Villamanuela 2014: Sí se puede

La segunda edición del festival multidisciplinar malasañero se consolida como un oasis de independencia insobornable. Por David Bizarro


01 octubre 2014

cartelvillamanuela2014

 

Hace apenas un año, plantearse la viabilidad de un evento de semejantes características en pleno centro de la capital parecía descabellado. A la espantada definitiva del Primavera Club y el déficit asistencial del Día de la Música se sumaba la política de un ayuntamiento empeñado desde hace varias legislaturas en asfixiar uno de los pulmones artísticos madrileños con normativas absurdas, retirando licencias y recortando horarios. La solución pasó por involucrar en el proyecto a promotores independientes y apostar por el pequeño comercio y la hostelería, que siguen siendo los principales activos de la zona. Quienes paseamos por sus calles hemos sido testigos de la transformación que ha experimentado Malasaña a lo largo de la última década, pero no conviene dejarse llevar por la nostalgia. A pesar de los estragos de la crisis y las plagas posmodernas, resulta innegable que el barrio  conserva intacta su efervescencia y eso se traduce en una selección musical de lo más ecléctica, en el que la calidad no entiende de acuerdos de exclusividad ni cachés multimillonarios. En un país donde el anuncio de los cabezas de cartel de un festival se asemeja cada vez más al mercado de fichajes futbolístico, resulta refrescante disfrutar de una programación con vocación de riesgo.

 

 

La oferta de este año es tan generosa que produce vértigo. Casi cincuenta nombres, nacionales e internacionales, repartidos en los tres escenarios de la sala But y el T Club (antiguo Pachá) de la calle Barceló; una veintena de artistas emergentes que expondrán sus obras en el Colegio de Arquitectos, la Escuela de Diseño IED y el espacio Ciento y Pico de la calle Valverde; una ruta gastronómica de la que forman parte treinta establecimientos y una serie de descuentos en tiendas para los poseedores de un abono que se vende por apenas 70 euros. Por eso mismo el visitante de Villamanuela 2014 debe elegir entre guiarse por su instinto o ceñirse a un itinerario planeado de antemano: la contundencia psicodélica de CAVE y BITCHIN’ BAJAS; el post-punk de nuevo cuño de GIRLS NAMES, HOLOGRAMS o LUST FOR YOUTH; el doom metal de YOB y PALLBEABER; la quimera sónica de MAGIK MARKERS o el garaje psicotrónico de CLINIC y HOLY WAVE.

 

 

Así que respetemos nuestro orden de prioridades, pero sin pasar por alto la letra pequeña. Por ejemplo, la coincidencia en horario con AMEN DUNES no debería empañar el prometedor arranque industrial de los leoneses BALCANES. Y el reencuentro con veteranos ilustres de nuestra escena (FASENUOVA, BETUNIZER, ROSVITA y LOS CHICOS) no resta espacio a un buen puñado de bandas emergentes foráneas: WOLFSERPENT, ANCIENT OCEAN, COLLEGE, BORED NOTHING… Las sorpresas nos esperan en los lugares más insospechados.

 

Llegados a este punto, enfrentémonos a la primera encrucijada. Han pasado cuatro años desde la última visita de HOLY FUCK a nuestro país y el eco de Lovely Alien y Red Lights todavía reverbera en nuestras molleras. Será difícil resistirse a su puesta en escena, capaz de reunir a Battles y Fuck Buttons en una conga de lo más adictiva. Pero la oportunidad de disfrutar en vivo del blues tuareg de BOMBINO podría hacer peligrar la balanza. Saludado por la prensa como “el Jimi Hendrix del Sahara”, su actualización del legado de Ali Farka Touré y Tinariwen ilustra las paradojas de la era de la globalización. Su último disco lo ha grabado en Nashville junto a Dan Auerbach (The Black Keys) y el título no puede ser más apropiado: Nomad (Nonesuch, 2013).

 

 

Con treinta y cinco años de carrera a sus espaldas, los holandeses THE EX han contribuido a redefinir el concepto de post-punk, adaptando su compromiso libertario a las sonoridades del free-jazz y el folclore tradicional africano. Y es precisamente sobre un escenario donde la catarsis de su música, telúrica y reivindicativa, alcanza su máximo grado de expresión. En sus manos, los ritmos etíopes de Eoleyo y Theme from Konono se convierten en una invitación frenética al baile que no entiende de prejuicios ni fronteras. Son pura energía que ni se crea ni se destruye; simplemente se transforma.

 

 

En el siglo XVI el poeta animista John Milton estrenó en la corte de Carlos II una mascarada inspirada en la mitología griega, cuyo protagonista, el hijo de Circe y Baco, ponía en un brete a la moral de la época. En 1967 un grupo de alumnos de Bellas Artes de Kent fundarían COMUS para rendirle pleitesía con su folk ácido y pagano. A pesar de ejercer como teloneros del mismísimo David Bowie en la gira de Space Oditty, el reconocimiento les llegaría a mediados de los noventa gracias a la reedición de First Utterance (Dawn, 1971), considerado por David Tibet (Current 93) y Mikael Akerfeldt (Opeth) como uno de los títulos más oscuros e influyentes de la escena progresiva británica.

 

 

El inesperado regreso de la banda con Out of the Coma (2012) rompió un silencio de más de treinta años, suscribiendo la afirmación de cierto visionario de Providence: “que no está muerto lo que yace eternamente… y con el paso de los eones incluso la muerte puede morir. A continuación, el aquelarre contemporáneo de THE HAXAN CLOAK retumbará la sala a base de drones apocalípticos y electrónica oscura, en lo más parecido a una misa negra a lo que podría aspirar la escena witch house apadrinada por el sello Tri Angle.

 

 

A simple vista, SLEAFORD MODS parecen salidos del casting de una película de Guy Ritchie, derrochan testosterona de barrio periférico, actitud chav y manejan mercancía incómoda; algunos dirían incluso que envenenada. El verbode Jason Williamson suena tan pendenciero como el de Mark E. Smith y los horizontes de Andrew Fearn parecen limitar al norte con Black Grape, al oeste con Mike Skinner y al sur con Dizzie Rascal. Pero lo verdaderamente demoledor es su discurso. Colegas de botellón de John Cooper Clarke, Irvine Welsh y Charlie Brooker, el dúo de Nottingham apela a un sentimiento de clase cien por cien británico, extrapolable si se quiere al costumbrismo macarra de El Coleta de Moratalaz. Sin embargo, subrayar el componente callejero de su música sería conformarse con los titulares: su Divide and Exit (Harbinger Sound, 2014) sirvió de banda sonora a la cobertura informativa de la BBC sobre el referéndum escocés y Austerity Dogs (Harbinger Sound, 2013) deja en evidencia a la plana mayor de analistas que monopolizan la rueda de tertulias televisivas. Firmes candidatos a grupo revelación del año.

 

 

Secciones de viento y cuerdas, coros celestiales y brumas experimentales: éxtasis y expiación. Con The Redeemer (Hippos in Tanks, 2013) DEAN BLUNT consiguió transportarnos a un limbo sensorial en las antípodas del R&B lisérgico al que nos tenía acostumbrado con Hype Williams. El anticipo de su inminente Black Metal (Rough Trade, 2014) plantea nuevas incógnitas sobre el devenir de una trayectoria tan esquiva como ascendente. El desparrame hedonista de REBOLLEDO, la erudición catedralicia de OPTIMO y la nueva ola sintética de unos RED AXES en permanente estado de euforia redondean la estupenda selección electrónica de esta edición, a la que se suman viejos conocidos de la escena nacional como NANO4814, DJ FITZ, MARC PIÑOL, ÁLVARO CABANA, PSYCHOCANDY y DISKOAN.

 

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Comentarios:

Añadir comentario
David Bizarro says:

Desde la organización se confirma la cancelación por motivos familiares del concierto de The Haxan Cloak. En su lugar, CUT HANDS, el nuevo proyecto de WIlliam Bennett (Whitehouse). ¡Hasta solventando una baja de última hora, el VillaManuela pone el listón muy alto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *