Sexo y moda en Madrid

La Fashion Week madrileña terminó hace unos días. Además de desfiles, kissing rooms y fiestas con lo más granado del panorama local, el mundo de la moda también da para alguna que otra anécdota sexual. Por Cristina A.


26 septiembre 2014

Fotografía: Dany Díez para MadRubb.

Fotografía: Dany Díez para MadRubb.

 

La semana de la moda en Madrid –la Mercedes-Benz Fashion Week– fue la semana pasada y puede que, como dice Anna Wintour, las pasarelas estén sobrevaloradas y hablar de las luces y sombras de la moda a mí ya me aburre de tantas veces como se ha hablado. Así que, hablemos de sexo, que siempre mola porque “en la vida todo es sexo, menos el sexo, que no es sexo, sino poder”, como dijo aquel.

 

Entonces, ¿la moda es sexo? Pues claro, la moda seduce, los desfiles son puro espectáculo de deseos por alcanzar, la moda es creación y diversión (o debería) como el buen sexo y los materiales más in, como las cuerdas –la colección de Ulises Mérida y sus vestidos realizados a base de nudos desprenden una elegancia y una seducción que ya quisiera cualquiera de los tres libros de las sombras esas– o el látex recuerdan bastante al mundo fetish.

 

Y precisamente viendo el desfile de Ulises Mérida fue cuando me encontré con Vanessa, una de las personas, junto con Jose, que hay detrás de Madrubb, firma madrileña dedicada al látex y a desmitificar que éste sea de uso exclusivo en el fetish, los guantes de cocina, los condones o los globos, y que este 26 de septiembre celebra su cuarto aniversario. De hecho, Madrubb ha desfilado en pasarelas nacionales (como The Brandery Bcn o Valencia Fashion Week) e internacionales (Amsterdan, Berlín) y vestido a mujeres de cualquier talla y edad en diferentes tipos de eventos, como por ejemplo a Malú para la Fiesta 40 Principales, a Nieves Álvarez y Macarena Gómez para un editorial de Incover o a Daria Werbowy para Vogue España.

 

Tras el desfile, Vanessa me contó que una vez tuvo que explicar a un tío que ella no era un tío. ¿EING?

 

“Era una noche cualquiera, de estas que tras currar sales a tomarte unas cañas y de repente son la dos de la mañana. Yo llevaba un mono de látex. Resulta que, tanto los leggins como los monos de látex llevan cremalleras para facilitar quitarlos, ponerlos, ir al baño… Se hizo así pensando en la cantidad de veces que al llevar un mono tienes que quitártelo entero y quedarte en pelotas para poder hacer tus cosas, que además fuera de casa se complica todavía más al tener que estar sin apoyarte, con una mano sujetando la puerta y el bolso medio en volandas (y aún así hay quien se sigue preguntando por qué vamos las tías juntas al baño). Pues total, que en esas estaba yo en un bar cuando me entraron ganas de mear, así que fui al baño, uno de esos que son mixtos. Por tendencia natural, cuando una tía mea de pie se coloca como si fuera un tío, es decir, mirando al WC, no sé bien por qué, creo que por imitación o vete tú a saber. Mientras meaba oí un “perdón”, giré la cabeza y había un tío. ‘¿Se ha pensado que tengo rabo?’ –me pasó por la cabeza. Y acto seguido me vi buscándole fuera y diciéndole que ‘mira, es que llevo un mono de látex con cremallera, pero que tengo vagina’. Pobre, aún hoy recuerdo su cara de terror ante mi explicación completamente innecesaria. Soy consciente y me entra toda la risa.”

 

Y es que existe mucho prejuicio con el látex. Vanessa también me contó que una vez, trasladando la colección para un desfile, había un control de policía y que, al ver la ropa, les miraron como si fueran unos pervertidos. Les explicaron que iban a un desfile y que eran diseñadores de látex, a lo que los policías respondieron oliendo la ropa y con un “ah, pues no huele a condón”. Cuando Vanessa respondió que claro que no, que el látex era un material de lo más trendy, por aquello de quitar tensión, uno de ellos le soltó: “a mí con que se quite fácil o se baje rápido, me vale”. TRACATRÁ.

En fin, alguien debería decirle a la gente y en especial a los de Aqua, que no, que ni somos Barbies ni vivimos en un mundo fantástico de plástico; somos mujeres reales y vivimos en un mundo de algodón, lycra, encaje, seda, raso y, por supuesto, látex.

 

Y por cierto, ¿Macarena le habrá dado alegría ya a su cuerpo?

 

Nos vemos.

11 diciembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (II)


Las criaturas urbanas tenemos un grave problema con respecto a la vida en la campiña, y es que nuestras mentes son tarros rebosantes de clichés cinematográficos.


10 noviembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (I)


La huida de Madrid, para que sea efectiva, debe hacerse al campo. Esta es la única posibilidad de desanudar temporalmente el vínculo con la capital.


21 octubre 2015 by REDACCIÓN

El futuro ya está aquí


Hoy, 21 de octubre de 2015, Marty McFly habría llegado al futuro. ¿Cómo se celebrará en Madrid este día de homenaje a “Regreso al futuro”?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *