Tejer no es masculino ni femenino, es

Teje la araña es un colectivo que, desde hace cinco años, se dedica a tejer y al yarn bombing, esto es, a alegrarnos la vida realizando instalaciones urbanas con tejidos elaborados por ellos mismos, como las famosas fundas para bolardos de Lavapiés. Muestran “Grannyman starts again”, una instalación interactiva, en Swinton&Grant hasta el 9 de abril. Por Irene Calvo


22 marzo 2016

“Cuando le coges el punto al punto es muy satisfactorio hacer tus mantas, muñecos… Pero después de eso quieres más, algo más grande, y lo más cercano es la calle”. Así explica Adriana, que junto a Álvaro forman Teje la araña, cómo empezaron a plantearse la primera acción de yarn bombing que llevaron a cabo en Madrid, las fundas de bolardos de la calle Lavapiés. “Me planteé forrar parte de los bolardos de la calle. Me puse una fecha y me dije, ‘bueno, pues lo que pueda tejer hasta esa fecha’. La primera vez sólo pude hacer 18 y la reacción fue, en general, muy positiva y la experiencia muy satisfactoria”. Tras esa acción, Álvaro se incorporó a Teje la araña también como tejedor –antes formaba parte como documentalista de las acciones– y además comenzaron a recibir mensajes de gente del barrio que agradecía la acción y proponía otras o simplemente se ofrecían para colaborar a la hora de tejer. Como explica Álvaro: “Teje la araña somos nosotros dos, pero participamos, organizamos y coordinamos muchas acciones colectivas”.

 

Álvaro y Adriana, Teje la araña.

Álvaro y Adriana, Teje la araña.

 

En efecto, Teje la araña tiene un cariz de agente cultural y han coordinado más de una vez talleres, proyectos y acciones. Como ejemplo las jornadas #Entretejiendo organizadas por Economistas sin Fronteras, Intered, Museo del Traje y Teje la araña, donde se presentaba un proyecto con tejedoras de Perú, consistente en ayudarlas a organizarse laboralmente y a ser independientes económicamente. Durante las jornadas se tejieron pequeños cuadrados que después se unieron para cubrir la escultura de Clara Campoamor, referente de la lucha por los derechos de las mujeres.

 

Acción sobre el busto de Clara Campoamor en Madrid, 2014.

Acción sobre el busto de Clara Campoamor en Madrid, 2014.

 

Pero muchas veces Adriana y Álvaro realizan acciones ellos solos: “Surgen mientras vamos caminando por el barrio, se nos ocurre una idea, lo tejemos y lo instalamos. Si lo tejemos nosotros dos, no nos ponemos fecha. Ha habido cosas que han salido muy rápido y otras menos. Por ejemplo el Rubick’s Cube, tardamos casi un año en tejerlo porque se nos hizo un poco pesado por los cuadrados tan grandes de un solo color”, expone Adriana. “Si es una acción que involucra a más gente hay que hacer un timing y organizarse” dice Álvaro.

 

Por ejemplo, las fundas de bolardos para la calle Lavapiés se empiezan a tejer unos cuantos meses antes: “Empezamos en verano a tejer y hacemos las fundas que dé tiempo. La fecha es el 7 de noviembre siempre. Cada año se suma más y más gente. El año pasado fue la quinta edición y logramos hacer 125 fundas, siendo 12 personas. La idea es llegar a hacer fundas para los 420 bolardos de la calle entera”, afirman Adriana y Álvaro.

 

Bolardos de calle Lavapiés, 2015.

Bolardos de calle Lavapiés, 2015.

 

Muchos años las fundas giran en torno a temas o conceptos: “La temática de los bolardos surge de forma espontánea y algunas personas que participan proponen temas. El año pasado fue Star Wars porque hay muchos frikis de Star Wars en el grupo [risas], claro, fueron los primeros que se llevaron”. ¿Cómo sienta que desaparezca el trabajo de tantos meses? Adriana continúa: “Si es la gente quien se lo lleva no nos importa, es parte del ejercicio, practicamos el desapego. Sí nos molesta cuando se lo lleva el servicio del limpieza del ayuntamiento, como nos pasó el segundo año de los bolardos, que duraron tres horas. Parece que algún vecino se quejó… Pero cuando pasaron los servicios de limpieza para llevarse las fundas, mucha gente protestó para que las dejaran.”

 

 

Sobre si se puede considerar arte urbano el yarn bombing, no lo dudan: “Es más lo que compartimos con los artistas urbanos que lo que no”, afirma Adriana. “Quizás es menos agresivo que el graffiti. Para nosotros es ‘alegal’, no creemos que sea ilegal porque tampoco estamos dañando nada. De todas formas, lo que hacemos es colocar las instalaciones muy temprano para evitar ser llamativos”, confiesan. “Una de las cosas que nos diferencia del arte urbano es que en nuestros círculos hay muchas más mujeres”, apunta Álvaro, “hay muy pocos hombres que tejan. Soy el bicho raro en las quedadas. Las veces que hemos sido muchos hombres, hemos sido tres y el resto, mujeres. Hay poca aceptación en los hombres, lo hacen como una curiosidad en el momento, pero no se enganchan, no siguen tejiendo. La muestra es que tenemos muchas amigas a las que hemos enseñado a tejer y han seguido tejiendo; a nuestros amigos les hemos enseñado igual y no se han interesado más allá”. Y afirma rotunda Adriana: “Es una actividad que se entiende como femenina y cuesta mucho derribar esa barrera. Por eso, nosotros colocamos el resultado de tejer, que se supone que es algo de mujeres, en un entorno bastante frío y duro, como es la calle, lo urbano, el mobiliario. Tejer no es masculino ni femenino, es”.

 

Fotograma de la videoanimación "Grannyman starts again".

Fotograma de la videoanimación “Grannyman starts again”.

 

En Swinton Gallery presentan “Grannyman Starts Again”, una colorida y estimulante videoinstalación en la que para poder visionar una videoanimación, debes pedalear en una bicicleta a un ritmo determinado. Para Teje la araña es una forma de instalación artística que en la calle no sería posible. El espacio expositivo les brinda todas las necesidades para realizar este tipo de proyectos de animación, que piensan seguir trabajando, como comenta Álvaro: “Tras desarrollar, junto a colaboradores como RGB Corp y Vivabicicletas, este tipo de software para controlar el vídeo desde otro dispositivo y ver las posibilidades que ofrece ya estamos pensando en más instalaciones con él”.

 

Sobre el futuro del yarn bombing en Madrid, Teje la araña afirma: “Hace unos tres años tuvo un momento de mucha actividad. Ahora se ha estabilizado y sigue habiendo grupos de gente, en su mayoría mujeres, que se juntan, que tejen y que les apetece hacer yarn bombing”.

 

Instalación urbana "Milagro de lana", 2013.

Instalación urbana “Milagro de lana”, 2013.

 

¿Pero qué es lo que engancha a tejer? “Tejer te da una sensación de empoderamiento muy fuerte. Algo tan sencillo como tejer sirve para muchas cosas: la autosuficencia, bajar el ritmo, slow life... Mucha gente dice: ‘¿para qué pasas tres semanas haciendo una bufanda si la puedes comprar por 10€?’, ¡pero es que no tiene nada que ver! Tejer es una forma de meditación también”.

 

Con el yarn bombing la idea es conseguir un impacto positivo en la gente, esperando que se motiven a hacer algo, no necesariamente tejer. Que cada uno encuentre lo que le guste, que apague la tele y se ponga a hacer lo que desee hacer”, expresa Adriana, que aprendió a tejer siguiendo tutoriales en Youtube: “Los primeros días son muy duros porque piensas: ‘¿yo no estaba haciendo esto para relajarme? ¿Por qué estoy tan tensa?’ Pero si practicas y practicas, de repente lo pillas y es una maravilla”.

 

Próximamente veremos nuevas intervenciones de Teje la araña en Pinta Malasaña, donde intervendrán puertas del barrio con instalaciones que incluirán ilustración, collage y tejido.

 

6. Instalación urbana en la Fuente de Cabestreros, 2013

Instalación urbana en la Fuente de Cabestreros, 2013.

26 agosto 2016 by JARA BLANCO

El cómic se mueve con la MicroTBOteca


  Es martes al mediodía y en el número 24 de la calle Doctor Fourquet –donde se ubica el jardín comunitario Esta es una Plaza– nos encontramos con una biblioteca móvil repleta de novelas gráficas. De acceso libre, la MicroTBOteca se …


30 junio 2016 by DAVID ARIAS

Madrid a través de sus placas


¿Qué historias nos cuentan las placas conmemorativas más curiosas de Madrid?


13 abril 2016 by IRENE CALVO

¡Pinta Malasaña! Arte a pie de calle


Una galería de arte al aire libre.



Comentarios:

Añadir comentario
Lais Hidalgo says:

Acciones como ésta te reconcilia con la vida, con el ser humano de alma noble.
Te aleja de tantas malas noticias…..y si ….es una meditación activa
Felicitaciones y que continúe tan maravilloso trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *