Tras el corazón verde

Madrid te lo pone fácil para convertirte en EcológicaWoman o EcológicoMan. Por Marina Sanmartín


02 octubre 2015

Ernst Haeckel.

Ernst Haeckel.

 

Imaginamos que ocurrió así: una mañana cualquiera de 1866, ajeno al devenir de los acontecimientos mundanos, que no le importaban mucho, el naturalista y y filósofo Ernst Haeckel acuñó en su laboratorio el término “Ecología”. Sin nombrarla, ya en la época de Aristóteles habían estado debatiendo sobre ella y asentando sus bases, las de una ciencia dedicada a estudiar las interacciones entre los seres vivos y su entorno, centrada principalmente en cómo los primeros pueden o no, con sus comportamientos, alterar el equilibrio del segundo; algo que, por qué no decirlo, está muy mal.

 

Este fue el aleteo de la mariposa. Con el final del verano de 2015 ha llegado nuestro descubrimiento del ciclón: los hábitos de vida saludables se han convertido en tendencia y los EcoFoodies se pasean por las calles del centro de Madrid con la seguridad en sus pasos de un ejército invasor, contentos de haber sido capaces de sustituir el Phosquito de la merienda por una zanahoria cultivada con el mimo que se le dedicaría a un bebé, un smoothie del Anticafé en la calle de la Unión, o unas galletas ecológicas de Mamá Campo, en Trafalgar.

 

Mama Campo-kale

 

Y es que tecnología y comercio parecen haberse confabulado para que los madrileños nos encontremos bien.

 

Mientras Greenpeace ha puesto al alcance de la mano de todo hijo de vecino su “Guía roja y verde de alimentos transgénicos“, la ciudad se ha llenado de locales que ofrecen al interesado en la ciencia de Haeckel infinidad de posibilidades, porque una de las características principales de estas iniciativas es la oferta múltiple, que no se conforma con un menú del día. Espacios como El Huerto de Lucas, en Chueca, o Ecocentro, en Cuatro Caminos, tienen para quien los visita el atractivo de un parque temático: restaurante, talleres, librería… bajo el paraguas de la ecología se reconstruye la realidad cotidiana y esto hace necesaria la reconversión de multitud de servicios y modos de ver.

 

El Huerto de Lucas.

El Huerto de Lucas.

 

El cambio de estos últimos se refleja no sólo en el nacimiento de mercados ecológicos como el Kiki Market, en La Latina, sino también en la creación de redes que buscan poner en contacto a vecinos con distribuidores locales, que puedan facilitarles productos de temporada cultivados en condiciones óptimas a precios accesibles. Con este propósito nació a nivel nacional y con once puntos de actividad en Madrid La colmena que dice sí.

 

Kiki Market.

Kiki Market.

 

Por si fuera poco, más allá del día a día, la ecología ha ido tomando posiciones en el terreno de la alta cocina, nutriéndose de las técnicas avanzadas y las ganas de experimentar de los profesionales. Así que, si queréis cerrar la jornada o alegrarla a la hora de la comida, siendo fieles a vuestra ecomanía, lo tenéis fácil. Nuestra recomendación es Crucina, en Divino Pastor 30, un restaurante pionero en la “cocina sin fogones”, en el que ningún plato se prepara por encima de los 41ºC con el fin de que los alimentos no pierdan ninguna de las propiedades que los hacen tan convenientes para nosotros.

 

Crucina.

Crucina.

 

Conclusión: excusas cero. Ha llegado la hora de ir tras el corazón verde.

05 julio 2016 by SABINA URRACA

Llegan a Madrid los bares de leche con cereales


  Una octogenaria pasa junto al puesto de Cereal Lovers, en el corazón del Mercado de Antón Martín, y lanza un:   “Ya no saben qué inventar…”.   Para una señora cuasicentenaria, más familiarizada con las sopas de pan con …


18 mayo 2016 by DAVID ARIAS

Comer con arte


Abre en Chueca un nuevo restaurante que combina un renovado concepto de gastronomía castiza con arte urbano. Así es Mitte.


11 marzo 2016 by DAVID ARIAS

Mapa de la cerveza artesanal en Madrid


Artesanía birrera made in Madrid.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *