Salto, la nueva revelación del pop clásico

Un primer disco en solitario y dos temas publicados a posteriori le han bastado al madrileño Germán Salto para cerrar 2015 y abrir el nuevo año convirtiéndose en uno de los debuts más destacados del panorama nacional. Tras el imponente gallo negro que aparece en la portada del álbum que lleva por nombre su apellido, se esconde un piloto modesto y talentoso para las melodías que sabe planear bien por las nubes y por el rock de los 70, el glam y el pop clásico. Por Rocío Zarzalejos


19 enero 2016

Salto_Promo 15_0133bn

Foto: Juan Pérez-Fajardo, cedida por Industrias Bala.

 

Recuerdo que era un lunes de estos de falso invierno que hemos tenido en Madrid hace cosa de un mes. Ese día, que abría una nueva semana de descubrimientos semanales musicales “personalizados” por Spotify, me introduje sin quererlo en el universo Salto. De repente, mientras me ponía al día con los mails, una canción de la lista ofrecida por la plataforma de música llamaba especialmente mi atención: no la había oído nunca, pero me resultaba extrañamente familiar. Sonaba a un poco a los Beatles y a algo de Neil Young, y sonaba bien. La canción se llamaba Girl y estaba firmada por Salto.

 

 

Salto (2015) es el primer proyecto personal de Germán Salto, un joven músico madrileño que es capaz de transportar con sus melodías al rock setentero de Pink Floyd, al pop rock de los Beach Boys y al glam y al power pop de The Beatles y Big Star. A menudo le suelen comparar con estos artistas, también con Badfinger o los Jayhawks, y como no todas las comparaciones son “odiosas”, el compositor las recibe como un auténtico halago. “La verdad es que yo las veo bastante exageradas (comenta entre risas), pero bueno, también me gusta escucharlas. Los Beach Boys son de mis grupos favoritos y obviamente hay cosas que se ve que me han influenciado”, afirma con humildad por Skype desde Hamburgo.

 

Aunque Germán es piloto de avión en una empresa alemana, no es nuevo en el panorama musical, de hecho, ha formado parte de bandas como Serpientes, Hairy Ladies o Timón y también ha sido guitarrista en R. Von Timón y Willy Tornado. Después de que se disolviese la banda de glam rock en la que tocaba, el pasado año decidió lanzarse en solitario y grabar un disco con canciones que había compuesto y no encajaban con la línea de su anterior grupo, que se había guardado para él “sin saber muy bien por qué”.

 

Afable y sencillo, como quién no se cree a estas alturas que alguien haya escuchado su música y además la haya valorado bien, Germán Salto nos invita a adentrarnos en su universo de música personal alejado de modas pasajeras y de melodías que suenan a más de lo mismo.

 

Salto-2

Ilustración: José Fragoso.

 

A principios de 2015 sacaste tu primer disco autoeditado sin muchas pretensiones y no te ha ido nada mal. De hecho, te has colado en infinidad de rankings sobre mejores discos nacionales de 2015. Casi un año después, ¿qué balance podrías hacernos de Salto?

Nunca pensé al grabar el disco que lo iba a escuchar ni siquiera “la gente de las revistas”. He flipado, y no como flipa una persona que quiere estar ahí y de repente ve que está, sino como alguien que no esperaba jamás que lo fueran a escuchar.

 

“Dime qué escuchas y te diré quién eres”. Entre los artistas que has escuchado últimamente en Spotify están The Beatles, Cat Stevens, Lucinda Williams, Los Rolling, etc. ¿Esas podrían ser algunas de tus influencias? He leído que antes eras carne de Boikot y Reincidentes…

¡Lo de Boikot y eso quedó en el pasado! (comenta entre risas). Eso fue lo que me introdujo un poco el gusanillo pero sí, todos esos que has nombrado podrían ser mis influencias. Ahora, justo cuando me has llamado, estaba viendo vídeos de Billy Preston… Por lo general, casi cualquier disco hecho a partir de 1972 me flipa.

 

Por lo general, todas las críticas sobre el disco acaban alabando tu trabajo, situándote más cercano al rock de los 70 como comentas. ¿Qué hay de cierto y no tan cierto en todo lo que se ha dicho de Salto?

Por lo general, todo lo que comentan me gusta. Hay veces que no veo el parecido respecto a lo que yo hago, pero bueno, si lo han escuchado tanto y la gente lo dice, pues debe ser verdad… No hay nada de lo que me haya extrañado. Alguna vez en directo si me han dicho alguna chorrada relacionada con mi voz, pero por lo general, por lo que leo de la gente que ha escuchado el disco y que entiende lo que quiero hacer, van muy acertados.

 

Eres piloto, pero no desconectas de la música ni estando en las nubes. De hecho, has escrito las canciones entre viaje y viaje… ¿Cómo ha sido el proceso? ¿Se puede componer con jet lag?

Complicado no ha sido, supongo que yo soy una persona nocturna… En esta empresa trabajo muchas noches y el día libre que tengo me cuesta mucho acostumbrarme a la “vida normal”: me despierto muy tarde y me acuesto también tarde… Esas horas en las que no tengo con quién hablar las aprovecho para la composición, porque tengo mucho tiempo libre.

 

En esas noches que Germán ha pasado en hoteles de medio mundo, aprovechadas para componer con nocturnidad y alevosía, llegaron primero Girl y Lonesome Bird. Después le tocó el turno a las folkies There Ain’t No Time, Monster y Til The Morning, canciones en las que también participó su expareja, y por último aterrizaron las melodías más rockeras del disco: Ernie The Falconer, Hold On, S.O.S., Walter Freeman y Between The Lines, esta última incorporada casi a última hora. Autoeditado y financiado gracias al crowdfunding, Germán estima que tardó unos cuatro meses en grabar las 10 canciones que componen el disco en Reno Estudios y Tough Sound Studio. Lo hizo entre idas y venidas y en varias sesiones, para estirar lo máximo posible el dinero recaudado y después poder masterizarlo y mezclarlo.

 

Tras haber participado en las bandas y grupos mencionados al inicio, un día decidió arrancar un proyecto propio y grabar un disco aunque no había cantado nunca (incluso al principio le daba un poco de vergüenza este nuevo papel según admite).

 

salto_3

Ilustración: José Fragoso.

 

¿Cómo decides dar el paso y grabar un disco? Esto ya son “palabras mayores”…

En esto me empujaron mucho Ramiro Nieto (The Right Ons, Jet Lag, The Bellrays) y Martí Perarnau (Mucho, Underwater Tea Party) que son los productores del disco. Vi que habían hecho una sociedad para grabar que me daba todas las facilidades del mundo y además, eran dos amigos. Me animaron bastante y fue gracias a ellos. ¡Igual si nunca se hubiesen dedicado a esto yo nunca habría grabado el disco!

 

¿Dónde te encuentras más cómodo en esta nueva etapa al frente de tu propia banda: en la composición o en los directos?

Me gustan las dos cosas, pero mucho más el mundo del estudio, hacer canciones y grabarlas. De hecho, muchas veces me he planteado “en plan de broma” cuando leía biografías de los Beach Boys y leía que Brian Wilson se quedaba en casa haciendo canciones y el resto de Beach Boys salían de gira, buscar a alguien que cante por mí. ¡Pero luego no! Cada vez que tengo concierto me pongo nervioso en el buen sentido y me lo paso fenomenal y me gusta pero, creo que será por falta de experiencia como frontman o cantante por la que me gusta menos. De hecho, cada vez que tengo una canción se la enseño a éstos pensando siempre en la grabación y ellos siempre me dicen: “vamos a pensar primero en el directo. Ver qué tocamos y para la grabación ya hacemos otra cosa” pero yo siempre tengo la mente puesta en saber cómo quiero que quede la canción.

 

Y hablando de directos y con un trabajo como el tuyo… ¿Encuentras tiempo para compaginarlos y prepararlos bien?

Más o menos intentamos ensayar una vez a la semana. Encima somos 7 en la banda y a veces, que coincidamos todos, es un poco difícil. Pero bueno, justo esta es mi última semana que estoy basado en Alemania, después ya me vuelvo a Madrid así que espero ya poder ensayar mucho más. Nos cuesta ensayar un poco pero la gente con la que toco es tan buena que (de verdad no es peloteo) es alucinante llegar después de un mes sin ensayar, y que se acuerden de todo. ¡Y todo perfecto!

 

En este nuevo año, ¿tienes propósitos musicales nuevos? ¿Te ves dejando lo de piloto y dedicándote a la música?

Pues no… La verdad es que de momento estoy contento haciendo las dos cosas y no creo que pase nunca. Y a nivel musical, estoy centrado sobre todo con las canciones nuevas (qué te voy a decir yo) que tienen pinta de que pueden superar al primer disco.

 

Material nuevo. Aunque aún es pronto: ¿Huele a segundo disco?

Sí, tengo ya tres canciones nuevas que he enseñado a la banda y que hemos empezado a montar y la verdad es que todos coincidimos en que pueden molar mucho. Luego habrá que ver cómo quedan… ¡Pero estamos en ello! Lo que pasa es que ahora estoy teniendo mucho curro y muy poco tiempo libre y estoy deseando que pase ya esta época para ponerme a hacer canciones y grabar cuanto antes que es lo que más me gusta.

 

En noviembre de 2015 Salto publicó dos nuevos temas, Signs y Love que siguen la línea de este primer proyecto, algo más largos eso sí, y continúan con esa personalidad característica y con el sonido “rockero a la americana/popero clásico”. Podéis seguirle la pista en redes sociales, en Spotify o en Industrias Bala, el nuevo proyecto de Juan Santaner, promotor de artistas insignia del indie español como Nacho Vegas o Christina Rosenvinge y que ahora abandera proyectos como Perlita, Lorena Álvarez y su Banda Municipal o Javier Corcobado, entre otros.

 

En febrero, Germán y su banda iniciarán gira por Granada, Murcia, Segovia y Madrid para revolucionar “el gallinero” del pop atemporal con su directo. Si has crecido en un ambiente en el que Los Beatles, los Beach Boys, los Rolling, Neil Young o el gran Bowie le han puesto banda sonora a muchos momentos de tu vida, deberías dejarte caer por un directo de Salto. Pocos artistas españoles hacen este tipo de música y además, lo hacen tan bien.

 

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *