“Siempre he considerado Madrid como mi pueblo”

Juanma Cabezón se dedica a la moda, es talentoso, resuelto y siempre tiene buena cara. De joven venía a Madrid desde Sestao (Vizcaya) cada Semana Santa para visitar a su familia de aquí. Uno de sus lugares favoritos es El Rastro, le gusta el color azul y sus diseños son inconfundibles. Por Diana Aller


30 agosto 2013

Juanma Cabezón. Foto: Alberto Clavijo

 

 

¿Hace cuánto tiempo llegaste a Madrid?

Una eternidad… ¿Tengo que decir fechas exactas?

 

No, ¿algo aproximado?

Hace mucho, mucho tiempo. La cuestión es que desde que tengo seis meses he venido casi todas las Semanas Santas a Madrid, porque mis abuelos eran de aquí, así que siempre he considerado Madrid como mi pueblo, pero sin gallinas. Porque cuando volvía a casa después de Semana Santa, todo el mundo volvía de su pueblo y yo de Madrid.

 

¿Había algo que te impresionara de Madrid?

Cuando venía siempre me impresionaba la Torre de Madrid, porque mis abuelos vivían enfrente y en mi pueblo el rascacielos más alto tiene once plantas.

 

¿Por qué decidiste establecerte aquí?

Me quedé en Madrid por trabajo y diversión, cosas de las que carecía en Bilbao.

 

¿Qué querías ser de pequeño? ¿Algo que ver con los menesteres a los que ahora te dedicas?

De pequeño quería ser veterinario, durante un tiempo camionero y luego informático.

 

¿Y por qué la moda? No tiene nada que ver…

La moda me tiraba, pero no era consciente de que fuera posible llegar a vivir de ello. Le hacía ropa a mis Madelmans.

 

Foto: Matías Uris Rey

 

¿Cómo te diste cuenta de que era posible?

Cuando después de trabajar durante tres años en una oficina, descubrí que aquello no era lo mío… Decidí probar a estudiar diseño, y comprobé que se me daba bien, y al día siguiente seguía con ganas. Siempre fui el moderno de la cuadrilla (risas).

 

¿Dónde encontraste la oportunidad que te llevó a hacer de ello tu profesión?

La oportunidad me la dio el paro, porque me “subvencionó” los estudios. Luego poco a poco fui metiendo la pezuña en todo tipo de trabajos relacionados, hasta que apareció Carlos Díez y me dio un trabajo decente de una vez por todas.

 

¿Cómo es el tándem que formáis? ¿Qué cosas haces normalmente en el trabajo?

Él es el jefe y yo hago todo lo que le haga falta. En las empresas pequeñas tienes que ser “todoterreno” porque nunca hay un trabajo definido al cien por cien. Lo mismo diseñas, haces un estampado, un vestuario para cine o envías las invitaciones del desfile. Es un no parar, una aventura constante.

 

Carlos y tú pincháis como GORA TA GORA. ¿Cómo empezó? ¿Con qué tema os venís más arriba? ¿Por qué GORA TA GORA?

Me llamaron para pinchar en “En Plan Travesti”, y como no quería salir solo a aquél pedazo de escenario, le dije a Carlos que me echara una mano (él es menos tímido). “Gora ta Gora” porque es un nombre sonoro, tiene un gran significado y porque somos dos. Nos venimos arriba con casi todo lo que pinchamos, como en el diseño, pinchamos cosas de las que disfrutamos mucho. Algo concreto no hay, va por temporadas, algunas terminábamos con Melody, otras con JLo o Kylie, Crystal Castles, Scissor Sisters o Ladytron… El último tema con el que hemos empezado ha sido “Vocal” de Pet Shop Boys.

 

Tus diseños son muy reconocibles incluso para los que no te conocemos mucho. ¿De qué manera entiendes la moda? Es decir, ¿hay alguna idea fija e inmutable que tengas en la cabeza cuando comienzas un boceto para tus colecciones?

Igual queda raro así dicho, pero diseño básicamente para mi. Me gusta hacer cosas que me apetezca ponerme, y que sean diferentes a todo lo que pueda ver por ahí. Por ejemplo, por el momento no hago camisetas porque yo no las uso…

 

Foto: Matías Uris Rey

 

Foto: Matías Uris Rey

En realidad no es raro, me encanta tu filosofía, tiene bastante sentido…

Háblame de “Modas Cabezón”. ¿Cómo empezó? ¿Qué alegrías te ha dado? ¿Hacia dónde va?

 

Empezó por la necesidad de hacer algo propio. Algo pequeño y que no me esclavizara cada seis meses, sin fechas ni presiones. Por eso las colecciones no tienen temporadas muy definidas, sino que van saliendo naturalmente.

La mayor alegría que me ha dado ha sido el ver a chicos que no conozco por la calle con una prenda mía puesta. Hacia donde va… ¿Quién sabe? Se trata de sentirse orgulloso de todas las colecciones y de vender todo lo que se pueda.

 

Foto: Matías Uris Rey

 

¿Cuáles son tus tiendas favoritas de Madrid?

¡Qué difícil! Tres de mis favoritas son “Vintage 4p”, “Curro Carmona” y cualquier Reto.

 

¿Por qué? ¿Qué encuentras en ellas, que no haya en otros sitios?

En todas ellas hay cosas del pasado que ya no existen en tiendas nuevas. En “Vintage 4p” encuentras una cuidadísima selección de muebles. En “Curro” a Maribel, dueña y señora, que si le caes bien te saca grandes tesoros escondidos a precios alucinantes; y en los Retos, nunca se sabe lo que puedes encontrar. Imagino que ésas son mis favoritas porque siempre me llevo sorpresas buenas al entrar en ellas.

 

Te has dejado las llaves y el móvil en casa, es agosto, todos tus amigos de confianza están fuera de la ciudad, y no puedes hacer nada hasta mañana, así que tienes que pasar todo el día fuera de casa. ¿Dónde desayunas, dónde comes, dónde cenas, por dónde sales de noche?

Muy fácil. Desayunaría en alguna de las cafeterías de la Calle Toledo, que tienen barritas con tomate; comería en el Maxi (Cava Alta, 4); a cenar iría al Zombie Bar (C/ Pez, 7). Y más tarde disfrutaría de una noche redonda en El Fabuloso (C/ de la Estrella, 3) o en Coconut Bar (San Roque, 14), para ir después a Jacuzzi (Sala Pachá) o a Diamante (Ventura Rodríguez, 7), depende del día. Y después… (risas).

 

¡Mmmm…! ¿Practicas alguna religión?

Soy ateo.

 

¿Cuál es tu comida favorita?

Los bocadillos.

 

¿Bocadillos…? ¿Puedes ser más específico…? Eres campechano como el Rey, no te pega nada nada un bocata en la mano…

Ceno bocadillos todos los días. Creo que hago los mejores bocadillos de Madrid, los hago de todo tipo, soy el rey de los bocadillos. Nadie es más campechano que el Rey.

 

Recomiéndame una piscina, un libro y una peli, por favor.

La del polideportivo Antonio Samaranch, pero sólo para ir a nadar. Un libro: “Garras de astracán” de Terenci Moix y una película: La Guerra de las Galaxias.

 

¿Qué tienes entre manos ahora mismo? No hagamos bromas fáciles, por favor.

Por el momento darle caña a la web y a la tienda online de Modas Cabezón, y en un par de meses nueva colección. No puedo parar de crear (risas, risas y más risas).

 

 

 

 

 

20 abril 2017 by SANDRA BÓDALO

Artesanos del siglo XXI: Steve Mono


Bolsos artesanales y atemporales.


16 marzo 2017 by SANDRA BÓDALO

Decodificando a Cristóbal Balenciaga


Una expo reinterpreta a Balenciaga desde la ilustración, la arquitectura y la moda.


11 enero 2017 by SANDRA BÓDALO

Artesanos del siglo XXI: Rue Vintage 74


Decoración con piezas únicas.



Comentarios:

Añadir comentario
YO says:

juanma! juanma! juanma! juanmaaaa!

Carlomen says:

Mi gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *