso antimaleni http://www.nosolocomenyduermen.com/2012/11/las-mantas-de-abuela.html

Oriem says:

Creo que está genial tu forma constructiva de destruir a a un movimiento de modernos mediante la creación de otro movimiento de modernos. Básica mente, consumismo y directríces. Escribes bien. Pregonas la misma mierda que criticas. Enhorabuena!

SuperSonicGirl says:

AMÉN y mmmmmuerte a los cupcakes (madalenas de toda la vida pero tuenadas), a Amelie y la esssssstúpida de Zoey Deschanel. He dicho.

Leticia Xii says:

Ayer vimos a Ámbar por gran vía, cuando gire la cabeza para volver a mirarla ya no estaba, justo en ese momento mire al cielo y vi un destello .

Leticia Xii says:

Por cierto, hoy es el cumple de mi abuela, cumple 96 años.

Mónica says:

Ahora que había conseguido publicar mi “super-guía-malení” de la ciudad de Burgos, resulta que ya no está de moda!!!!

Isabel says:

Muy bueno,felicidades.Lo que comentas de la ginebra (menestra) !Cuanta razón tienes!..:-))

Isabel says:

ayyy …y si me he infectado con el virus maleni qeu tengo que hacer???

jjajaja buenísimo el post. la verdad que no tengo claro si soy maleni, antimaleni o amaleni.

N says:

Antimalenis muy malenis… me ha traído a la mente aquello de “punky de escaparate… moda punky en galerías… muy punk!”
Eso sí, hay frases de rapsoda consumada… Me ha encantado el desayuno del campeón de los muy fans del antimalenismo.

Robledo Garcia says:

Me parece tan triste que te dediques a criticar una forma de ver las cosas que sencillamente es distinta a la tuya, que no he tenido mas remedio que escribirte. Soy repostera formada durante años, soy creativa porque nací así y me gustan los colores porque forman parte de la vida . Los colores, todos,incluso el rosa. Que drama! Quizás merezca que me peguen un tiro… Me parece tan triste que se pierda el tiempo de una vida única e irrepetible como la tuya en criticar con saña y dolo una visión distinta de la tuya y más triste me parece aún tener que perderlo yo en defenderme. Me dedico a la respostería creativa desde hace 5 años, cuando aún no sabían lo que era una cupcake en la mayor parte del pais. Me he formado con las mejores diseñadoras de tartas del mundo y he gastado muchísimo dinero en ello porque quiero ofrecer un producto artesano, natural y único. No hago “magdalenas de colores” porque aunque a vuestros ojos sean lo mismo, no lo son . La composición y elaboración de una magdalena es distinta a la de una cupcake, pero no voy a entrar en esos detalles que de buen seguro no te interesan. Lo único que quiero decirte es que con tus palabras y las de otras personas que se dedican a hacer lo mismo que tu, lo único que consigues es arruinar mi trabajo, del que dependen mi familia y varias personas más, y de el otras muchas y muy buenas profesionales que intentan ganarse la vida endulzando la de los demás. Que no se puede generalizar, dado que no todo el mundo vende churros buenos y por ello los churreros no son malos en general, tampoco nosotras lo somos. Como puedes ver no me llamo Carrie ni de lejos. Me visto con los colores que me da la gana y no tengo ni pajolera idea de hacer ganchillo. También me gusta una buena birra fresca con unas tapas de jamón y si se tercia echar un polvo con mi marido en un lugar público a riesgo de ser descubiertos…En resumidas cuentas, no se lo que es ser maleni pero si me queda claro lo que es una antimaleni.
Eso si que se está poniendo de moda.
Disculpa mi atrevimiento y recibe un cordial saludo. Al fin y al cabo somos del mismo planeta.

ANTONIA says:

Querida Robledo García:
Espero, por tu bien, que te abstengas de leer revistas, periódicos, ver la tele, comentar con las amigas o someterte a cualquier tipo de opinión que sea contraria a la tuya, porque es que sufres mucho, un montón.
Es obvio que no tienes sentido del humor. Lo que sospecho (y esto es sólo una suposición, nada demostrado empíricamente) que es debido a un desequilibrio en los niveles de serotonina de tu cerebro (¿exceso de azúcar? maybe), que provoca que te tomes a pecho comentarios que tienen toda la pinta de no tener que ver nada contigo ni con tu vida ni con tu oficio.
De hecho, no veo por aquí ningún comentario ofendido del gremio de los pasteleros, porque en general es gente que sabe perfectamente quién es y lo que hace, y no necesita defenderse, a pesar de la invasión de aficionadas a hacer pasteles con recubrimiento de plastilina de colorines, aficionadas que están quitándoles el trabajo a los pasteleros de verdad.
Besis.

Meritxell Montserrat says:

Con qué echando polvos en lugares públicos….. Me ha encantao!
Me sumo a Robledo, no me visto de rosa, no pongo en mis redes sociales que soy súper meta ultra happy, ni que vivo fallin in love. Porque prefiero vivirlo que retransmitirlo para que los demás lo sepan. Pero si, lo confieso! Hago cupcakes… Me dedico al sugarcraft desde 2008 cuando como mi compañera dice, la mayoría no sabía que era el fondant, un cupcake o la glasa. No le pongo más rosa del necesario a ninguno de mis trabajos (a no ser que el cliente lo exija, como dicen en mi tierra “qui paga mana” quien paga manda) de echo tengo un cierto público antimaleni que le encantan mis tartas frikis (con sangre, monstruos, y sin ROSA).
Os empeñáis tanto en querer hacer dos bandos y en dejar claro lo excluidas que os dejan socialmente y lo encantadas que estáis por ello, que sois vosotros/as mismos quienes os habéis creado una moda repetitiva y cansina, muy cansina.
Os recomiendo ver El Rey León, de Disney.
Hakuna Matata. :)

Nuria Bogatell i Rosell says:

A la catalaní de arriba: chica, a la única que deberían excluir de la sociedad, llevar en un barco y hundirlo en alta mar, es a ti. De hakunas hasta las matatas.

Meri says:

Nuria, si soy catalana, pero no se qué tiene que ver con lo que se está hablando aquí…
No has entendido nada de lo que he escrito. Ya si eso otro día pierdo el tiempo en explicártelo bonita, que ahora me pillas mal de tiempo para darte clases.
De nada ^^

ANTONIA says:

Venga, ahora en serio. Si no os sentís malenis ¿por qué os ofendéis tanto?

pd (anunciar lo del polvo en lugares públicos es a partes iguales escuela “Gandía Shore” y maruji entusiasmada con “50 sombras de Grey”, o sea, de hacerlo tan poco y tan mal que hay que contarlo donde sea, aunque no venga a cuento)

Meri says:

A mi Antonia, el malenismo, antimalenismo o amalenismo me dan igual. No me veo representada en ninguno. Lo que me molesta es que tiréis siempre por tierra el sugarcraft. Que sí, muchas hacen verdaderas muerdas de colores, y yo he sido la primera en decirlo, pero hay un sector, pequeño, que se dedica de manera profesional y hace muy buena repostería. De echo un par de grandes antimalenistas se han comido nuestros cupcakes… Y oye, que han repetido!
A mi los bandos me dan absolutamente igual… Que bastante trabajo tengo con mi vida y con mi empresa. Pero me cansa ver a los modernos de turno, que se hacen una tarta de ruibarbo y se creen que ya son maestros pasteleros, criticar de algo que no saben y sobre todo generalizando.

ANTONIA says:

Vosotros también estáis generalizando, más bien etiquetando, al llamar “moderna” (de manera despectiva, vaya por dios) a la autora del artículo, y hacéis bandos: a todo el que no le guste lo vuestro lo ficháis como “enemigo”. Como si ahora no se pudiera expresar una opinión libremente.

No habéis visto ni la ironía ni eso tan sano que es reirse de uno mismo.

Eso no es nada “hakuna matata”.

pd (“de hecho”, del verbo “hacer”. No “de echo”, que es del verbo echar. De nada)

Meri says:

Vosotras podéis afirmar que todo el sugarcraft es rosa es una mierda y es para malenis y yo no puedo decir que sois modernas de librillo? Vaya! Eso si que es muy democrático. Y en tono despectivo…,? Yo he escrito moderna, el resto de la película te lo has montado tu sola.
Ahora me flagelo por la falta de ortografía, no sufras.
Enemigos….? No mujer! Sólo moscardones, yo sigo viviendo de mi trabajo a pesar de vuestro empeño en criticar y odiar, que eso si que me parece poco Hakuna Matata.
El rasero tiene que ser igual para todos. Sí dices que mi trabajo es una mierda, infantil y no cuántas cosas más, yo estoy en mi derecho de decir que sois unas modernas soporíferas.

ANTONIA says:

Mery: lamento decírtelo, pero estás leyendo a modernas soporíferas.
Deberías estar por encima de eso.
Besis

Miriñaquista says:

Bien. Como siempre, la única cosa clara es que la gente es una incoherente, y que va de <>… todo muy happyflower, y al final, resulta que son dictadoras y latinqueens, pero eso sí, con cobertura de fondant y perlas comestibles.
Si no os gusta lo que publica la autora y la revista, no la leáis. Igual que a mí me empalagan mortalmente las cupcakes y no las como.
Un besazo, Leticia, que escribes como quieres y más! Olé tú!

Meri says:

Dictadors y latinqueens?? Vaya tela! Yo no leo a esta buena mujer… Pero me han pasado el enlace de “otra que se mete sin saber de lo que habla” y como habla de un mundo (completamente distorsionado) donde yo trabajo, pues por alusiones me gusta contestar e intentar que entendáis que no todos los cupcakes son rosas ni malos ni de sabor horrible…. Pero veo que es imposible. Cada uno que escriba lo que quiera? Por supuesto, entonces cada uno que haga lo que quiera también,no? Pero no me digas que se puede escribir para tirar todo un mundo al suelo sin más argumentos que el “a mi no me gusta” “es para ñoñas” y “lo mío mola más” ….
Antonia, no me bautices por favor, no se de dónde te has sacado la Y. Tanto defender el carajillo y los churros….lo patrio! Y me anglosajonas el nombre en un pis pas.
Que paséis un buen día chicas!

graci says:

Pues yo soy una blogera a las que criticais, no tiene nada que ver o no sabeis de que hablais, hago cupcakes si monisimos y cukis, soy una ñoña por eso? pues no señoras escucho extremoduro, odio la pelicula de amelie y soy fan de star wars, no todos somos iguales ni porque me guste cocinar soy una cursi

Lorena says:

Madre mía, venía aquí esperando leer algo ingenioso y lo único que me ha quedado claro es que los antimalenis no son más que malenis con aires de superioridad. modernos que van de intelectuales y no tienen ni puta idea de nada. Las malenis de las que habláis serán cursis y previsibles, pero son inofensivas. Los antimalenis dáis miedo. Hay que creerse muy guay para ir a bares de viejos con vuestras pintas y vuestras tonterías, pero si os fijáis un poco en la mirada de los habituales del bar os daréis cuenta de que es os ven tal y como sois, como unos gilipuertas.

Laura says:

Ha merecido la pena solo por este comentario. Muy grande:

Leticia Xii says:

Ayer vimos a Ámbar por gran vía, cuando gire la cabeza para volver a mirarla ya no estaba, justo en ese momento mire al cielo y vi un destello .

Tecreesmoderna says:

Que lastima, vale que los cupcakes nos invaden y a veces no te gsuten, pero hija mia, pènsar que es moderno y antimaleni andar por Malasaña que es un barrio que da asco hace años, que quieres que te diga. Y decir que te compras una cazadora de cuero usada, venga rica, eso no te lo crees ni tu, y que como eres la chupi comes lentejas en vez de un trozo de pastel, vete por ahi. Mas te valia endulzarte un poco la vida, guapa. Ahora lo costroso es moderno!! que hartura de gente cinica como tu que escribe esto y luego hace lo contrario. Petarda.

Tecreesmoderna says:

jajajaaj, que teje tontadas para ponerselas a las farolas, que monada de verdad, osea te lo juro… tu si que sabes del antimalenismo!!! en general tu si que sabes de todo hija!!! has estudiao?algo digo…..jajajaja me meo. Aqunque no lo publiques me quedo agusto con que lo leas. Petarda, de nuevo.

ana ga says:

Hay las dichosas etiquetas como nos pierden, yo soy maleni, antemaleni, y lo que me de (depende del día)…¿porqué etiquetar? a mi me encantan unas buenas lentejas o un carajillo…pero también el washi tape y los colores…¿pasa algo? yo creo que hay que dejarse las etiquetas en casa, y disfrutar de lo que te guste sin complejos :)

Elisabeth says:

Como buena maleni que soy (viva el #postureo) he de decir que me he reído un montón con este artículo.
Tomo nota de todos las direcciones ;)

www.cosquillascomplementos.com says:

Creo que soy una maleni con instintos antimalénicos, pero me he reído hasta más no poder.
Tenemos que aprender a autocriticarnos y a reirnos de nosotros mismos.
Todo llevado al extremo es excesivo, por eso tu visión del malenismo mola.

orgullosamaria says:

Vaya debate más chorra :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>