Sisterhood. Hermandad salvaje

Con motivo de la celebración de la fiesta de presentación del primer número del fanzine Sisterhood, “Salvajes”, entrevistamos a este colectivo feminista madrileño centrado en la acción/creación. Por Filósofa Frívola


21 enero 2015

Foto: Andor.

Foto: Andor.

 

La primera pregunta que quiero haceros es muy graciosa. Si contestáis que no, la entrevista no sigue: ¿os declaráis abiertamente feministas?

Ágata: Sí.

Toña: Sí.

MA: Sí. En mayúsculas.

 

¿Cuándo abrazasteis esta causa? 

MA: Creo que fui plenamente consciente de que quería ser más activa en el feminismo a partir de conocer a las Riot Grrrls.

Ágata: En mi casa siempre se ha hablado de feminismo, así que siempre me he considerado feminista, pero también es verdad que de alguna manera tomé más conciencia cuando empecé a hacer música. Ahí comencé a ver bastante más claras determinadas dinámicas que a lo mejor en mi burbuja no existían, pero que cuando te subes a un escenario y te expones, pues sí, están ahí. La primera forma de acción directa dirigida a hacer política feminista fue hacer un programa de radio sobre música y feminismo junto con mi hermana, y tener un grupo de tías. Luego me metí en el Ladyfest y después llegó Sisterhood.

Toña: Yo puedo contarte como pasé de ser feminista sufriente a ser feminista… no sé cómo llamarlo…

Ágata: Gozante.

Toña: Eso. Gozante.

 

Cuéntanos el secreto, por favor, porque algunas seguimos sufriendo…

Toña: El secreto fue conocer a MA y Ágata, porque yo llevaba ya mucho tiempo sufriendo con el feminismo. Vengo de una familia muy muy convencional, con dos hermanos mayores y recuerdo mis enfados porque era yo la que se tenía que levantar a recoger los platos, y la tormenta que suponía que me quejara por eso. Ya adulta e independizada, poco a poco empecé a querer leer, querer saber… y cuanto más leía, más me amargaba. Por ejemplo, leía una cosa muy interesante sobre feminismo y si la comentaba en ciertos ámbitos siempre se cuestionaba. Yo les decía “a ver, que no, ¡que esto es como cuestionar el holocausto!”. Recuerdo cenas con gente en la que tenía que oír que una jefa es peor que un jefe y entonces yo levantaba así la mano y decía: “es que eso no lo dirías así de un negro, no dirías que un negro jefe es peor que un jefe blanco” y me metía en unos jaleos de los cuales salía muy herida, así que decidí dejar de discutir sobre el tema. Pasó el tiempo y un día empecé a darle vueltas al asunto. Quería hacer algo constructivo y como estaba metida en un grupo de chicas, primero pensé en hacer un blog sobre mujeres que hacían música. Luego conocí a Ágata y a MA y es que estaban tan en la misma onda… así que unimos fuerzas.

 

¿Cuál es vuestro background? Contadme de dónde venís. 

Ágata: MA y yo nos conocimos de Erasmus en Bolonia. Yo estaba estudiando cuarto de Matemáticas y ella estaba en quinto de Comunicación. Desde entonces hemos mantenido el contacto. Al principio tuvimos la idea de hacer un programa de radio, pero al final no fue. Así que empezamos haciendo crónica musical, y esto derivó a “¿por qué no ponemos en papel estos pequeños reportajes?” y “¿por qué lo hacemos solas? Mejor invitamos a nuestras amigas”. Y así surgió la idea de hacer un fanzine, de crear un colectivo en torno a ese fanzine, y en esas estamos.

Toña: Yo entré en escena hace unos tres meses. Fue a raíz de que me invitaran a tocar en la primera fiesta Sisterhood con el grupo Cabeza y, bueno, me encantó cómo organizaron la fiesta, cómo nos pedían opinión a los grupos que íbamos a tocar. Llegué allí y ¡había quiche para merendar! (risas), que es algo que nunca había visto, y entonces pensé “¡cuánta sintonía!” Porque a mí me encanta…

 

¿La quiche?

Toña: Sí (risas). Ese detalle de la quiche para mí fue muy importante, por todo este tema de los cuidados, que me resulta muy interesante, y va en la línea de hacer las cosas a nuestra manera, y no copiando lo que hayan hecho los hombres hasta ahora. Para nosotras es importante que cuando llega alguien se sienta a gusto con esta maravillosa quiche que hemos preparado… Y en cuanto a mi background… No sé, yo vengo de hacer cosas muy raras, cosas como radioteatro, soniditos. Cosas extrañas.

 

O sea, que por lo que comentáis y por lo que os he cotilleado un poco en la página de Facebook, Sisterhood lleva un tiempo en funcionamiento. He visto fotos y conciertos de hace algunos meses. ¿Por qué ahora este lanzamiento, con una presentación de un fanzine y una fiesta?

Ágata: El colectivo se vinculaba mucho con el fanzine desde el principio y como el fanzine lo estamos lanzando ahora… Todo lo que hicimos antes fue un poco casi accidental, no entraba tanto en los planes del colectivo.

 

cartel sisterhood

 

¿Qué tiene de especial este colectivo con respecto a otros colectivos feministas? ¿En qué os parecéis, en qué os diferenciáis? 

Toña: Nos centramos en la acción en el campo cultural, y en concreto en la música. No somos teóricas del feminismo, ese no es nuestro propósito, sino ser activas y constantes en el plano cultural. Por ejemplo, no organizar solo un concierto de chicas de vez en cuando, sino promover una escena fija en Madrid.

Ágata: La idea de la continuidad es clara para nosotras. Queremos que sea lluvia fina, que vaya calando a lo largo del tiempo y que entre dentro de la normalidad del underground de por aquí. No nos interesa tanto diferenciarnos como sumar. Nos gusta mucho la idea de red y, sí, estamos empezando, pero desde el principio hemos tenido muy claro que queremos buscar vínculos y puntos de encuentro con otros colectivos que ya están haciendo cosas. Si queremos meternos en radio, por ejemplo, pues muy posiblemente contactemos con Sangre Fucsia o con Hacia el sur en el Atlántico, porque tenemos mucho en común con ellas. La gracia de Sisterhood es que es bastante abierto en cuanto a contenidos. Podemos organizar algo de radio, montar un concierto, un fanzine… o sea, que no estamos ni queremos estar limitadas.

MA: Y una cosa muy importante que yo añadiría aquí, haciendo hincapié en lo que ha comentado Toña, es todo el tema de los cuidados. Por ejemplo, cómo tratamos a los colaboradores del fanzine, cómo cuidamos el proceso de creación…

 

¿Es Sisterhood un colectivo mixto?

Todas: Sí.

 

Entonces me imagino que habréis hecho una buena criba… (risas), quiero decir, no se os vaya a colar algún machirulo de esos que se suben a la chepa… ¿Se trata de gente cercana? ¿Podéis confiar en estos machos?

MA: De momento, sí (risas).

Toña: Sí, ¿no?

Ágata: Sí.

Toña: Yo he de decir que cuando hicimos la reunión aquí con todas las colaboradoras y los colaboradores, pensé, “jo, hay hombres feministas aquí, es como ver ranas volar” (risas). Porque mi experiencia lamentablemente no es esa. Pero, vaya, para mí también significa una gran oportunidad esto de conocer hombres feministas y trabajar con ellos. A lo mejor peco de naif, pero estoy en plan “woo, ¡puertas abiertas!”. Y si aparece alguien intentando subirse a la chepa pues habrá que poner…

 

¿Orden?

Toña: …límites.

Ágata: De hecho, en la primera actividad que hicimos, en colaboración con una tienda de música, sí que tuvimos algún problema en ese sentido con la gente que colaboraba, pero yo creo que lo gestionamos muy bien, porque vimos determinadas actitudes que no nos estaban gustando y optamos por hablarlo entre todas y encontrar herramientas para llevarlo hacia donde queríamos. Para mí fue muy bonito, fue una experiencia muy empoderadora resolver eso a nuestro modo.

 

Entonces, hemos quedado en que para el lanzamiento oficial, vais a sacar un fanzine, género que está en auge, y yo me pregunto, habiendo gente que ha creado y desarrollado una herramienta casi mágica que se llama Internet, que permite una comunicación maravillosa entre las personas, ¿por qué volver al folio y a la grapa?

Ágata: Cuando empezamos con estas cosas éramos ya prehistóricas total,en plan que maquetábamos cortando y pegando. Nos relajaba, nos divertía.

MA: Quedábamos para hacerlo, nos reuníamos en una casa, comíamos, escuchábamos música…

 

fanzine

 

O sea, que se pueden hacer cosas en un sitio físico, quedando gente… no cada uno desde su casa con el ordenador… qué fuerte. 

Ágata: Es bonito, sí. Aunque no renunciamos en absoluto al formato digital. Este fanzine posiblemente también salga en PDF y se podrá compartir a través de Internet, así como otros contenidos que estarán solo disponibles en la web, pero sí que nos gusta, por lo menos a nosotras como consumidoras y usuarias, un formato que te puedas llevar al tren y leerlo tranquilamente sin tener que estar con el smartphone.

MA: Y el papel proporciona una estética, esa forma especial de maquetar… aunque también nos gusta, en Internet es diferente.

 

¿Qué perfil tienen las colaboradoras del fanzine? ¿A quién nos vamos a encontrar? ¿Cómo decidisteis a quién proponérselo?

Toña: Lo que hicimos fue unir redes. MA y Ágata por un lado, y yo por otro, pusimos en común a personas que nos interesaba que participaran, para que estuviera todo en sintonía. Yo, por mi parte, avisé a mis amigas de la infancia y luego me acordé de unas chicas muy majas que conocí en un taller que se llamaba Princesas y Darth Vaders. Así, cada una hemos aportado a…

 

Habéis enmarronado a… (risas). 

Ágata: Vamos a lanzar a la fama a… (risas). Yo creo que lo que une a todas estas personas es que son feministas, y además también de manera activa como hablábamos al principio. Nos gusta cómo escriben, nos gusta cómo dibujan… El criterio ha sido por un lado, cercanía, porque queríamos, por lo menos en este primer número, que se tratara de gente con la que teníamos confianza, con la que se pudiera abrir un diálogo, y por otro lado el tema del feminismo.

 

¿Por qué “salvajes” como tema central para el primer número? Yo os veo muy civilizadas… No sé si luego os desmelenaréis cuando yo me vaya…

Toña: ¿Sabes ese documental que se llama Anvil, que va de un grupo de música? Pues yo gracias a él descubrí dos cosas: que me encanta el heavy metal (risas)…

 

A mí también. Quien te diga que no te puede gustar el heavy metal y el punk a la vez, ¡miente! Y ¿cuál es la segunda cosa?

Toña: Que descubrí que los heavies eran bellísimas personas, gente muy dulce y pensé, “claro, todo cuadra”. Porque en el escenario eran muy “¡¡¡WAAAAAAHHH!!!”, y luego en sus casas eran en plan “por favor, ¿podrías pasarme la sal?”. Me siento muy identificada, porque soy muy polite, pero luego saco el salvajismo en otros ámbitos.

Ágata: Lo que hay detrás del concepto “salvajes”es subvertir el orden establecido. Nos interesa mucho la idea de periferia, de hacer cosas fuera del espacio seguro que te ofrece el sistema. Nos interesa el salvajismo en la música y las distintas formas de arte, el romper con las normas. Concretamente hay un texto en el fanzine que habla de mujeres groseras, las que deciden llamar la atención rompiendo con el rol de sumisión, y de alguna manera tomar ese espacio con ruido, con pedos, con gritos, con voces chillonas y discursos que no se quieren escuchar si vienen de una mujer. También mola que sea un concepto muy abierto para que las colaboradoras pudieran hacer lo que quisieran. Y eso es algo que queremos mantener en los siguientes números. Usar un concepto, pero que no sea muy restrictivo.

 

Así que los próximos fanzines girarán en torno a un eje…

Ágata: Por ahora sí.

 

¿Tenéis ya alguna idea para próximos números?

MA: Hay varias.

Toña: Aún no nos hemos sentado a pensar en cuáles serán los temas concretos.

 

¿Qué periodicidad va a tener esta cosa fanzinera?

Toña: Cuatrimestral. Porque también queremos llevar a cabo otros proyectos.

 

Vale. Entonces además de editar el fanzine y un concierto para la presentación, ¿qué más tenéis pensado para el futuro?

Ágata: Para empezar, seguiremos programando conciertos, como ya hemos dicho. Pero nos gustaría traer grupos de fuera. No sabemos en realidad cómo lo gestionaremos, pero la idea es aprovechar que ahora hay grupos que pasan cerca de España o de otras ciudades españolas y que no están parando por Madrid. Nos gustaría hacer que eso suceda

MA: Tenemos también otro proyecto ambicioso, que es montar un Girls Rock Camp. En verano, un par de días o una semana…

Toña: Luego también tenemos pensado montar un sello y editar música de otros grupos o incluso de grupos propios. Y también está lo de organizar una noche de stand-up comedy con monólogos feministas. Y como nosotras tres, que somos el núcleo duro del colectivo, no podremos con todo, contaremos con nuestras colaboradoras para que aporten su ayuda en otras actividades más relacionadas con sus campos de acción. Para que a esto cada vez le vayan saliendo más patas…

 

* Fiesta de presentación del fanzine Sisterhood #1 Salvajes el próximo viernes 23 de enero:

– 19:30 Presentación/charla/coloquio: Bar El Gato Verde, c/Torrecilla del Leal 15.

– 21:30 Conciertos de Terrier y Monotonus. Pinchada a cargo de Quiela Nuc: El Juglar, c/Lavapiés 37 (Entrada 5 €, 7 € con consumición).

 

www.sisterhood.es

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *